Europeo sub21

La lesión de Oyarzabal se queda en un susto

Mikel Oyarzabal trata de robarle el esférico a Patryck Dziczek en el partido en el que sufrió el esguince en su tobillo derecho. /EFE
Mikel Oyarzabal trata de robarle el esférico a Patryck Dziczek en el partido en el que sufrió el esguince en su tobillo derecho. / EFE

El extremo eibartarra solo sufre un esguince de grado I y podría incluso llegar a la semifinal del jueves | El parte médico descarta en una primera exploración una dolencia de gravedad del jugador,que lleva una temporada maratoniana de partidos

Imanol Lizasoain
IMANOL LIZASOAIN

Mikel Oyarzabal ha sido uno de los pocos jugadores de la plantilla txuri-urdin que no ha sufrido una lesión muscular esta pasada temporada. La columna vertebral de la Real ha padecido numerosas bajas. Desde la defensa hasta la delantera pasando por el centro del campo. El eibartarra se ha librado de pasar por la enfermería blanquiazul, pero sus piernas le dieron un buen susto el sábado después de 55 partidos y 4.447 minutos sobre el terreno de juego.

Corría el minuto 53 del choque contra Polonia cuando el '11' de la selección sub21 hizo un esfuerzo para llegar a un balón que se perdía por línea de fondo. Oyarzabal se tiró al suelo para rebañar el esférico con su pierna izquierda y cuando ya se estaba levantando del verde su pie derecho sufrió una fea torcedura de fuera hacia adentro. El gesto de dolor fue inmediato y el extremo txuri-urdin abandonó el verde del estadio Renato Dall'Ara de Bolonia entre lágrimas y en camilla. A lo largo de esos 50 minutos que estuvo sobre el campo le dio tiempo a marcar el segundo de los cinco tantos que los de Luis de la Fuente le hicieron al combinado polaco.

Pese a la terrible torsión que sufrió su tobillo derecho y las ostensibles muestras de dolor con las que abandonó el terreno de juego -fue sustituido precisamente por Borja Mayoral, que a la postre marcaría el definitivo 5-0- todo parece haber quedado en un susto y Oyarzabal podría ser incluso de la partida en las semifinales del próximo jueves, que aún están por definir. El parte médico de la selección reza lo siguiente: «Esguince de grado I en su tobillo derecho. Se ha descartado que el jugador sufra una lesión de gravedad y se ha comenzado un tratamiento médico dirigido a ayudar a su recuperación». El periodo de recuperación para ese tipo de lesiones oscila entre los dos y los tres días.

Sus números

4.447 minutos.
Oyarzabal ha batido su récord de minutos desde que llegase al primer equipo txuri-urdin hace ya cuatro temporadas.
55 partidos.
Solo se ha perdido el encuentro de liga contra el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano por una gastroenteritis.
81 minutos por partido:
El txuri-urdin ha completado más del 88% de los 5.040 minutos que podría haber disputado esta temporada.
14 encuentros con la sub21:
También ha jugado un partido con la absoluta.

Como puede apreciarse en la imagen inferior de la derecha, Oyarzabal se encuentra de pie celebrando junto a sus compañeros el pase a las semifinales. En dicha instantánea se le puede ver sonriente y sin ningún tipo de vendaje, muletas o hielo en la parte afectada. El capitán txuri-urdin abandonó el estadio por su propio pie y en una primera observación no se apreció una gran hinchazón en la zona afectada.

Varios expertos especularon con la posibilidad de que Oyarzabal tuviese afectada la sindesmosis del tobillo (tibioperonea distal), una lesión que sufrió Joseba Zaldua en sus propias carnes esta temporada contra el Valencia y que le mantuvo alejado de los terrenos de juego al menos dos meses. Kevin Rodrigues y Adnan Januzaj también han sido dos de los futbolistas realistas que se han visto afectados por esta dolencia, aunque en el caso del belga sin daño alguno. Se trata de una lesión en la unión articular entre la tibia y el peroné a la altura del tobillo. Si finalmente se hubiese confirmase dicha lesión, el eibartarra hubiera tenido que decir adiós al Europeo sub21. Se hubiese perdido la semifinal del jueves y también la final del domingo si España consiguiese acceder a ella. Asimismo, la pretemporada con la Real también podría haberse visto comprometida y hubiese arrancado la campaña 2019/20 con muy pocos kilómetros en sus piernas.

Precisamente de kilómetros en sus piernas sabe mucho el extremo eibartarra. Y es que Oyarzabal solamente se perdió un solo partido de liga la pasada temporada. Fue en el Wanda Metropolitano y Asier Garitano no pudo contar con él por una gastroenteritis. El capitán realista ha jugado 55 de los 56 partidos oficiales de los que se ha compuesto su temporada hasta la fatídica noche del sábado en la que sufrió la ya mencionada torsión de su tobillo derecho. Solo en dos de esos cincuenta y pico partidos Oyarzabal no saltó al verde de inicio y en más del 60% de esos encuentros el realista jugó los 90 minutos. 41 de esos encuentros los ha disputado vistiendo la camiseta blanquiazul (3.496 minutos), 14 con la sub21 y tan solo un partido con la absoluta. Si ponemos en práctica nuestros escasos conocimientos estadísticos y sacamos la media por encuentro, vemos que el '10' txuri-urdin ha jugado 81 minutos por partido. Más del 88% de los 5.040 minutos que podría haber disputado. Además, desde que Oyarzabal llegase al fútbol de élite, -esta ha sido su cuarta temporada en Primera División- la 18/19 ha sido la campaña en la que más minutos ha sumado a sus piernas. En la 16/17 también jugó la friolera de 45 partidos, acercándose a las cifras de este año.

Oyarzabal es un jugador fuerte y robusto. Apenas ha sufrido lesiones graves desde que subiese al primer equipo txuri-urdin. El mayor periodo de inactividad del eibartarra fue en la temporada 2017/18. Estuvo 17 días alejado de los terrenos de juego y se perdió cuatro partidos de liga.

La parroquia txuri-urdin continúa a la espera de que las pruebas médicas arrojen algo de luz sobre la posible lesión en su tobillo derecho.

Los Juegos de Tokio 2020

España no solo logró el billete para disputar las semifinales de la Eurocopa sub21, los hombres de Luis De La Fuente, seleccionador de España, también lograron el billete para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. De la Fuente consideró que vivir los juegos de Japón el próximo verano será «una experiencia única» para sus jugadores. «Es una cita histórica para una generación tan brillante. Estamos tremendamente ilusionados y es justo que estos futbolistas tengan la posibilidad de vivir unas Olimpiadas, un evento único», afirmó el de Haro. «Tienen muchas posibilidades de demostrar al mundo entero todas sus capacidades futbolísticas. Será una experiencia única».

Temas

Fútbol