arizmendi

Real Sociedad Más madera para Imanol con la idea de reforzar la parcela ofensiva

La versatilidad es una de las características que comparten los fichajes que está llevando a cabo este verano la Real

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

Versatilidad y juego asociativo son algunas de las características que está fichando este verano la Real. Mohamed-Ali Cho y Brais Méndez, además de ser zurdos, comparten esa gran cualidad de poder encajar en diferentes posiciones sobre el terreno de juego. No se hipotecan a una demarcación en concreto, lo que confiere más posibilidades a Imanol a la hora de diseñar una alineación.

Además, ambos futbolistas destacan por su capacidad de practicar un fútbol combinativo, sobre todo el gallego, algo innegociable en el ADN txuri-urdin. Take Kubo y Bryan Gil también cumplen estos parámetros, por lo que no debe extrañar a nadie que la dirección deportiva haya puesto su mirada en estos jugadores.

Tal y como reconoció a este periódico Vicente Moreno, el entrenador de Kubo en el Mallorca durante la temporada 19/20, el madridista «puede jugar en las tres posiciones de ataque». Tanto por dentro, como por las bandas. «Dependiendo del dibujo de la Real, que puede jugar con pivote y dos interiores, también puede actuar en esa posición de interior». Silva y Brais Méndez son otros de los candidatos a figurar en zonas intermedias, pero el japonés también puede desenvolverse en cualquiera de las dos bandas e incluso como delantero.

Si Kubo se parece más a Brais Méndez, Bryan Gil tiene un perfil más similar al de Cho. El del Tottenham es un jugador de banda puro, de los que cada vez escasean más en el fútbol. Su área de mayor influencia es el costado izquierdo, aunque también puede jugar por la derecha. La Real no anda sobrada precisamente de muchos hombres por fuera. Sin Oyarzabal, al que no se le espera en todo el año, y con Barrenetxea volviendo aún de la grave lesión que sufrió enero, el donostiarra ha iniciado la pretemporada a un ritmo inferior al de sus compañeros, Bryan Gil cubriría a la perfección ese vacío en el costado izquierdo.

Cho es ahora mismo el único extremo disponible en el primer equipo. Ander Martín y Djouahra son dos de los potrillos que también ocupan los carriles exteriores. Sola, a pesar de ser lateral, también podría jugar más adelantado si es necesario. Gil es un futbolista con mucha capacidad de desborde y que podría generar mucho desequilibrio por fuera. Dotaría de más recursos al juego blanquiazul, que acostumbra a crear más superioridades por dentro.

Pendientes del sistema

Imanol tendrá la última palabra para colocar estas piezas llegado el momento. La pasada temporada terminó empleando un sistema 1-4-4-2 con los cuatro jugadores del medio posicionados en forma de rombo y sin utilizar extremos, lo que brindaría más oportunidades de jugar a los centrocampistas. Rafinha y Silva compartieron muchos minutos sobre el campo de esta manera y algo parecido podría suceder con Brais Méndez y Kubo, en el caso de que llegue el japonés.

Si el entrenador de Orio decide volver al 1-4-3-3 inicial los extremos como Cho y Gil tendrían más opciones de jugar, mientras que los centrocampistas se encontrarían con más competencia para entrar en el once titular.