Real Sociedad femenino

Mariasun Quiñones: «Pienso cada día en la final de Copa»

Mariasun Quiñones, ayer en Hondarribia./F. DE LA HERA
Mariasun Quiñones, ayer en Hondarribia. / F. DE LA HERA

La guardameta realista admite haber tenido otras ofertas pero ha renovado porque «aquí es donde estoy a gusto y puedo seguir mejorando»

Beñat Arnaiz
BEÑAT ARNAIZSAN SEBASTIÁN.

La Real afronta la recta final de la Liga Iberdrola con la ilusión de disputar la final de la Copa de la Reina el 11 de mayo en Granada ante el Atlético de Madrid. Pero antes, recibe mañana a las 11.30 en Zubieta al Valencia, después de estar dos semanas sin competir por el parón de selecciones y con la buena noticia de la renovación de Mariasun Quiñones hasta junio de 2021.

- Contenta por la renovación, ¿no?

- Muy contenta. Es un privilegio seguir formando parte de la Real, el club que me dio la oportunidad de debutar en Primera y el que me ha permitido seguir creciendo y llegar, como mínimo, hasta donde estoy hoy.

- Y también sirve para mantener el bloque del equipo, sobre todo al asegurar la continuidad de una jugadora experimentada y cara visible de la plantilla...

- Es importante. Cuando una jugadora renueva por el equipo todas las demás nos alegramos. Es verdad que el puesto de la portería es diferente porque no se suele rotar tanto y requiere otro tipo de rendimiento, en el que siempre tienes que dar seguridad a las compañeras. El equipo se ha tomado como algo positivo el que yo haya renovado y apostado por seguir.

- ¿Ha dudado en tomar la decisión? ¿Ha tenido otras ofertas?

- Hay situaciones que se dan e igual alguna oferta sí que ha habido, pero tenía claro que aquí estaba a gusto y que podía seguir mejorando, y ese es mi objetivo a día de hoy: seguir progresando, estar cerca de, por ejemplo, Sandra Paños, y seguir dentro de la selección. Al final, la mejora continua en el día a día me llevará a rendir mucho mejor.

«Cuando llegué a la Real tenía unas metas y la realidad, con 22 años, lo está superando todo»

- Una derrota en los últimos quince partidos. ¿Se han asentado en la zona noble de la Liga?

- Sí, pero también es verdad que cada día es más difícil ganar partidos y seguir sumando. En ese sentido se nota que hemos madurado. Las jugadoras nos conocemos mucho más que a principio de temporada y se nota en el juego. Sabemos cuándo tenemos que dar un pase al pie, o a la espalda, o uno más profundo. Si el equipo mantiene el bloque, al ser joven, tendrá un futuro muy bueno.

- ¿La mala dinámica entre octubre y diciembre ha servido de aprendizaje?

- Por supuesto. Al final fue un golpe bastante duro del que nos costó levantar la cabeza. A pesar de estar trabajando cada día veíamos que los resultados no nos acompañaban. Pero gracias a eso el equipo ha crecido y ha aprendido de las experiencias vividas. Nos hemos unido más y me atrevería a decir que somos un grupo humano mucho más cercano que se entiende mejor en el campo.

- ¿Con qué mentalidad afrontan estos últimos cuatro partidos?

- Nuestro objetivo es terminar la Liga lo mejor posible, pero no solo en cuanto a puntos y clasificación, sino también en cuanto a sensaciones, que es lo que nos va a servir para después el 11 de mayo poder hacer un gran partido y disputar esa final de Copa tan soñada.

- ¿Piensan mucho en ella?

- Hablando por mí, yo sí que pienso en la final de Copa cada día. Cada semana trabajamos para conseguir los tres puntos en Liga, pero el objetivo es llegar lo mejor posible a ese día. Es la fecha marcada por todas las jugadoras del equipo.

- ¿Ansiedad para que llegue el día?

- No. El fútbol tiene sus tiempos. La Liga los marca cada semana con partidos diferentes y estos cuatro que restan nos van a venir de lujo para poder competir y entender nosotras cómo vamos a poder llevar el ritmo del partido el 11 de mayo. Todo aprendizaje que nos llegue hasta ese día será superpositivo y nos valdrá, depende de las circunstancias que se den, para jugar de una u otra forma.

- Y después, para culminar la gran temporada, llegará el Mundial...

- Es algo en lo que también pienso y la cabeza la tenemos que tener también en ese Mundial de Francia. Lo mejor es trabajar cada día y seguir rindiendo al máximo para que el día en el que el seleccionador ofrezca la lista final puedas escuchar tu nombre.

«Somos un equipo muy joven y, si se mantiene el bloque, tenemos un futuro muy bueno »

- Supondría un premio muy grande al trabajo del día a día...

- Sí, pero el día en el que escuche el nombre, si es que lo escucho, en ese momento servirá como un punto más de motivación para seguir trabajando e ir a la concentración y a esas semanas de preparación lo más motivada posible.

- La semana pasada disputaron dos amistosos, en los que el seleccionador Jorge Vilda apenas hizo rotaciones y usted no disfrutó de minutos. ¿Decepcionada?

- Al final el seleccionador es él y es su responsabilidad hacer que el equipo rinda al máximo, y para eso tiene que hacer las pruebas necesarias. Nosotras vamos a entrenar y a dar lo mejor de nosotras mismas, y luego es él quien decide qué once poner y qué jugadoras sacar. Nosotras estamos para eso. A plena disposición de jugar, entrenar, estar en el banquillo, animar y aportar donde sea.

- Hace cinco años, cuando debutaba con el primer equipo, ¿se imaginaba estar hablando ahora de una final de Copa, de la selección y del Mundial?

- La realidad lo está superando todo. Cuando llegas a la Real te pones unas expectativas y unas metas, pero no pensaba que superarían tanto lo que estoy consiguiendo. Todavía tengo 22 años y tengo mucho tiempo para mejorar, y sobre todo, de rendir muchísimo mejor.