Recuperado

Merquelanz: «Quiero jugar esta misma temporada»

Martín Merquelanz controla un balón en el entrenamiento de ayer de Zubieta, entre William José y Diego Llorente. / LUSA
Martín Merquelanz controla un balón en el entrenamiento de ayer de Zubieta, entre William José y Diego Llorente. / LUSA

El joven jugador de la Real Sociedad manifiesta su deseo de reaparecer antes de que acabe la liga cuando se cumplen 202 días del partido de su estreno y su lesión

G. L.

En una temporada en la que se acaba el margen para aspiraciones ambiciosas, los diez partidos que restan de liga encierran alicientes interesantes. Uno de los más esperados por el entorno txuri-urdin es la posible reaparición en partido oficial de Martín Merquelanz (Irun, 1995). El extremo desea que ese momento pueda llegar antes de las vacaciones. Ha estado callado, centrado en su recuperación, desde el mismo día siguiente a que se rompiera el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, el 31 de agosto en Ipurua. Hasta ayer. «Me gustaría tener algunos minutos o algunos partidos antes de que termine la temporada», manifestó 201 días después, por si alguno se había olvidado de él.

El canterano, de la generación de 1995, trabaja con tesón para cumplir el mismo sueño por segunda vez en una misma temporada. Debutó en Primera División en la tercera jornada liguera, en el minuto 85 del partido de Eibar. En la primera jugada en la que intervenía, saltó sobre un rival y al caer, su rodilla derecha se rompió. Desde entonces, persigue su segundo estreno.

De momento, va por buen camino. «Sinceramente, estoy muy contento porque en poco tiempo entraré en el grupo. He hecho un gran trabajo en estos meses», reconocía ayer en ETB. Sabe, no obstante, que le quedan dos escalones por superar. «Quiero coger mi nivel cuanto antes y luego ya será el entrenador el que elija», asume. Primero ponerse al cien por cien. Luego ganarse el puesto. Todo en el próximo mes y medio.

Pocos como él saben que el sueño de volver a debutar es factible. En diciembre de 2017 sufrió la misma lesión en la rodilla izquierda en un partido con el Sanse en El Sardinero. A final de temporada ya estaba entrenándose con sus compañeros, participó en verano como uno más con la primera plantilla y el último día de agosto cumplió el sueño. Extrapolando plazos, podría estar disponible para Imanol ya en abril.

«Se me ha hecho largo»

Su recuperación ha transmitido en todo momento buenas sensaciones. Por eso expresó ayer su deseo de jugar antes del final de la temporada. Antes de ser operado el 15 de septiembre por Mikel Sánchez en Vitoria, realizó un importante trabajo en el gimnasio para mantener la musculatura del cuádriceps intacta. Luego pasó por el quirófano para «suturar el menisco interno y reconstruir el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha con una plastia de tendones propios». Abandonó pronto las muletas y emprendió la rehabilitación junto a los físios, antes de ponerse a las órdenes de los preparadores físicos.

El pasado día 12 de marzo se entrenó junto a sus compañeros en Zubieta, la penúltima estación antes de llegar al destino que se propuso en la camilla de Ipurua. Se le vio correr y golpear la pelota como el resto de jugadores. Vislumbró la luz al final del túnel y ayer quiso compartir esa sensación públicamente. «Quiero jugar antes de que termine la temporada». Sería un premio a una larga travesía, física y psicológica. «Sobre todo se me ha hecho largo. Son seis meses», confesaba ayer. No es para menos. Hoy se cumplen 202 días desde aquella desgraciada jugada.

Merquelanz fue junto a Luca Sangalli y Andoni Gorosabel, uno de los jugadores procedentes del filial que el pasado verano convencieron a Asier Garitano para formar parte del primer equipo. Celebró además el salto con la renovación de su contrato. En agosto amplió su vínculo con la Real hasta el 30 de junio de 2020, con una cláusula de 50 millones de euros.

El club txuri-urdin tiene depositadas muchas esperanzas en este delantero con fina zurda. De hecho, estaba llamado a ocupar en enero el hueco que dejaba Vela con su marcha a EE UU, aunque la inoportuna lesión de rodilla a mediados de diciembre le mantuvo parado toda la segunda vuelta. El irundarra puede jugar en la zona izquierda, a pierna cambiada o de enganche por detrás del delantero. Tiene muy buen golpeo y no duda a la hora de armar la pierna. Espera y desea volver a hacerlo en partido oficial en breve.