Borrar
El conocido como jeque del PSG junto al cocinero Iñaki Arrieta y Lourdes Rekondo. DV
Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG, se da un homenaje en el restaurante Rekondo para conocer la gastronomía vasca

Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG, se da un homenaje en el restaurante Rekondo para conocer la gastronomía vasca

El empresario qatarí lidera la expedición parisina llegada este lunes a San Sebastián para disputar el partido de Champions League frente a la Real Sociedad

J. F.

San Sebastián

Lunes, 4 de marzo 2024, 18:11

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Nasser Al-Khelaifi es uno de los hombres más famosos del mundo del fútbol sin ser futbolista. Se le presupone una gran fortuna sin aparecer en los listados de Forbes y una intensa vida sentimental sin que haya fotos suyas con supuestas conquistas. Un auténtico misterio que dirige la ingente cantidad de millones de euros que canaliza la familia real de Qatar hacia un PSG que se las ve este martes contra la Real Sociedad en el Reale Arena.

La expedición parisina llegaba a mediodía de este lunes al aeropuerto de Hondarribia para dirigirse al Hotel Monte Igeldo de San Sebastián, que ha cerrado para tranquilidad de su jugadores, con Kylian Mbappé a la cabeza. Mientras la plantilla del PSG descansa ya con la bahía de La Concha a sus pies, su presidente acudía a comer al restaurante Rekondo, ubicado a cinco minutos en coche.

En el presgitioso restaurante que dirige Lourdes Rekondo ha estado Nasser Al-Khelaifi, conocido como el jeque del PSG, junto a parte de su directiva y varios acompañantes para conocer detalles de la gastronomía vasca que ha incluido en el menú la restauradora donostiarra de la mano del chef Iñaki Arrieta.

Los negocios con el emir de Qatar

Al-Khelaifi se ha dado todo un homenaje, aunque es un hombre acostumbrado a los lujos propios de las familias reales del golfo pérsico, ya que es un estrecho colaborador del emir de Qatar, el verdadero dueño del París Saint-Germain. La relación de este extenista e hijo de un pescador de perlas con la familia real viene de lejos, cuando éste era el mejor tenista del país y uno de los pocos que llegó a profesional, si bien solo disputó dos torneos del ATP Tour, uno en 1995 y otro en 2001.

Aquella carrera deportiva le sirvió para dar clases a uno de los hijos del anterior emir, Hamad bin Jalifa Al-Thani, quien años después heredaría el trono que ocupa ahora. De aquella solida amistad vino el encargo para dirigir al PSG en 2011, así como otros de los muchos negocios familiares.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios