Real Sociedad

Llorente, Navas y Héctor Moreno, llamados a deshojar la margarita

Llorente, Navas y Héctor Moreno/j.m lópez/ unanue/ lusa
Llorente, Navas y Héctor Moreno / j.m lópez/ unanue/ lusa

Tienen propuestas para dejar la Real y deben trasladar al club si quieren seguir o poner fin a su etapa txuri-urdin. La Premier tienta a Llorente, la MLS y Catar quieren a Héctor Moreno, y un club de la Liga y otro inglés pretenden fichar a Navas

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

No es un asunto baladí el que afecta al centro de la zaga. La Real Sociedad tiene hoy a seis jugadores que pueden desenvolverse en el puesto de central: Aritz, Llorente, Héctor, Navas, Sagnan y Le Normand. Pero entre que alguno todavía podría salir y otros tienen corta o nula experiencia en Primera, en la dirección deportiva de la Real Sociedad andan con la mosca detrás de la oreja. Porque el interés por Llorente de clubes de la Premier es real, Navas no termina de estampar su firma en el contrato para renovar porque también le llegan cantos de sirena desde Inglaterra y tiene una oferta de un club de LaLiga, y a Héctor, todavía de vacaciones por haber jugado la Copa de Oro, le tira la posibilidad de jugar en la liga estadounidense, la MLS, y también ha recibido una propuesta de Catar. De ellos depende. Es fácil que salga alguno de los tres.

Ante este escenario, aparecen Aritz, Le Normand y Sagnan, que a priori estaban llamados a jugar los minutos que no disputen los teóricos titulares, Llorente, Navas y Héctor Moreno. En función de los movimientos de mercado que todavía pueda haber, deberían pasar a un primer plano Sagnan, con las lógicas dudas de un debutante en la Liga, y Le Normand, un recién llegado. Menos incertidumbres hay con Aritz.

Así que el overbooking que hoy existen en el centro de la zaga, con seis jugadores para dos puestos, puede no ser tanto si se concretan las intenciones de los clubes que se han interesado por el estado contractual de Llorente, Navas y Héctor Moreno. La sombra de la duda es real. De hecho, los técnicos de Zubieta están muy encima, atentos a las evoluciones de los tres para tener decididos qué pasos dar en cada caso. Todos los escenarios están encima de la mesa de la dirección deportiva por lo que puede pasar. Sorprende porque después de mantener a todas las piezas importantes del centro del campo y reforzar la delantera con más artilleria que nunca en los últimos años, la línea defensiva iba a ser la que a priori menos cambios iba a sufrir. Puede que sea lo contrario.

En la Real Sociedad dejan entrever que no hay por qué alarmarse, que el centro de la defensa está bien cubierto pase lo que pase y que toda operación se hará con criterios deportivos y no económicos. El club no va a mover un dedo por dar salida a alguno, no hay necesidad de vender, y van a ser los jugadores los que decidan. Nunca saldrán más de dos de los seis.

Cláusula de 50 millones

De salir alguno, el que más papeletas tiene es Llorente por ser quien más mercado tiene desde que se ha asentado en el once en la Real y es uno de los habituales en las convocatorias de la absoluta. Y si eso ocurre se cree que Aritz puede suplirle con plenas garantías. Imanol está decidido a darle galones por la concentración, agresividad y capacidad de maniobra que ha mostrado cada vez que ha jugado. Tiene toda su confianza.

Llorente tiene contrato hasta 2022 y una cláusula de 50 millones. Fue fichado hace dos veranos por seis millones y su cotización actual según Transfermarkt, el portal especializado en la tasación de futbolistas, es de 17,5 millones. Por sus características de juego -rapidez, fortaleza aérea y valentía para jugar lejos del área- tiene muchos seguidores en la Premier.

Él será el que tenga que poner en la balanza si le tira más la Premier, en la que deberá hacerse un sitio para tener minutos, o si prefiere seguir en la Real Sociedad, donde tiene muchas posibilidades de ser el central referente y, por tanto, más opciones de ser convocado con la absoluta para la Eurocopa del año que viene. La Real solo le dejará salir si el club que le quiera fichar se acerca muy mucho a los 50 millones de su cláusula.

El caso de Navas es diferente. Roberto Olabe ya apuntó en su última comparecencia que la Real Sociedad trabajaba en darle un relevo en un plazo de dos años, así que si decide no firmar la propuesta de renovación hasta 2021 que tiene encima de la mesa, serán Le Normand y Sagnan los que tengan que dar un paso al frente antes de los plazos que maneja el club. En la Real no van a perder la cabeza por un jugador de 31 años al que las molestias de rodilla le persiguen en los últimos tiempos y en Liga solo entró 15 veces en el once en la pasada temporada.

Si Navas no renueva y decide salir de la Real Sociedad, hay confianza en Le Normand, al que Imanol conoce bien de su etapa en el Sanse. No es la idea de la Real darle esa responsabilidad nada más llegar al primer equipo pero todo podría ser. En los siete partidos de Liga y Copa que jugó en la última temporada, respondió con nota y en la Real no ocultan que Le Normand se ha adaptado al ritmo y juego mucho antes de lo que se preveía. Se ha reivindicado como un central de futuro por la sobriedad de su juego, la concentración con la que se maneja y su fuerza en las disputas.

Algo similar ocurre con Sagnan. En la Real Sociedad, desde el presidente Aperribay hasta Olabe, se ha pedido paciencia con él porque tiene que adaptarse en su primer año fuera de Francia y porque llega a una Liga que desconoce, pero hasta el momento la impresión que tienen los técnicos de él en los entrenamientos es altamente positiva y se entiende que puede rendir ya mismo, como por otra parte así debe ser cuando se incorporan jugadores de fuera en la Real. Se sabía que Sagnan, que es zurdo, tiene buen manejo del balón, pero lo que más ha sorprendido es su capacidad de mando a pesar de ser un recién llegado y tener veinte años.

Está por ver qué pasa con Héctor Moreno. Está muy a gusto en la Real Sociedad y tiene dos años más de contrato, pero nunca esconde que le tira la MLS, en la que juegan varios de sus compatriotas mexicanos. A la Real no le vendría nada mal que Héctor Moreno retrasara su salida hasta el mercado de invierno para ganar algo de tiempo con Le Normand y Sagnan. Lo ideal sería que en función de cómo respondan los dos en estos meses hasta enero, de cómo encajen en el estilo que imponga Imanol, la Real Sociedad pueda tomar un camino u otro. La pretensión del club es esperar a conocer cuál es su idea cuando aterrice en Zubieta después de sus días de descanso tras jugar con su selección. Habrá que ver cómo llega y cuánto tarda en coger la forma. Él quiere tener minutos para jugar el Mundial y quizás en la Real carezca de ellos. Tiene muchos números para salir.

Sin movimientos por ahora en el lateral izquierdo

En los laterales se está a la espera de ver la evolución en pretemporada de Gorosabel y Kevin. El primero apunta a una cesión porque Zaldua es fijo y para cualquier contingencia Imanol dispone ahí de Álex Sola, que debutó con buena nota contra el Leganés y estará cerca del primer equipo, bien custodiado por Xabi Alonso en el Sanse, y con la posibilidad siempre de sacar a Aritz a la banda.

En el otro lateral es donde puede haber novedades todavía. La Real quiere un jugador que ofrezca el poso que todavía no tiene Aihen Muñoz. Monreal sabe del interés de la Real desde hace tiempo y si sale del Arsenal recalará en Gipuzkoa. Reforzaría una posición que quedó huérfana hace dos años con la marcha de Yuri y en la que solo Aihen en los últimos meses ha logrado competir con éxito. A Olabe le gustaría complementarlo con otro futbolista de un perfil diferente. Que Kevin se haya pasado el curso en blanco por culpa de las lesiones ha aconsejado explorar esta vía. Los siguientes pasos dependerán de cómo respondan en pretemporada los dos. El internacional portugués renovó en febrero hasta 2022 y ha llegado en buen tono a Zubieta. Los técnicos están contentos con los dos.