afp

Sanción

La Real Sociedad sigue «investigando» el monedazo a Fernando Reges

El acta del encuentro de Liga, redactada por Mateu Lahoz, recoge que el sevillista fue objeto del impacto de una moneda. La RFEF ha multado al club con 602 euros

Eneko P. Carrasco
ENEKO P. CARRASCO Donostia

El Comité de Competición ha decidido multar a la Real Sociedad con 602 euros después de que el jugador del Sevilla Fernando Reges fuese objeto supuestamente de un monedazo desde la grada del Reale Arena. El incidente tuvo lugar el pasado domingo, en los minutos finales del partido de Liga que enfrentó a guipuzcoanos y sevillanos, a escasos metros de la grada Aitor Zabaleta.

El acta del choque, redactada por Mateu Lahoz, apuntaba lo siguiente: «En el minuto 91 del encuentro se produjo el lanzamiento de una moneda de 50 céntimos desde la grada más cercana a la posición del jugador del Sevilla número 25, Fernando Francisco Reges, impactándole en la espalda, incorporándose posteriormente al juego sin necesidad de ser atendido». El castigo económico se da ya que el comité ha considerado como 'leve' el incidente -el jugador no necesitó ser atendido-, dentro del artículo 110 del Código Disciplinario.

Labores de investigación

Por su parte, según ha podido saber este periódico, la Real Sociedad continúa en sus labores de investigación para esclarecer lo sucedido. El club txuri-urdin «quiere identificar si hubo lanzamiento y, de haberlo, quién fue el que lanzó la moneda». De momento, según apuntan fuentes del club realista, «no se ha decidido qué hacer» si realmente se confirma que hubo lanzamiento con el supuesto lanzador.

El supuesto lanzamiento llegó en un momento del partido en el que la tensión se podía cortar con un cuchillo. Las polémicas decisiones de Mateu Lahoz no habían sentido bien a parte de la grada y en el terreno de juego los jugadores de ambos conjuntos ya habían protagonizado algún que otro roce. Reges, tras chocar levemente con Valera, se fue al suelo y se quedó allí tumbado, algo que la afición realista interpretó como una deliberada pérdida de tiempo cuando apenas quedaban unos minutos para la conclusión del partido. El encuentro finalmente terminó 0-0.