Real Sociedad

Final de historia insuficiente para la Real Sociedad

Merino, Aritz, Oyarzabal y Héctor Moreno expresan su decepción al final del partido tras la derrota sufrida el sábado ante el Espanyol./ALCONADA
Merino, Aritz, Oyarzabal y Héctor Moreno expresan su decepción al final del partido tras la derrota sufrida el sábado ante el Espanyol. / ALCONADA

La Real Sociedad cierra la temporada fuera de Europa, aunque metida en la pelea hasta el último día | Entró en el último tercio del curso a tres puntos de Champions, pero la irregularidad, las lesiones y la poca aportación de las cesiones, han pesado

O. TORO

La temporada acabó para la Real Sociedad con otro partido que no quedará guardado en la memoria de los aficionados. Un partido en el RCDE Stadium contra el Espanyol en el que los locales ganaron 2-0 y dejaron a los realistas sin ninguna opción de jugar la próxima temporada en Europa. Los txuri-urdin ya están de vacaciones y van a tener tiempo de sobra para descansar y pensar en la próxima campaña. Es fácil decir, una vez pasado, que nadie quería jugar las previas de la Europa League, pero lo cierto es que ahora la afición estaría ilusionada pensando en los próximos rivales continentales.

Pero sin nada que llevarse a la boca en lo deportivo hasta finales del mes de agosto, cuando comience la nueva temporada, todos los focos van a estar puestos en la secretaría técnica de la Real Sociedad. Durante el curso dos jugadores que, en teoría, llegaban para marcar las diferencias como Theo o Sandro, no han aportado, ni de lejos, lo que se esperaba. Unos se irán y otros llegarán, y serán estos últimos los que determinen si la Real da ese salto que necesita para meterse en Europa.

Sí que importaba

Es lo primero que hay que dejar claro. No nos engañemos ni intentemos engañar a nadie. El séptimo puesto daba la opción de disputar la previa de la Europa League y, con ello, acceder a la fase de grupos de la segunda competición continental. Si no hay duda alguna de que jugar en Europa es el gran objetivo de cada temporada, tampoco hay duda de que acabar, al menos, en séptima posición, era la meta de esta campaña.

Siempre se ha dicho que no hay que mirar a lo que hacen tus rivales, pero de vez en cuando hay que echar un ojo a los que llevan otras camisetas para ser conscientes de lo que suponen las cosas. En el RCDE Stadium, cuando el árbitro señaló el final del partido, la afición perica protagonizó una invasión de campo que explica lo que supone estar, aunque sea, en las fases previas de Europa.

También se puede mirar al Sánchez Pizjuán, donde los jugadores del Athletic terminaron desolados porque dependían de sí mismos para ocupar esa séptima plaza, perdieron y se quedan sin competición continental cuando la tenían en sus manos. Europa importa y mucho. En cualquiera de sus formas.

Reflejo de la temporada

Todo lo que se tenía que dar en la última jornada de LaLiga se dio para que la Real Sociedad estuviera en Europa. Todo, menos que la Real ganara. Caer en Cornellá puede ser considerado como el último gran error de la temporada, pero más de cara lo tenían los espanyolistas, que se jugaban lo mismo y lo hacían como locales. Sea como fuera, lo cierto es que el 2-0 del sábado fue el reflejo de lo acontecido a lo largo del curso.

Un curso en el que la irregularidad ha sido la bandera de esta Real Sociedad. Y es que después de ganarle a un Getafe que se estaba jugando la Champions, al Alavés en el derbi de Mendizorrotza y pasar por encima del Real Madrid en Anoeta, cuando más cerca volvía a estar el sueño europeo, los txuri-urdin volvieron a hacer de las suyas.

¿Buena o mala?

Es el eterno debate en el entorno de la Real. ¿Cómo ha sido la temporada? ¿Buena o mala? No se puede hablar de fracaso cuando has dejado a once equipos por detrás y has peleado hasta el último día por entrar en Europa. ¿Decepcionante? Quizá sí. Las decepciones llegan cuando uno no alcanza las metas que se ha fijado y lo cierto es que la Real Sociedad quería estar en la Europa League la próxima temporada y no estará. Oyarzabal pidió perdón tras la derrota contra el Espanyol y si uno de los capitanes cree que la afición merece estas palabras, por algo será.

Theo y Sandro han acabado superados por dos canteranos como Aihen y Barrenetxea

En Anoeta no se le ha ganado a ninguno de los equipos que han perdido la categoría

Pero entre el suspenso y la matrícula de honor hay más notas y cada uno pondrá la que le plazca, pero hay que recordar un dato. En la jornada 24 la Real le ganó 3-0 al Leganés con dos goles de Oyarzabal y uno de Willian José. Con los tres puntos sumados, los realistas se colocaron en séptima posición con 34 y a solo 3 de la Champions. Así es como encaró la Real Sociedad el último tercio de la competición y eso no está nada mal.

Lesiones y cesiones

Dicen los entrenadores que las lesiones nunca pueden servir como excusa, pero tampoco se pueden obviar. La Real Sociedad, mereciéndolo o no, jugando mejor o peor, llegó al tramo decisivo de la temporada bien colocada. Y en este tramo final, Imanol Alguacil ha sufrido las lesiones de jugadores tan importantes como Illarramendi, Zurutuza, Januzaj, Zubeldia, Llorente o Sangalli. Y a las lesiones hay que añadir que en un club con la filosofía que tiene la Real, no se puede fallar con las incorporaciones. Esta temporada han sido dos los hombres señalados, Theo y Sandro. Uno llegó cedido por el Real Madrid y el otro por el Everton. El lateral izquierdo ha acabado relegado al banquillo por un chaval del Sanse como Aihen Muñoz y el delantero, que no ha marcado un solo gol en competición oficial, ha visto como Ander Barrenetxea, a sus 17 años, le adelantaba por derecha e izquierda.

La factoría de Zubieta sigue dando sus frutos, pero de cara al próximo curso volverán a llegar foráneos y hay que acertar. Jugarán con la Real SociedadÁlex Remiro y Modibo Sagnan. También interesa Borja Mayoral y a buen seguro que aparecen más nombres en las próximas fechas. En los fichajes (o cesiones), no se puede fallar.

El efecto Anoeta

El gran fichaje de la temporada, sin lugar a duda, ha sido Anoeta y la grada Aitor Zabaleta. El ambiente vivido en el partido contra el Real Madrid sirve para comprobar todo lo que puede darle al equipo su nueva casa. Pero también es cierto que los resultados de la Real ante su público no han sido buenos. La afición txuri-urdin tuvo que esperar hasta el sexto partido en Anoeta para ver ganar a su equipo, fue en la jornada 13 y ante el Celta. Esta campaña, los realistas solo han conseguido siete victorias como locales, han perdido seis partidos y empatado otros seis. La Real Sociedad no ha sido capaz de ganar en Anoeta a ninguno de los tres equipos que han descendido, Girona, Rayo y Huesca, y solo con ese poco de más, la historia sería bien diferente. Pero es la que es y tiene un final insuficiente.