Sin memoria

El balance deportivo de Loren da un saldo positivo de 194 millones de euros

MIGUEL GONZÁLEZ

Todos los males de la Real Sociedad son historia. Loren ya está en la calle y de ahora en adelante solo nos esperan días de vino y rosas. Si con este director deportivo tan vilipendiado hemos pasado en diez años de Segunda a clasificarnos tres veces para Europa en los últimos cinco cursos, uno de ellos para la Champions, no acierto a imaginarme qué podemos conseguir con una persona competente al frente de la dirección deportiva. Que me froto las manos, vaya.

Anoeta dictó sentencia el sábado y como en la antigua Roma, las ganas de sangre del pueblo han quedado saciadas con las cabezas de Loren y Eusebio. Que menuda temporada nos estaban dando, ¿verdad? Menos mal que el César no escuchó a la plebe hace cinco años con Montanier porque al francés no le habría dado tiempo ni de llevarnos a la Champions. Eso sí que era un clamor en Anoeta. Pero esa es otra historia. Ahora lo que importa es que muerto el perro se acabó la rabia.

De un plumazo hemos acabado con la labor del director deportivo más longevo de Primera, con casi diez años en el cargo. Es cierto que es una eternidad en un fútbol tan instantáneo como el actual y que su ciclo puede que ya hubiese caducado, pero un club como la Real Sociedad no puede permitir que salgan así dos personas que, lo tengo muy claro, le han dado mucho más de lo que le han quitado. Y son los responsables del desaguisado de esta temporada, por supuesto, pero como hilemos tan fino no habrá entrenador ni director deportivo que aguante aquí en el futuro. Porque, por suerte o por desgracia, los 70 años que llevamos en Primera dictan que nuestra posición media en este tiempo ha sido la décima. Y a eso hoy en día se le llama no tener ambición.

Para no caer en subjetividades, voy a apoyarme en el portal de internet Transfermarkt para tratar de cuantificar el trabajo de Loren. En estos diez años ha incorporado del mercado a 34 futbolistas por un montante de 80 millones, de los que ha recuperado 40 con transferencias posteriores de algunos de esos futbolistas una vez concluidas sus etapas en la Real. Los doce que aún siguen en la plantilla tienen un valor de 67 millones, con lo que su acción en el mercado presenta un balance positivo de 27 millones.

Pero ha sido en su mirada hacia el interior de Zubieta donde ha residido el principal éxito de su gestión. 27 chavales han debutado en el primer equipo, algunos de los cuales se han labrado o se están labrando un porvenir en Primera como Griezmann, Illarramendi, Pardo, Iñigo, Zaldua, Aritz, Oyarzabal, Odriozola y Zubeldia. Solo las ventas de Griezmann, Iñigo e Illarramendi -descontando la cantidad que luego pagó la Real por recuperarle- han dejado 80 millones de euros.

Pero es que hay más, porque el valor de mercado de los trece futbolistas del primer plantel que han dado el salto desde el Sanse es de 87 millones. En total, entre su acción en el mercado, el dinero recaudado por traspasos de jugadores formados en Zubieta y el valor de los que siguen en la plantilla, el balance de su gestión deja un saldo positivo de 194 millones. Pero nada. Que pase el siguiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos