Erik Bretos y Roberto Olabe, en el banquillo de Zubieta. / MICHELENA

Real Sociedad Roberto Olabe y Erik Bretos se reunieron con la familia de Mohamed-Ali Cho en Angers en mayo

Viajaron hasta Francia hace un mes en la víspera del partido que enfrentó a la Real Sociedad contra el Levante en el Ciutat de Valencia

M. González
M. GONZÁLEZ

Para que cristalicen operaciones como las de Mohamed-Ali Cho, por el que se pelean importantes clubes europeos, hay detrás un trabajo invisible sin el que sería imposible afrontar con éxito estos fichajes. Tanto Roberto Olabe, director de fútbol, como Erik Bretos, su mano derecha y responsable de la unidad de reclutamiento, se desplazaron hasta Angers la primera semana de mayo para reunirse con su familia, un viaje que ahora ha trascendido al encontrarse en el hotel con otro guipuzcoano que se hallaba allí por negocios.

La delegación txuri-urdin explicó de primera mano a sus padres el proyecto de la Real Sociedad, la importancia que tienen los jóvenes en un club básicamente formativo y la confianza que tienen en sus posibilidades. Se da la circunstancia de que Mohamed-Ali Cho no tiene representante y son ellos quienes llevan directamente sus asuntos. Ese desplazamiento sucedió en la víspera del enfrentamiento que la Real tuvo contra el Levante el viernes 6 de mayo en Valencia.

Su familia también ha tenido ocasión de acercarse hasta San Sebastián para conocer el Reale Arena y las instalaciones de Zubieta, con las que se quedó gratamente sorprendida. Incluso han presenciado algún partido en Anoeta para conocer el ambiente que se vive en el estadio y compartir impresiones con Jokin Aperribay, que ejerció de anfitrión.

Hasta ahora sus padres han acompañado siempre a su hijo allí donde ha jugado y ahora parece que volverán a hacerlo, ya que se trata de un chaval que en enero cumplirá 19 años y está muy apegado a su familia. La cercanía con Francia, a apenas 20 kilómetros, es otro motivo para que se encuentren aún más cómodos en su nuevo destino.

El jugador no tiene agente y son sus padres, que ya han estado en Donostia y conocen el Reale Arena, los que llevan sus asuntos

En caso de confirmarse el fichaje, recordaría a la operación realizada con Isak, que llegó a la Real con apenas 19 años

Por encima de otros clubes con mayor capacidad económica, el entorno del jugador ve en la Real Sociedad el lugar ideal para que siga creciendo y dé unos pasos firmes en su evolución en los próximos años. Algo parecido a lo que sucedió hace tres veranos con Alexander Isak, quien después de haber estado en el Borussia Dortmund apostó por venir a San Sebastián con 19 años porque veía que se trataba de un equipo en el que tenía muchas posibilidades de crecer. Hoy su valor de mercado se ha multiplicado por cinco y está en el radar de importantes clubes de Europa. Ojalá con Ali Cho se repita la jugada.