Real Sociedad

Mikel Merino: «La Real Sociedad es el lugar idóneo para crecer»

Mikel Merino: «La Real Sociedad es el lugar idóneo para crecer»

Merino ha sido presentado en la sala de prensa de Zubieta. Aperribay ha confesado que no hay conversaciones abiertas por más fichajes

ÁLVARO VICENTE

Por Mikel Merino (Pamplona, 1996) se han interesado el Betis, Athletic, Sevilla y Villarreal, entre otros, pero ha terminado eligiendo la Real Sociedad porque su proyecto es «interesante» y porque «aquí siempre se ha jugado bien a fútbol», según advirtió en su presentación como nuevo jugador de la Real Sociedad para las próximas cinco temporadas, hasta junio de 2023. El navarro, como ya hiciera su padre, no quiso entrar a desmentir al presidente del Athletic, Josu Urrutia, que dijo hace unos días que no había intentado ficharle: «No soy nadie para desmentir ni confirmar nada. Si ha dicho que no hubo interés, no soy nadie para decir lo contrario». Pero sin entrar a fondo en esas palabras de Urrutia, Merino sí lanzó un dardo en dirección a Ibaigane y dio las razones por las que ha apostado por la Real Sociedad y no por el Athletic. «Podría decir que aquí me siento como en casa, que es verdad, pero el motivo principal por el que estoy en la Real Sociedad es futbolístico, porque si no fuera así estaría jugando en el Txantrea –un club de Pamplona–. Aquí hay un proyecto ilusionante y en la Real siempre se ha jugado bien a fútbol. Si hay un equipo con el que me siento identificado, el que más, es la Real».

Merino había tomado su decisión de jugar con la Real Sociedad hace unas cuantas semanas –«el interés viene de lejos», coincidieron Aperribay y el jugador– aunque la operación no se pudo cerrar oficialmente hasta el pasado jueves cuando firmó su nuevo contrato en la planta noble de Anoeta. El navarro confesó que «nunca» en este tiempo de conversaciones entre el Newcastle y la Real Sociedad vio peligrar la operación porque su padre, el exjugador Miguel Merino, le trasladaba confianza y también quienes llevan sus asuntos profesionales. «Nunca me puse nervioso. Por suerte, estoy donde quería estar y muy contento de estar aquí. Sé que vengo a un gran club. Vengo al lugar idóneo para crecer como persona y futbolista. Es algo muy bonito estar aquí porque habéis puesto mucho interés desde hace tiempo y se agradece».

Presentado como nuevo jugador de la Real Sociedad en las instalaciones de Zubieta por estar Anoeta en obras, Merino mostró templanza y saber estar en su puesta de largo. A mediodía, bajo un aguacero, recibió el calor de los aficionados que le esperaban en la grada del campo principal de Zubieta, donde gritó a los cuatro vientos que llega «con ganas de darlo todo», de comerse el mundo, y después, con ropa de entrenamiento, se apresuró a ofrecer sus impresiones en la presentación oficial encabezada por el presidente de la Real, Jokin Aperribay, y en un segundo plano el director de fútbol, Roberto Olabe, y el secretario técnico, Erik Bretos.

Ante la plana deportiva mayor del club, a Merino no le tembló la voz a la hora de fijar el que a su juicio debe ser el objetivo de la Real Sociedad, aunque fiel al discurso que sale siempre del técnico Asier Garitano optó por cuidar el día a día antes de pensar a largo plazo: «Los jugadores queremos estar lo más arriba posible y a mí me gustaría poder estar en Europa y que el club peleara por títulos, pero los jugadores sólo debemos centrarnos en los entrenamientos, que es lo que lleva a las cosas grandes».

«Delante del medio centro»

Tampoco tuvo ningún problema es explicar dónde se encuentra más cómodo en el campo. Tiene toda la pinta de que puede formar el doble pivote por delante de la defensa con Illarramendi, pero él dejó la puerta abierta a jugar también en otras posiciones como ya hizo en el Borussia Dortmund, en el que Thomas Tuchel le hizo jugar incluso de central izquierdo en defensa de tres: «Si pudiera elegir una posición, de mediocentro es donde más cómodo me encuentro y si es un pelín por delante de otro medio centro, mejor aún».

Zurdo, Merino presenta un juego muy equilibrado en las facetas defensiva y ofensiva y es capaz de adaptarse a cualquier estilo de juego, siendo esta una de las razones que más gusta a los técnicos realistas.

La Real ha abonado 12 millones de euros por el jugador para conseguir su salida del Newcastle y ha fijado una cláusula de rescisión de 40 millones para las tres primeras temporadas y de 50 en las dos últimas, según confirmó Aperribay.

Merino llega a la Real después de haber jugado en tres equipos en las tres últimas temporadas: en Segunda con Osasuna en la 15/16, con el Borussia Dortmund en la Bundesliga en la 16/17 y con el Newcastle en la 17/18. Tras ser un jugador clave en el Osasuna que ascendió a Primera, en los dos últimos clubes no ha gozado de demasiada continuidad, pero él prefiere ver la botella medio llena y no pensar que llega a LaLiga para saldar deudas pendientes como pudiera intuirse. «En cada etapa se han dado circunstancias distintas. Newcastle ha sido una buena experiencia para mí. No he podido tener los minutos que me hubiera gustado tanto en Alemania como en Inglaterra, pero ambas son experiencias geniales y estoy agradecido por esos años. No vuelvo con deudas pendientes sino que simplemente tenía ambición por volver a LaLiga. Es un reto importante. He visto cómo funcionaba el extranjero y ahora quiero ser importante en esta liga. La presión que siento es la que me pongo a mí mismo. No soy un jugador que tenga costumbre de regalarse los oídos y sí de exigirme el máximo».

Por de pronto ya se entrena con el grupo. No le ha hecho falta un periodo de adaptación –«me siento como en casa, en un entorno muy parecido al que me he criado y el recibimiento del vestuario ha sido genial»– y ayer siguió como uno más las más de tres horas y media de trabajo repartidas en dos sesiones. «Tengo las piernas cargadas, pero es lo normal. Si el cuerpo no aguanta, pararemos, pero mi idea es estar disponible cuanto antes», expresó.

El jugador no se atrevió a confirmar si estará a disposición de Garitano para jugar el amistoso que la Real jugará el viernes en Ipurua ante el Eibar. Sea como fuere, todo lo que está viendo hasta ahora en los entrenamientos le está gustando: «Se ve que hay una muy buena base de conjunto. Los jugadores se entienden bien como equipo y tienen las cosas claras», concluyo Mikel Merino, el nuevo jugador de la Real Sociedad.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos