Take Kubo, en Almería. / afp

Almería 0-2 Real Sociedad La Liga se vuelve 'a fumar' una asistencia de Take Kubo

El atacante japonés fue el que envió el balón al área con un pase raso en el gol de Silva, pero al haber desviado el balón Babic ligeramente no le cuenta como pase suyo

Eneko P. Carrasco
ENEKO P. CARRASCO Donostia

No hay manera. La Liga ha vuelto a hacer 'rabiar' a Takefusa Kubo (Kawasaki, Japón, 2001), que este domingo ya se quejó -medio en serio, medio en broma- ante los micrófonos de la televisión en el postpartido ante el Almería de que «se han fumado» una asistencia suya en el Real Sociedad - Osasuna.

La ficha del partido disputado este domingo en el Power Horse Stadium apunta, esta vez con acierto, que el gol de Silva no tiene un asistente determinado. Y es que, en efecto, el pase raso de Take Kubo en el gol de David Silva es interceptado ligeramente por Babic, quien desvía un poco el cuero antes de que el centrocampista canario lo controle y lo mande a las redes.

Como tal, por lo tanto, no se puede considerar como asistencia, aunque al jugador txuri-urdin no le haya hecho excesiva gracia. Lo que no tiene una explicación clara es por qué el pase que le dio a Brais Méndez en el 1-0 del Real Sociedad-Osasuna (2-0) de Nochevieja no ha contado como una asistencia, cuando sí lo es. En la acción que abrió el marcador del partido ante los navarros Kubo y el centrocampista gallego hacen una gran jugada combinativa entre ambos que el ex del Celta acaba convirtiendo en gol.

Un futbolista importante

Más allá de las estadísticas del japonés, lo único realmente importante es que el rendimiento del exjugador de Mallorca, Real Madrid o Getafe en la Real Sociedad, a donde llegó en verano, está siendo sobresaliente. Su adaptación al vestuario es total y en el cuerpo técnico están encantados con su actitud en Zubieta a diario y con su fútbol los fines de semana.

Los fríos números indican que esta temporada Take Kubo ha marcado dos goles -los dos en Liga- y ha repartido cuatro asistencias -cinco si contaran la que le dio a Brais ante Osasuna-, pero la realidad es que su aportación va mucho más allá de los datos cuantificables. Su capacidad de trabajo en fase defensiva, su verticalidad, su atrevimiento para desbordar, su velocidad, su habilidad para asociarse con sus compañeros... todo esto le convierte en uno de los activos más valiosos del plantel txuri-urdin esta campaña.