Momo Cho firma autógrafos en Zubieta durante un entrenamiento de esta temporada / lobo altuna

Entrenamiento

Mohamed-Ali Cho sigue al margen en Zubieta

El francés continúa sin superar su golpe en el tobillo aunque en la Real confían en que pueda estar disponible para el derbi

Beñat Barreto
BEÑAT BARRETO San Sebastián

La Real Sociedad ha vuelto esta mañana a los entrenamientos tras la jornada de descanso del martes con la mala noticia de que Momo Cho sigue sin poder ejercitarse con el resto de sus compañeros. El francés, que sufrió un golpe en el tobillo la semana pasada y no pudo disputar el encuentro ante el Almería, ha entrenado al margen y si bien quedan dos entrenamientos antes del partido en la Real confían en que pueda estar en la lista de convocados. «Empezará a entrenar a principios de la próxima semana y creo que podrá estar para el derbi», declaró Imanol en la previa ante el conjunto indálico.

De momento, este miércoles ha entrenado en solitario. Está por ver si mañana regresa al grupo. El resto de jugadores que vienen de un periodo largo de lesión como Oyarzabal, Carlos Fernández y Ander Barrenetxea han entrenado con absoluta normalidad si bien todavía no están al ritmo del resto. «Hay otros que van en moto», apostilló el oriotarra. El entrenador deslizó que Oyarzabal todavía no estaba para ser titular en Almería y ahora tiene una nueva oportunidad para ser de la partida en nada más y nada menos que el derbi. Al margen también se han ejercitado los otros dos jugadores lesionados, Sola y Turrientes, que están prácticamente descartados para recibir al Athletic.

Los otros dos atacantes que apuntan a estar en la convocatoria aunque no saldrán de inicio son Carlos y Barrenetxea. El delantero todavía no ha podido mostrar todo su potencial por sus problemas musculares, pero puede ser un activo importante para el segundo tramo de la temporada. Exactamente lo mismo para Barrenetxea, aunque con el cambio de sistema el donostiarra tiene menos opciones porque la Real juega con cuatro centrocampistas y no con bandas. Los dos ya no tienen dolor y han entrenado al mismo ritmo que sus compañeros.