Merino celebra su tanto ante el Mónaco. / Felix Morquecho

Europa League Mikel Merino: «Nos llevamos un punto más que merecido»

El autor del empate ante el Mónaco se ha estrenado como goleador en Europa en un partido en el que la Real ha tenido ocasiones para llevarse el partido

Xabier De la Linde
XABIER DE LA LINDE

Mikel Merino se ha estrenado como goleador en Europa para dar un punto a la Real Sociedad ante el Mónaco en Europa League. El centrocampista ha valorado el punto como «más que merecido», aunque ha lamentado las ocasiones falladas en la segunda parte.

El de Pamplona ha admitido ante las cámaras de Movistar+ que el Mónaco era un equipo de «mucha calidad» y que el tempranero gol de Disasi ha condicionado «un poco» el partido.

«Hemos llevado la dinámica del encuentro, pero hemos estado un poco espesos a la hora de filtrar balones por dentro y encontrar a jugadores entre líneas para dar salida al ataque, sobre todo en la primera parte», ha declarado Merino. A pesar de no estar demasiado acertados en los últimos metros, el autor del gol ha asegurado que han tenido «ocasiones claras de gol» y se ha mostrado apenado por no meterlas.

En cuanto al hecho de no entrenarse en la víspera, Merino ha admitido que el día de descanso le vino bien para recuperar fuerzas. «Es normal que las piernas y el cuerpo se resientan de vez en cuando. Hay que conocerse a uno mismo y si un entrenamiento no va a servir para mejorar es mejor regularse», ha confesado.

«Orgullosos, sí, pero queríamos ganar»

Aritz elustondo

Por su parte, Aritz Elustondo ha asegurado tras el encuentro que «estamos fastidiados porque hemos hecho un buen partido, pero no ha sido posible. Orgullosos, sí, pero queríamos ganar. El apoyo d de la afición ha sido una maravilla. La pena es no haberles podido dar una victoria».

«Hemos apretado en la segunda parte»

Adnan Januzaj

También ha apinado sobre el encuentro Adnan Januzaj: «Contentos, hemos apretado, sobre todo en la segunda parte. Hemos jugado bien, pero queda mucho y hay que ir a ganar los cuatro que nos quedan. A veces es más importante un córner que una jugada».