Real Sociedad

Markel Bergara: «Nunca había entrenado tanto como en el Getafe»

Markel Bergara posa en la tribuna principal del Coliseum de Getafe después de un entrenamiento./A. G.
Markel Bergara posa en la tribuna principal del Coliseum de Getafe después de un entrenamiento. / A. G.

El sábado, «con mucha pena», no podrá estar en Anoeta porque se quedará trabajando en Madrid recuperándose de la lesión que arrastra

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Markel Bergara (Elgoibar, 1986) está muy cerca de reaparecer tras la lesión en el quinto metatarsiano que le llevó a pasar por el quirófano en febrero. No podrá jugar en Anoeta con su Getafe, el próximo sábado, por esa lesión y porque además el contrato de cesión acordado por la Real y el Getafe se lo impide. Markel no cierra la puerta a un posible regreso a la Real, con el que tiene un año de contrato todavía: «Ahora mismo no pienso en si voy a volver, si Eusebio va a seguir o si el siguiente entrenador va a contar conmigo. Ahora solo pienso en recuperarme, jugar los diez últimos partidos con el Getafe y acabar lo mejor posible. Luego ya veremos».

- ¿Cuánto le queda para que le volvamos a ver compitiendo?

- Estoy en la fase en la que ya toco balón en el césped, así que espero estar disponible para después del parón de Liga.

- Su recuperación de la lesión de rodilla fue rapidísima y esta también lleva ese camino. ¿Cuál es el secreto?

- Estamos haciendo todo lo posible para acortar plazos. Desde que supe que tenía que pasar por el quirófano otra vez me puse como objetivo reaparecer después de este próximo parón y, salvo recaída que no espero, parece que lo vamos a cumplir. Estaría volviendo a jugar poco antes de cumplirse las ocho semanas y si es así sería un éxito.

- ¿Qué trabajo ha hecho en este tiempo?

- En lesiones como ésta se introduce un tornillo en la medular del quinto metatarsiano así que el principal objetivo en el tiempo de rehabilitación es conseguir que este consolide. No se hace tanto trabajo de fisioterapia como puede hacerse a la hora de recuperar una rotura de fibras sino que me he sometido a continuas sesiones de láser.

- No tiene que ser fácil salir de una lesión y volver a caer a los días de reaparecer como le ocurrió a usted.

- Fue un golpe duro. Estaba jugando todo en la primera fase de la temporada cuando me rompí el menisco y me llevó al quirófano, allá por diciembre. Me recuperé súper pronto, trabajamos todos muy bien, y dos días después de entrenar con normalidad el míster ya me puso como titular. Ese partido lo jugué completo, aguanté muy bien físicamente, y en el siguiente, en el minuto treinta, me fracturé el dedo. Fue una faena, un momento de bajón importante, porque todo el trabajo que había hecho se rompía en pedazos, pero ahora ya estoy pensando en positivo otra vez.

«La exigencia es tan alta entre semana que llegas con chispa y fuerza a los partidos. A mí me gusta»

«No pienso en si volveré o si seguirá Eusebio. Solo quiero recuperarme, jugar lo que resta y acabar bien»

«Será difícil ganar a la Real porque está sólida en Anoeta. Plantearemos un partido largo e intenso»

- ¿Han podido tener relación las dos lesiones?

- No. La rotura de menisco fue en la pierna derecha y la lesión en el pie izquierdo.

- La lesión del quinto metatarsiano es muy normal en los futbolistas. No hace mucho leía que ahora hay un repunte en el fútbol por el cambio en el tipo de bota.

- Ahora está muy en boca de todos porque es la misma lesión que ha sufrido Neymar. El traumatólogo que me operó, el doctor De Prado, defiende que el jugador acusa la nueva distribución de los tacos que hacen ahora las marcas deportivas. De un tiempo a esta parte se han eliminado los tacos de la zona de apoyo interior para ganar flexibilidad de la bota y eso está haciendo que aumente el número de fracturas por estrés del quinto metatarsiano. En mi caso, voy a seguir utilizando las mismas botas, pero a partir de ahora llevaré unas nuevas plantillas que van a hacer que no apoye tanto en la zona dañada.

- Se están mostrando intratables en casa. Solo han perdido con el Sevilla, Real Madrid, Barcelona y Levante.

- El pasado domingo perdimos ese partido ante el Levante después de siete victorias y tres empates en nuestro campo. Hemos estado una vuelta entera sin perder y la gente está encantada, pero esa derrota ante el Levante ha sido una pena porque si hubiéramos ganado estaríamos más cerca del sueño de poder luchar hasta el final de temporada. No contemplábamos perder ante el Levante. En cualquier caso, es evidente que a principio de año hubiéramos firmado estar donde estamos hoy y hay que estar satisfechos de cómo lo estamos haciendo.

- ¿A qué se refiere cuando dice 'poder luchar hasta el final de temporada? ¿A los puestos europeos?

- Por el séptimo puesto. El objetivo inicial de la salvación lo tenemos encarrilado, los de abajo no están ganando mucho, y viendo que estábamos a dos puestos del séptimo nos hubiéramos metido de lleno en la pelea de haber ganado al Levante.

- Repaso su calendario de partidos hasta el final de Liga y veo una salida complicada a Valencia, el partido ante el Atlético en Getafe y mucho enfrentamiento directo con equipos que están en esa pelea por Europa: Betis, Espanyol, Eibar, Girona... No me creo que hayan arrojado la toalla.

- Y seguiremos peleando. El calendario nos da opciones, todavía podemos ir de tapados, pero había que ganar al Levante y no lo logramos. Está complicado.

- Ni que decir tiene que vendrán a Anoeta a tratar de ganar. ¿Qué Real espera?

- Esa derrota ante el Levante en casa nos obliga a recuperar esos tres puntos cuanto antes así que sí, iremos a Anoeta a tratar de ganar. Sabemos de la dificultad que supone ganar a la Real en su casa, que va a ser muy difícil porque están mostrándose sólidos últimamente, pero la intención es hacer un partido intenso y largo. Es lo que buscamos normalmente, que no se rompa, mantener vivos los partidos durante muchos minutos.

- ¿A qué achaca la buena marcha de su equipo?

- Sobre todo sabemos perfectamente a lo que jugamos. El míster tiene una forma muy clara de ver el fútbol, le da mucha prioridad a lo táctico, a no encajar goles y le da mucha importancia a ser un equipo sólido y a las transiciones. Trabaja muy bien eso. Y el físico también le da mucha importancia. A nivel global tiene muy claras las cosas.

- ¿Cómo de bien trabaja el apartado físico?

- Hacemos un tipo de fútbol que nos exige estar muy bien físicamente. El míster y su cuerpo técnico incide mucho en tener a los jugadores a tono. Eso nos lleva a sesiones de entrenamiento larguísimas y muy exigentes. Es otra forma de llevar un equipo, diferente a lo que estaba habituado en Zubieta. Yo nunca había entrenado tanto como con él. Al principio cuesta, pero el cuerpo se acostumbra. Y luego ves los resultados. La exigencia es tan alta entre semana que llegas con chispa y fuerza a los partidos. A mí me gusta.

- ¿Cómo está viendo la trayectoria de la Real?

- Está siendo un año irregular. Le he podido ver todos los partidos que no han coincidido en hora con los nuestros y no miento si digo que estoy sufriendo desde fuera. Los jugadores quieren pero no terminan de poder darle una alegría a la afición que ellos también desean. Me da pena la temporada porque ha quedado eliminada en la Copa y en la Europa League y en la Liga está lejos de sus objetivos de principio de año. En estos casos, hay que apoyarles más que nunca porque potencial hay y están a tiempo de hacer algo bonito.

- Permítame que lo dude. Lograr un puesto en Europa es una quimera para la Real.

- Si gana los dos siguientes partidos se mete de lleno en la pelea por el séptimo puesto. Debería hacer un final de temporada brutal, pero potencial tiene de sobra para lograrlo.

- Decía antes que en el Getafe dan mucha importancia a las transiciones defensivas. Habrá visto los problemas que ha tenido la Real en esas situaciones de partido.

- Las transiciones en el fútbol son cada vez más importantes, marcan la diferencia. Nuestro entrenador le da mucho importancia y lo trabajamos mucho. Eusebio tiene otra forma de ver el fútbol, dominar el juego desde la posición. Es un tipo de fútbol que ha tenido resultado y ha demostrado que jugando de esta forma la Real ha sido muy competitiva y ha tenido grandes resultados.

- Pero a la Real le han cogido el truco los rivales y no ha evolucionado como esperábamos. Supongo que Bordalás también lo sabe.

- Insisto, soy sincero, la idea de juego es la misma del año pasado y entonces todo el mundo la aplaudía y yo creo que hay que seguir en esa idea. Este año por errores que todos los equipos cometemos no ha salido todo lo bien que se esperaba, pero la Real tiene potencial y jugadores para ser superior a sus rivales jugando de esa forma.

- Pero equipos como el Getafe, el Girona o el Eibar, con menos presupuesto que la Real, son capaces de competir en todos los campos y la Real no lo hace. Ustedes empataron en el Sánchez Pizjuán y en el Camp Nou y la Real no compite en esos campos.

- La exigencia que tiene la Real es mucho mayor que la nuestra, que no dejamos de ser un recién ascendido y el objetivo primordial era mantenernos.

- Insisto, ustedes compiten en todos los campos y la Real no.

- Ha coincidido así. Nosotros tenemos un estilo de juego muy definido: queremos competir y ser sólidos en todos los campos. Buscamos eso. Y la verdad es que este año se está consiguiendo y ojalá siga siendo así.

- Es que ni recuerdo la última vez que la Real puntuó en Sevilla o Barcelona.

- El año pasado la Real fue incluso superior al Barcelona en sus partidos así que al César lo que es del César. No se puede pasar del blanco al negro. Si este año no están saliendo las cosas no hay que dudar.

- Sin la continuidad de Eusebio en el banquillo de la Real la próxima temporada, ¿se plantearía regresar?

- Ahora mismo no pienso en si voy a volver, si Eusebio va a seguir o si el siguiente entrenador va a contar conmigo. Ahora solo pienso en recuperarme, jugar los diez últimos partidos con el Getafe y acabar lo mejor posible. Luego ya veremos. A día de hoy no estoy pensando demasiado en el verano.

- Ha habido momentos de la temporada en los que le hemos echado en falta. Entre que estaba jugando muy bien y la Real tenía tantos problemas defensivos.

- (Ríe) Todos sabemos cómo es el fútbol; cuando las cosas van mal, los mejores son los que no están.

- Y eso que Zubeldia lo está empezando a hacer muy bien en ese puesto de pivote por delante de la defensa.

- Zubeldia me está encantando, está dando un nivel muy alto para lo joven que es en la situación delicada que pasa la Real.

- Entonces, ¿deja la puerta abierta?

- A ver, soy jugador de la Real. Me queda un año de contrato. No lo descarto, pero ahora mismo no estoy pensando en ello.

- ¿Suele verse con Zaldua, ahora cedido en el Leganés?

- Sí, coincidimos bastante. De vez en cuando quedamos para comer, para hablar de lo humano y lo divino. La verdad es que estoy muy contento en Madrid y en el club, donde me siento valorado y respaldado. He notado la confianza del míster desde el primer momento. Hay gestos que me hacen sentirme muy valorado. Por ejemplo, como cuando tras estar parado un mes y medio volví a jugar un partido completo después de solo dos entrenamientos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos