Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
El árbitro de esta noche en Anoeta fue designado como suplente por si se producía alguna baja en la máxima categoría. Esta temporada no ha acertado en sus dos partidos con la Real
24 de enero de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
José Luis González González estuvo a un paso de lograr el ascenso a Primera
González González llama a los camilleros para que asistan a Díaz de Cerio. /JOSÉ MARI LÓPEZ
FERNANDO BECERRIL.-

DV. José Luis González González, el colegiado de esta noche en Anoeta, no ha tenido mucha suerte esta temporada con la Real, pero pasa por ser uno de los mejores árbitros de Segunda. Tanto es así que estuvo cerca de lograr el ascenso a Primera hace tan sólo unos meses.

La temporada pasada sólo subió un árbitro. El premio gordo le correspondió al valenciano Antonio Miguel Mateu Lahoz, pero José Luis González quedó inmediatamente detrás y fue situado como suplente junto a José Antonio Teixeira Vitienes. Si se hubiera producido alguna baja en Primera, habría tenido su oportunidad de pitar arriba.

La temporada pasada cuajó una gran campaña y estuvo a punto de encontrar su recompensa. En el curso actual está encontrando mayores dificultades y no se puede decir que le esté acompañando la suerte. Desde luego, en los dos partidos que ha dirigido a la Real no ha tenido ninguna. Y nuestro equipo, tampoco.

Le correspondió pitar el derbi de Anoeta entre la Real y el Eibar. Llevaba el partido sin el menor problema, pero mediada la segunda parte Díaz de Cerio corrió tras un balón y Zigor, meta azulgrana, salió fuera del área a cortar el cuero antes de que lo jugara Iñigo. El choque fue escalofriante. El delantero realista sufrió fractura de tibia y peroné. El árbitro no vio falta en la disputa de aquel balón dividido. Las consecuencias de la jugada fueron evidentes para todos.

A partir de ahí, el partido cambió. Los nervios se adueñaron de casi todos y los jugadores realistas se lanzaron a por el triunfo con la angustia de conocer la gravedad de la lesión. El gol no llega, el árbitro tampoco atina y el error de uno de sus auxiliares provoca la protesta de Carlos Martínez desde el banquillo. Roja. Un espectador tampoco resiste la presión. Lanza una botella, que alcanza a Lillo. No hay más incidentes en el estadio, pero el árbitro suspende el choque en el descuento.

De nuevo le toca dirigir a la Real en Albacete. Los realistas completan un partido magnífico, pero sólo aciertan a marcar un gol a pesar de disponer de un ciento de ocasiones. Dos errores defensivos le cuestan la derrota en el tiempo añadido.

No estuvo acertado González González, aunque el gol del triunfo manchego era legítimo. Antes había dejado sobre el césped a un jugador local que realizó una entrada terrible sobre Castillo. En la última jugada vio falta de Marcos donde no la había y el realista se perdió el partido sucesivo.

Balance positivo

Es cierto que son dos partidos de mal recuerdo para los realistas, pero el año pasado dirigió a la Real cuatro encuentros con un balance positivo. No sólo porque hubo dos triunfos guipuzcoanos con un empate y una derrota, sino porque el mismo colegiado realizó en todos ellos un trabajo impecable.

Pese a las dificultades de este curso, José Luis González González es uno de los árbitros de Segunda mejor valorados. El partido de hoy no será fácil para él, pero sería raro que un colegiado que tiene capacidad para dirigir en Primera y del que hablan bien todos sus compañeros, tuviera problemas con el mismo equipo en un tercer encuentro consecutivo. Habrá que desearle suerte y, de paso, a la Real.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento