Mikel Oyarzabal sonríe con un grupo de aficionados durante el entrenamiento de ayer en Zubieta. / J. M. LÓPEZ

Real Sociedad Mikel Oyarzabal ya corre en Zubieta gracias a la NASA

La recuperación va por buen camino y trota gracias a un sistema que reduce su peso y el impacto de las articulaciones con el suelo

Beñat Barreto
BEÑAT BARRETO

Mikel Oyarzabal todavía está lejos de volver a jugar a fútbol, pero el capitán va superando etapas tras romperse el ligamento cruzado de su rodilla izquierda el pasado 17 de marzo. Han pasado algo más de cuatro meses desde que el '10' de la Real Sociedad tuviera que parar y su recuperación va por buen camino hasta tal punto de que ya trota en Zubieta, aunque no en condiciones normales.

El eibarrés lleva un proceso de recuperación lento, tedioso, en el que el primer objetivo tras la operación ha sido fortalecer la parte inferior de su musculatura. Así, con la ayuda de la bicicleta estática y el gimnasio sus piernas van recuperando el tono físico que se pierde tras estar totalmente parado. Durante los últimos días, en cambio, ha avanzado un poco más y ya corre en Zubieta, aunque lo hace en una máquina antigravedad especializada para roturas de ligamento cruzado y operaciones de larga duración. Se trata de un sistema antigravedad –en su día utilizado por la NASA para que sus astronautas entrenaran en el espacio– que permite reducir el peso corporal del que la utiliza para que el impacto con el suelo sea mucho menor. De este modo, sus articulaciones no sufren tanto cuando las piernas chocan con la cinta, aunque los entrenamientos son livianos. De momento, su vuelta al césped no tiene fecha pese a que se están cumpliendo las fechas en su recuperación.

Pase con la izquierda

Oyarzabal siguió parte del entrenamiento de ayer desde el mismo verde de Zubieta. Saludó cariñosamente a un grupo de aficionados, mientras que realizó un pase con fuerza con su pierna izquierda, la maltrecha. Un balón de sus compañeros le vino al pie y no dudó en devolverlo con la zurda. Se muere de ganas, pero tendrá que esperar.