Los jugadores de la Real Sociedad en un entrenamiento en Zubieta / jose mari lópez

Entrenamiento Nadie se quiere perder el último partido

Todos los disponibles del primer equipo han vuelto esta mañana al trabajo de Zubieta junto a los potrillos Djouahra y Ayesa

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA San Sebastián

La normalidad ha sido la tónica dominante en la sesión de entrenamiento de este miércoles en Zubieta. Normalidad en cuanto a los protagonistas presentes sobre el césped y también en lo referente al nivel de exigencia. El hecho de que el gran objetivo de la temporada de la Real Sociedad esté cumplido no ha rebajado un ápice la tensión en los ejercicios, ni ha concedido más días festivos de los debidos a los futbolistas más cargados. Toda la plantilla, a excepción de los lesionados de larga duración (Oyarzabal, Monreal, Barrenetxea y Carlos Fernández) estará disponible para el partido del domingo en el Reale Arena contra el Atlético de Madrid.

Imanol ha llamado al entrenamiento de hoy solo a los potrillos Gaizka Ayesa y Nais Djouahra, habituales ya en sus sesiones. El último partido de la temporada no servirá, por tanto, para hacer pruebas adicionales a jugadores del Sanse, dado lo que se juega el filial y la importancia que el propio cuerpo técnico del primer equipo le da a la cita del domingo, con la posibilidad de poner el broche de oro con una victoria de prestigio y, en función de otros resultados, incluso con la consecución del quinto puesto.

Tras dos días de fiesta para todos los jugadores, esta mañana se ha empezado a preparar el enfrentamiento contra el Atlético de Madrid con el mismo rigor y seriedad de otras semanas. Ninguno de los jugadores apercibidos el domingo está sancionado y tampoco se ha quedado en casa ningún jugador por molestias físicas, lo que da a Imanol la posibilidad de optar por distintos sistemas de juego para el domingo.

El rombo del centro del campo con Silva, Merino y Zubimendi acompañados por Rafinha o Illarramendi ha sido la fórmula más habitual empleada por el míster y queda por despejar la incógnita de si esta semana mantendrá este sistema o volverá a tradicional 4-3-3 con extremos más incisivos como Januzaj o el propio Nais por las bandas. El entrenamiento de hoy ha sido a puerta cerrada, como lo serán todos los de esta semana, por lo que la ecuación no se despejará hasta el mismo domingo, lo que denota la importancia que le da el club a este último compromiso liguero.