Real Sociedad

La Real Sociedad pasa a octavos a base de golazos por los ángulos

El conjunto txuri-urdin celebra la victoria en Anoeta / Michelena

La Real Sociedad resolvió por la vía rápida en la primera media hora y después tiró de sobriedad defensiva para neutralizar al Celta

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Esta Copa pinta muy bien. Es la diferencia entre tomársela en serio, algo que hay que agradecer a Garitano, o afrontarla como un torneo menor en el que casi siempre te llevas un sopapo. Lo que han cambiado las cosas. Antes estábamos acostumbrados a que nos eliminasen rivales de inferior categoría y ahora nos clasificamos sin sufrir ante un Celta que es un muy buen equipo, por mucho que le hayamos ganado con facilidad en dos ocasiones en apenas diez días. No hay que olvidar que hace dos años fue semifinalista de Copa y Europa League y que, por otro lado, era el rival más difícil que podía tocarle en el sorteo. Pero cuando te tomas las cosas en serio la mala suerte no existe y ahí está la demostración: la Real Sociedad está en octavos casi sin despeinarse.

Y como soñar es gratis, uno deja volar la imaginación en una temporada en la que los grandes no están tan inspirados como otros años. Ya sabemos que obtener el guiño del bombo en los sorteos suele ser importante para llegar lejos, pero lo fundamental es que este año la Real Sociedad va muy en serio en la Copa. Y con un equipo así en una competición a eliminatorias quién sabe qué puede pasar...

2 Real Sociedad

Moyá; Zaldua, Le Normand, Héctor (Elustondo, min. 73), Theo; Illarramedi, Zurutuza (Zubeldia, min.62), Januzaj (Merino, min. 81); Juanmi, Oyarzabal y Willian.

0 Celta de Vigo

Sergio Álvarez; Roncaglia, Cabral, Junior Alonso; Vázquez, Beltrán, Okay (Jozabed, min.55), Mazán; Hjulsager (Aspas, min. 69), Emre Mor (Maxi Gómez min. 57) y Pione Sisto.

goles
1-0, min.10: Oyarzabal. 2-0, min.26: Januzaj
árbitro
Sánchez Martínez (Murcia).
iNCIDENCIAS
Encuentro de vuelta de dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado ante 21.000 espectadores en Anoeta.

Todo en el campo. Garitano ya advirtió la víspera que se iba a tomar muy en serio la Copa y bastó una mirada a la alineación para confirmarlo, porque metió toda la pólvora en el campo. En la portería mantuvo a Moyá. Si es el que juega en la Liga porque le ve mejor y en la Copa quiere llegar lejos, pensó que lo más conveniente era no rotar en una posición tan clave. En la línea defensiva mantuvo a Le Normand, Héctor Moreno y Theo respecto al partido del domingo en el Villamarín y dio entrada en el lateral a Zaldua, a quien reservó ante el Betis porque venía de sufrir algunos calambres en el anterior partido frente al Celta de Liga.

En el centro del campo Illarramendi volvió a jugar de 'cuatro' escoltado por Zurutuza y con Oyarzabal en la posición de enganche tratando de explotar esa sociedad mágica que forma con Januzaj cuando ambos se juntan. El que descansó fue Zubeldia, que después de quince partidos seguidos de titular pasó por el banquillo. En la vanguardia Januzaj recuperó la titularidad para abrir el campo por la derecha, Juanmi ocupó el pasillo central para 'picar' a la espalda de la zaga viguesa y Willian José se escoró como últimamente a la izquierda para tener más presencia hacia pasillos interiores y desatascar la posición del 'nueve'.

Golazo de Oyarzabal... El partido comenzó con un Celta que pretendía tener el balón para meter a la Real Sociedad en su campo, pero los de Cardoso contaban con poca mordiente ofensiva con Aspas y Maxi Gómez en el banquillo. Así que Garitano se frotaba las manos con una situación que permitía a los suyos salir al ataque mediante rápidas transiciones. Lo que viene siendo dejarse dominar para sorprender.

Así fue como en el minuto diez Zaldua forzó un córner tras llegar a la línea de fondo. Januzaj lo puso en juego, Sergio despejó de puños pero el balón cayó a una zona de rechace junto a la frontal del área ocupada por Oyarzabal. El eibarrés lo acomodó con el pecho y sin dejarlo caer conectó una volea que se coló por toda la escuadra. Un golazo para reivindicar al mejor jugador de su generación de la LaLiga y que ya suma cinco tantos en la presente temporada. En la posición de centrocampista más adelantado y jugando por dentro está destapando el tarro de las esencias.

...y obra de arte de Januzaj. La Real Sociedad estaba bien plantada sobre el campo con Illarramendi y Zurutuza llevando el mando de las operaciones en la zona ancha y las líneas siempre muy juntas. En una de estas un balón golpeado por Sergio en largo fue ganado en segunda instancia por Zurutuza. Y eso significa peligro. Porque el debarra condujo unos metros, levantó el periscopio y dividió un pase a la derecha donde se encontraba Januzaj. Este midió por dentro a Junior, se zafó de Cabral y colocó la pelota en la escuadra contraria. Una obra de arte que recordó al gol que marcó con Bélgica en el pasado Mundial ante Inglaterra. Este equipo tiene mucha calidad y estas dos acciones así lo demuestran.

El cuadro blanquiazul siguió a lo suyo, bien pertrechado a partir de una posición intermedia y tratando de explotar cada recuperación. Juanmi estuvo a punto de pescar un pase al espacio de Januzaj al que se anticipó Sergio y el de Coín también protagonizó otra escapada tras dejada de pecho de Willian José pero Roncaglia le sujetó del cuello cuando se marchaba. Sánchez Martínez, que ayer estaba a otra cosa en Anoeta, no pitó nada.

En la otra portería Moyá atajaba dos disparos lejanos de Hjulsager sin demasiado peligro y estaba rápido para salir a los pies de Mor después de una acción individual del turco.

Muy sólidos atrás. En la segunda parte Cardoso cambió de dibujo para pasar a un más ofensivo 1-4-3-3 dando entrada arriba a Maxi Gómez, primero, y Iago Aspas, después. Garitano respondió sacando a Zubeldia de tapón por delante de los centrales y la historia se acabó ahí. Desde la visita al Wanda la Real Sociedad solo ha recibido tres goles en cinco partidos y eso que se ha enfrentado dos veces al Celta, ha visitado al Levante y al Betis y ha recibido al Sevilla. Lo mejor de todo es que apenas concede ocasiones. Y así, con la portería sellada, rentabiliza al máximo cada gol que marca.

Ahora le espera el domingo una cita muy importante en Anoeta ante el Valladolid para ganar y volver a acercarse a puestos europeos. Encararla con la moral de seguir vivo en Copa es lo mejor que podía pasarle

Más noticias

 

Fotos

Vídeos