MVP de la final

Mariasun hizo muy pequeña la portería de Los Cármenes

Mariasun hizo muy pequeña la portería de Los Cármenes

O. TORO

Es el puesto menos agradecido del fútbol. Que se lo pregunten si no a Lola Gallardo, la portera del Atlético, que terminó el partido llorando desconsolada sobre el césped. Era lógico porque había fallado de manera estrepitosa en el primer gol de la Real. Y ese gol, muy probablemente, cambió el sino de la final. Porque ¿quién sabe lo que hubiera pasado si Gallardo hubiera atrapado ese balón? Quizá no estaríamos hablando de lo que estamos hablando. Da igual las paradas que hizo después, porque ese error será recordado.

Pero el puesto de portera también puede ser el más agradecido. También puede ser el que se lleve muchos de los focos de un partido. El que cope titulares. El que se lleve las fotos más espectaculares.

Y si la cruz en Los Cármenes fue para Gallardo, la cara cayó del lado de Mariasun Quiñones. ¡Y vaya cara! Fue elegida mejor jugadora del partido con todo merecimiento. El primer tiro que le lanzaron, a pesar de su buena colocación y estirada, fue para dentro. Pero a partir de entonces, la internacional lo paró absolutamente todo. Y no es una exageración. Uno empezó a contar todas las intervenciones que hizo la de Hondarribia, pero tuvo que parar porque era imposible llevar la cuenta.

Lo más importante a la hora de calibrar la actuación de una portera suele obligar a hablar de la seguridad. Quiñones atrapó cada balón que voló por el área y blocó los lanzamientos que le fueron al cuerpo.

Pero no solo estuvo segura, también realizó brillantes paradas llenas de reflejos. ¿Cuántos mano a mano sacaste Mariasun? ¿Cómo sacaste de quicio a las jugadoras del Atlético? Con seriedad, con agilidad, con trabajo, mucho trabajo. Siempre se habla de las delanteras, pero ayer la portera ganó media final.