Real Sociedad

Monreal: «La Real Sociedad es un equipo para entrar en puestos europeos»

Nacho Monreal, ayer al mediodía en la tribuna principal de Anoeta con la norte y la este a su espalda. /Morquecho
Nacho Monreal, ayer al mediodía en la tribuna principal de Anoeta con la norte y la este a su espalda. / Morquecho

Cree que la Real debe «ser fiel a su estilo» y que no hay que dudar tras perder en San Mamés: «El equipo va a responder, seguro»

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Nacho Monreal (Ezquiroz, 1986) está preparado para estrenarse el sábado ante el Atlético en el primer partido en el remodelado Anoeta. «No cometer errores» ante el Atlético es, a su juicio, el primer paso para obtener la victoria, en una tarde en la que «ojalá el recuerdo que nos quede en la inauguración del nuevo Anoeta sea el mejor».

- ¿Qué le pareció ayer Anoeta en la primera toma de contacto que tuvo el equipo?

- Es un campazo. La última vez que había estado en Anoeta fue hace ocho años con el Málaga, si no me equivoco, y no tiene nada que ver a como está ahora. El estadio es precioso. Y no es un cumplido. Es cierto que todavía hay alguna zona en obras en su parte exterior, pero lo que está, que es prácticamente todo, es una maravilla.

- ¿Y el césped? ¿Se levanta?

- Está bien. Me han comentado que en la pasada temporada hubo muchos problemas, que los jugadores no terminaban de estar cómodos, pero las primeras sensaciones ahora son positivas. Ahora ni patina ni se levanta aunque ya sabemos que un campo de fútbol puede pasar por diferentes fases a lo largo de una temporada en función de si se juegan muchos partidos seguidos, si llueve o hace frío, y lo que ahora está bien, más adelante no lo está. No hay excusas. Están todos los ingredientes puestos para que la gente vaya al campo, vea al nuevo equipo y ojalá pueda volver a casa con los tres puntos.

- ¿Le recuerda a algún campo de fútbol de la Premier? Por aquí comparamos su aspecto interno con el Etihad Stadium del Manchester City.

- No he tenido esa sensación. A mí no me ha recordado. Mi recuerdo del campo del City es el césped, ni me he fijado en su estructura. Al final llegas a un campo en autobús, sales por el túnel de vestuarios, juegas, ganas si se puede, y vuelta para casa. No llegué a conocer el campo de Atotxa, pero por lo que me dicen es lo que se busca: el ambiente que se vivía en el campo sin pistas de atletismo de por medio. Yo jugué con Osasuna y el Málaga en Anoeta y la presión sobre el rival obviamente no es la misma cuando hay pistas. La gente tiene que estar cerca del jugador, del partido. El fútbol es pasión. Y el jugador eso lo siente.

- ¿Palpa algo especial en el vestuario en estos días previos al estreno en casa en el nuevo campo?

- No por estrenar el campo sino por jugar en casa. Hay ganas de eso y de hacer una temporada bonita. En cada conversación surge el deseo de hacer algo.

«El césped de Anoeta está bien, ni patina ni se levanta; no hay excusas ante el Atlético»

«El Atlético sabe a lo que juega, está muy trabajado, concede poco y rentabiliza mucho los goles»

«Me considero un jugador con poso, sé entender las fases del juego; le puede venir bien al equipo»

«El nivel es bastante parejo en todas las posiciones, no hay diferencia entre el teórico titular y el suplente»

- Ponga nombre y apellido a 'ese algo' que dice.

- Pues lo que todos queremos: pelear por entrar en puestos europeos. El año pasado el equipo estuvo a un partido y esta temporada el objetivo tiene que ser ese. La receta ya la sabemos: ir partido a partido. Hay algo muy importante: se ve a la gente enchufada, los jugadores quieren, están con ganas y eso es oro en un vestuario.

- Después de la floja respuesta del equipo en San Mamés, hay dudas por cómo va a responder el sábado.

- Es lógico en el fútbol después de una derrota. No fue el partido ideal, pero eso ya pasó y no se puede estar echando la vista atrás constantemente. Tenemos un nuevo partido, además complicado ante uno de los equipos más difíciles en la categoría, y tenemos que estar enfocados en ese partido, olvidar el pasado. No tengo la menor duda de que el equipo va a dar un paso al frente y vamos a pelear por conseguir los tres puntos.

- Después de ver lo que sufre la Real cuando se le presiona, yo lo tendría claro si fuera Simeone.

- Pues quizás nosotros le sorprendemos y jugamos de una forma diferente. Yo no me fiaría de la Real. Cada partido, en función del rival, exige un guion al que hay que amoldarse y nosotros somos capaces de hacerlo. Tenemos plan B.

- ¿Es momento de dudar de la propuesta de la Real de querer jugar siempre el balón desde atrás?

- No tengo ninguna duda y dentro de la plantilla tampoco. Es lo que trabajamos entre semana y lo que vamos a poner en práctica. Luego el desarrollo del partido te puede llevar a un sitio u otro. Puede que el rival nos apriete, que nos cree dificultades para salir, e igual tengamos que cambiar y dejar de hacer eso. Veremos. Cada equipo está diseñado de una manera y nosotros tenemos que ser fieles a nuestro estilo.

- Este equipo ha demostrado en pretemporada que puede jugar a diferentes cosas.

- Es que lo podemos hacer (rotundo). Una cosa es la idea, la forma de empezar y otra cómo evoluciona el partido. Quizás a los diez minutos no funciona lo que propones porque el rival te pone en complicaciones e igual es el momento de jugar a otra cosa. Hoy, en Primera, todos los equipos están preparados para tener un plan B. Y nosotros también.

- ¿Cómo se le gana al Atlético?

- No cometiendo errores. El Atlético sabe perfectamente a lo que juega, no es el fútbol más vistoso pero es un equipo muy trabajado, que concede muy poco. Es difícil hacerle daño y rentabiliza mucho los goles. Es especialista en aprovecharse de los errores del rival.

- El futbolista huele pronto si una plantilla tiene calidad. ¿Qué le transmite esta plantilla?

- Después de tantos años jugando, enseguida ves qué jugadores quieren la pelota, cuáles no la quieren... Esas cosas se ven. ¿En la Real? Conocía el equipo, los jugadores que había, pero una vez dentro lo he podido confirmar: tenemos una plantilla en la que la gente quiere el balón, tiene personalidad y muchísima calidad para crear jugadas. Es un equipo para pelear por cosas como decía antes.

- ¿Es pronto para saber si ha acertado con su fichaje por la Real?

- Yo no he tenido la menor duda en ningún momento. Llevo diez días y las sensaciones son positivas. Me he encontrado lo que realmente esperaba: un equipo con jugadores con calidad, que quieren jugar a fútbol y con una forma de jugar muy clara, con la que me identifico.

- (Hace una pausa)

- Estoy contento, tranquilo, intentando acoplarme lo antes posible a este nuevo club. Siento que la experiencia en este mundo del fútbol me está ayudando a aclimatarme rápido. Quiero aportar desde ya.

- ¿Qué puede ofrecer en el terreno de juego a esta Real?

- Hoy a los jugadores nos piden que hagamos de todo. Me considero un jugador con poso, sé entender las fases del juego, los momentos en los que el partido permite tirar para arriba, en los que es mejor aguantar el balón para cansar al rival o en los que es preferible defender como una unidad. Eso le puede venir bien al equipo. Soy un jugador que le doy más prioridad a defender y luego, en esa jugada puntual, tener capacidad para subir y ofrecer variantes al equipo.

- Doy por hecho que mejor en el lateral que en el puesto de central.

- Soy lateral izquierdo. Es donde me siento cómodo y he jugado toda mi carrera, salvo en algún momento puntual, por lesiones o sanciones de compañeros, en los que he jugado de central.

- ¿Cómo le ve a su competidor por el puesto Aihen Muñoz?

- Muy bien, me ha encantado. Tiene cosas muy buenas. Además hemos hecho una buena relación, somos navarros los dos, y esa competencia es la que tiene que dar ese plus.

- Desde fuera, parece que nadie en el equipo tiene el puesto asegurado.

- El nivel es bastante parejo en todas las posiciones. No me atrevería a decir que hay una posición en el campo en el que hay mucha diferencia entre el teórico titular y el suplente. Está bien trabajado por la directiva porque a lo largo de la temporada no siempre se puede dar el mejor nivel y si el jugador que sale del banquillo da el mismo nivel que el supuesto titular, eso es positivo.

- ¿El fútbol evoluciona por ese camino, a que no solo los once titulares sean protagonistas?

- Hoy en día los jugadores que desequilibran los partidos son los que saltan desde el banquillo. Antes no se le daba tanta importancia pero hoy, al estar tan igualados los partidos, con tanto estudio previo, los dos onces son muy parejos en 60-70 minutos y es en los últimos veinte cuando se empiezan a generar ocasiones. En ese sentido, en la Real tenemos jugadores capaces de hacerlo. Y no solo esos catorce sino los otros cuatro más del banquillo que han hecho posible que sus compañeros, los que juegan, estén a un nivel alto. La plantilla es de alto nivel. Ahora toca demostrarlo en el campo.

«Me ha sorprendido cuánto turista hay en San Sebastián»

Por el momento sigue en un hotel donostiarra hasta dar con un piso al que trasladarse. «Mi mujer es de Zaragoza y tenemos una niña pequeña, así que estamos encantados de poder estar más cerca de casa, pero la razón principal de estar aquí es el equipo que hay. Me convence el equipo y las aspiraciones. Es un club ambicioso y por eso decidí dar el paso», dice.

- ¿Qué diferencias ha encontrado en la ciudad de San Sebastián que conocía de sus años mozos y la de ahora?

- Se me ha hecho conocida porque hemos hecho mucha vida aquí. Los navarros siempre hemos venido mucho a la playa, de pintxos... Es una ciudad maravillosa. Me ha sorprendido el número tan alto de turistas que hay. No la recordaba así.

- ¿Cuánto le ha dolido a Emery que se haya venido a la Real?

- Eso habría que preguntárselo a él. Me imagino que algo sí porque estaba jugando y tenía mucha confianza en mí. Jugar en un club grande como el Arsenal ha sido una experiencia maravillosa de siete años. Nunca hubiera dicho que iba a estar tanto tiempo. He podido conocer a mucha gente.

- ¿Emery es tan intenso en las distancias cortas?

- Es un grandísimo entrenador. Es una persona que vive y ama el fútbol. Es un enfermo del fútbol. Tiene carácter, ambición y es perfeccionista.

- ¿La Premier es la mejor liga?

- La Premier es diferente a cualquier otra, es física, con menos control y táctica. Se está mejorando porque cada vez hay menos entrenadores británicos y más europeos, pero sigue siendo un fútbol agresivo, de contacto, de ida y vuelta.