Los aficionados realistas en Balaídos se lo pasaron en grande con el triunfo de la Real. / ALTER PHOTOS

El afilador

Miña terra galega

Balaídos se convierte en la segunda casa blanquiazul porque la Real, que ya oposita a puestos de Champions, casi siempre sonríe en Vigo

Raúl Melero
RAÚL MELERO

Cantaba Siniestro Total, «Miña terra galega, donde el cielo es siempre gris». A lo que había que añadir «y donde la Real Sociedad acostumbra a ganar». Balaídos sigue trayendo buenas noticias, bajo un cielo gris, sí, y con chaparrón incluido. Algo que no nos es extraño. La lluvia es arte en Galicia. También en Mutriku. Porque el zurdazo que se sacó Illarra para poner el 0-1 fue una obra maestra. El capitán no celebraba un gol desde agosto de 2018. Lástima esa amarilla –no entiendo porqué siempre hay que agarrar a un jugador cuando le faltan 30 metros para llegar a la portería aunque haya cogido ventaja– que le privó de jugar más tiempo en la segunda mitad.

Las buenas noticias se le acumulan a Imanol. Cambia el equipo, mueve jugadores, da descanso a otros... y sigue ganando. Siete triunfos consecutivos, ocho de los nueve últimos partidos, cuatro victorias consecutivas en Liga que la aúpan a posición de Champions League, empatado a puntos con el Atlético de Madrid y líder en el grupo de Europa League. Había un miedo atroz a los trece partidos en 43 días, pero la Real está demostrando tener más fondo que Kipchoge.

Partidos de pico y pala

Hay que empezar a preguntarse dónde está el techo de esta Real. Justo por detrás de los tres grandes, ha superado a equipos que se frotaban las manos con su inicio liguero. Mallorca y Valladolid son los próximos enemigos en la competición doméstica y la clave seguirá siendo que el cuadro txuri-urdin se tome todos los partidos con la misma seriedad.

«No vamos a estar siempre excelentes», dijo Imanol en una de sus comparecencias hace algún tiempo dando a entender que en este maratón de encuentros no todos los días se encandila al público. Firmamos que sea así y que continúe ganando. El oriotarra sabe que habrá partidos de pico y pala porque es imposible mantener un nivel espectacular durante 50 encuentros al año. De todas formas, con el 1-2 y tras aguantar los minutos de asedio del Celta, en el tramo final del partido estuvo más cerca el 1-3 que el empate de los vigueses.

Con tanto partido, volvemos a la arena el miércoles en Anoeta contra el Mallorca, no va a haber tiempo de anunciar la renovación de Imanol como se merece. Algo a lo que hay que dar su tiempo y su espacio porque el oriotarra se lo ha ganado. «Estoy donde quiero estar, no hay nada más para mí», dijo sobre cuándo se sentará a firmar su renovación y sobre qué supone para él entrenar a la Real. Con semejante declaración no habrá dudas. Solo saber cuándo y cuánto tiempo.

✓ Lo mejor:

Clasificación: Cuatro incontestables triunfos seguido en Liga le ponen en posición de Champions League.

✗ Lo peor:

Lesiones: Merino jugó tocado y Aihen tuvo un día para olvidar por un golpe y molestias en el aductor.

👏 La pitada:

Cuadra Fernández: Pésimamente colocado, muchas veces molestando a los jugadores. Le sobraron algunas tarjetas.

🔎 El detalle:

Asier Illarramendi no marcaba un gol desde el 24 de agosto de 2018 ante el Leganés

🎤 Se va a hablar de:

Futuro: ¿Dónde está el techo de esta Real? ¿Puede seguir ganando partidos día sí y día también?