Januzaj, Carlos Fernández y Oyarzabal, con la pierna izquierda en alto, este lunes en Anoeta. . / ARIZMENDI

Merecida para mirar hacia arriba

La victoria, a pesar de llegar en el descuento y de penalti, da moral a una Real que no está para mucho frenesí goleador

Alberto López
ALBERTO LÓPEZ

Se trataba de ganar al Espanyol por ser uno de los pocos rivales que quedan de aquí a final de temporada que se jugaban poco, y se ganó. En el descuento y de penalti, pero se ganó. Nuestra Real de hoy en día no está para mucho frenesí goleador y a pesar de que Imanol quiso mostrar sus cartas y ambiciones de inicio, otra portería a cero es la base de la victoria. Transmitió sus ganas de ir a por el partido colocando a Isak en banda. Es otra manera que tienen los entrenadores de mandar sus mensajes. A pesar de que a mí me gusta guardarme algo para un cambio de marcha en la segunda parte, Imanol fue con todo.

Juntar a Silva y Rafael te garantiza la posesión, pero la de ayer fue horizontal, con muchos pases y previsible. En resumen, fácil de defender para equipos como el de ayer, que se protegen muy bien en ayudas en banda muy potentes por parte de los centrales e incluso los centrocampistas. Toca, toca, toca. Sin Oyarzabal y Januzaj sancionado, me gustan más jugadores como Naïs, agitador y que rompe líneas. También echo en falta a los centrales hacer más pases de ruptura, disparos de 25-30 metros que obliguen a la defensa a salir, unos contra unos e incluso esa alegría que tenían antes los laterales de ser profundos y sacar centros. Agitadores y gente desborde frente a pases horizontales.

Sin embargo, la tendencia del equipo es otra. Por mucho que tengamos en mente ese juego ofensivo brillante y desbordante, esta época es distinta. Remiro suma una nueva portería a cero más y lo que está dando puntos para poder estar arriba en la clasificación es el rendimiento que la Real está sacando a un gol. Mucho ladrillo y trabajo para permitir muy poco al rival y aprovechar sus errores. Y no creo que el equipo vaya a cambiar de aquí al final porque entiendo que las plantillas van a estar cada vez más cansadas y fatigadas.

Imanol dio un mensaje de ambición al sacar a Isak en banda y juntar a Silva y Rafael de inicio

Siguen siendo tres puntos igual de valiosos. Y muy merecidos. La Real llevó el peso del partido y tanto moralmente como en el aspecto clasificatorio el triunfo nos viene fenomenal. Permiten a la Real y a la afición mirar hacia arriba. La distancia respecto al séptimo, el Villarreal, es de seis puntos, la misma que hay al segundo puesto. Es una situación muy meritoria.