Real Sociedad

Medio siglo de fidelidad txuri-urdin

Foto de familia del acto celebrado en el Museo de San Telmo, en San Sebastián./Michelena
Foto de familia del acto celebrado en el Museo de San Telmo, en San Sebastián. / Michelena

La Real Sociedad condecora a 147 socios con la insignia de oro el club para agradecerles su lealtad | El club homenajea a los aficionados que se abonaron en 1967 y se han mentenido fieles de forma ininterrumpida durante 50 años

Axel Guerra
AXEL GUERRA

Se hicieron socios de la Real Sociedad hace cincuenta años y han recibido este martes la insignia de oro del club en agradecimiento por su fidelidadad ininterrumpida desde entonces. Son 147 aficionados realistas que se enrolaron en 1967 en uno de los momentos más complicados y a la vez emotivos de la histora blanquizul.

Aquella temporada era la séptima consecutiva del equipo blanquiazul en Segunda. La gloria la alcanzó en la última jornada en Puertollano. El empate ante el Calvo Sotelo gracias a los goles de Boronat y Arambarri abrió las puertas de la máxima categoría a los realistas. Desde entonces, estos 147 seguidores han seguido de forma incondicional a la Real Sociedad en sus mejores años, también en los peores; han vibrado en el hervidero de Atotxa y se han emocionado en Anoeta.

En el acto de homenaje que se les ha rendido en el Museo San Telmo de Donostia han estado presentes todos los estamentos del club. El presidente Aperribay ha encabezado la comitiva blanquiazul. Junto a él han estados presentes el resto de miembros del Consejo de la Real Sociedad , el director de fútbol, Roberto Olabe, el cuerpo técnico de los equipos masculinos y femenino - con Imanol Alguacil y Gonzalo Arconada a la cabeza de cada uno de ellos- además de los capitanes de ambas plantillas.

El brillo de la ilusión

También han participado expresidentes de la Real Sociedad como Iñaki Alkiza y representantes de la asociación de veteranos Además del discurso del presidente, se han proyectado dos emotivos vídeos con recuerdos de algunos de los premiados, que han relatado sus vivencias y su relación estrecha con el club.

El acto ha resultado tan entrañable como de costumbre. Algunos han tenido más problemas que otros para contener la emoción. Sus familiares han dejado exhaustas la batería del móvil, o de la cámara de fotos, para inmortalizar el momento. Fotografías en el momento que les colocaba la insignia, con el presidente y los jugadores. Se respiraba aire txuri-urdin, abrazos y felicitaciones entre esas gentes que son historia viva del club. Historias que algunos de ellos contaban con orgullo.

Esta vez han sido las de 147 fieles de oro. Corrían malos tiempos cuando se dieron de alta. Ahí siguen. Leales a la causa blanquiazul y a la Real Sociedad. Un ejemplo.

 

Fotos

Vídeos