Mathew Ryan, en Zubieta, hablando con Imanol. / félix morquecho

Real Sociedad ¿Y ahora qué, Mathew Ryan?

El portero australiano disputará la cita internacional en Qatar con su selección, y para ello siente que necesita jugar más minutos. Quedarse en Gipuzkoa o cambiar de aires... ahí está la disyuntiva

Eneko P. Carrasco
ENEKO P. CARRASCO

Mathew Ryan y su selección, Australia, competirán por la gloria de su país en el Mundial de Qatar 2022. La mayor competición internacional de fútbol contará con la presencia del portero de la Real Sociedad, que logró ayer junto a sus compañeros el billete mundialista tras eliminar en los penaltis a Perú (0-0 y 5-4* en penaltis). Con todo, la alegría para Ryan no fue completa, porque Graham Arnold, el seleccionador australiano, le sustituyó un minuto antes del final de la prórroga para que Andrew Redmayne fuese el guardameta en la tanda de penas máximas y, a la postre, el héroe.

A pesar de esa pequeña decepción, al meta txuri-urdin se le vio feliz, y no era para menos. El Mundial de Qatar va a ser el tercero en el currículum de Mathew Ryan, que ya fue el portero titular de los 'socceroos' (así se conoce a la selección australiana de fútbol) en Brasil 2014 y Rusia 2018. Toda vez que como cualquier otro futbolista siente que necesita tener más protagonismo en el terreno de juego -esta pasada temporada ha jugado 9 partidos-, ahora se le presenta un cruce de caminos en su carrera deportiva. Seguir en la Real Sociedad -tiene contrato hasta junio de 2023- o buscar una salida en este mercado de verano.

Ambas opciones albergan dudas para él, porque es prácticamente improbable que un club garantice los minutos que un jugador siente que necesita. Seguir en el club txuri-urdin implicaría, salvo sorpresa, continuar a la sombra de un Álex Remiro que es el guardameta elegido por la secretaría técnica que dirige Roberto Olabe para ser el guardián de la portería realista los próximos años. El de Cascante, que en julio arrancará su cuarta temporada en Primera, está ya más que asentado en el vestuario blanquiazul y, tras tres notables años en la élite, ha sonado incluso para ser convocado con la selección de España. Desbancarle de la titularidad, ahora mismo, es una quimera.

¿Cambiar de aires?

La otra opción que contempla Mathew Ryan para su futuro más inmediato es la de cambiar de aires. Su experiencia en Donostia ha sido enriquecedora porque ha sido parte activa de una de las mejores plantillas de la Liga, pero su satisfacción no ha sido plena porque ha jugado menos de lo que él pensaba.

Su alto nivel sí ha repercutido para bien en el equipo, que se ha beneficiado de una versión mejorada de Remiro, quien ha tenido que apretar más aún en los entrenamientos para que Imanol no tuviera dudas a la hora de hacer la alineación. La competencia que ha provocado el australiano se ha notado.

¿Marcharse a otro equipo va a garantizarle jugar más? Ese es el gran dilema que tienen muchos porteros en todas las ventanas de fichajes. Es una posición complicada de gestionar para los cuerpos técnicos, que tienen que lidiar con la frustración de un jugador que se suele quedar en el banquillo de forma recurrente. Una hipotética salida suya obligaría a la Real Sociedad a rastrear el mercado en busca de un portero de garantías, mientras en las oficinas de Anoeta aún esperan la respuesta de Andoni Zubiaurre a su propuesta de renovación. En las próximas semanas a buen seguro que habrá novedades sobre el futuro de Mathew Ryan.