Real Sociedad

Mayoría de seguidores realistas en la soleada tarde tafallesa

Mayoría de seguidores realistas en la soleada tarde tafallesa

Muchos aficionados blanquiazules cambiaron el plan de una de las últimas tardes de piscina por seguir a su equipo

R. M.TAFALLA.

Comienza a ser un clásico el partido amistoso entre Real y Alavés del mes de septiembre. La pasada temporada ambos conjuntos se midieron en Mendizorrotza en un triangular donde también tomó parte el Sochaux francés. Si ayer los focos apuntaron a Nacho Monreal, hace un año el gran protagonista fue Sandro Ramírez, quien había aterrizado un par de jornadas antes en la capital guipuzcoana. El canario hizo dos goles en aquel amistoso. Los únicos que pudo celebrar con la Real.

Monreal fue uno de los más aplaudidos por el público que se dio cita ayer en el campo de San Francisco. Mayoría de seguidores blanquiazules en las gradas del feudo donde el Peñasport actúa como local. Desde la llegada de la expedición blanquiazul en autocar muchos aficionados se quisieron sacar una fotografía con los jugadores y Monreal fue uno de los más solicitados. Muchas camisetas de la Real y mucho sonido de pipas en la ventosa tarde en la ribera navarra.

Cuatro partidos exigentes

Seguidores que seguro están pendientes el próximo día 14 del estreno de Anoeta. O reestreno 26 años después. Porque después de los tres encuentros ligueros fuera de casa, la Real se mide al subcampeón, Atlético de Madrid, ocho días después vieja a Cornellá para medirse al Espanyol en horario novedoso (14 horas), se volverá a ver las caras con el Alavés pero esta vez con puntos en juego el jueves día 26 (21 horas) y cerrará la semana de tres partidos ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, el domingo 29 a la misma hora nocturna.