Borrar
Barrene conduce la pelota vigilado de cerca por Tchouaméni. F. de la Hera
Muy largo, muy lejos
El afilador

Muy largo, muy lejos

El último tercio del campo fue un misterio para una Real sin filo, que no tuvo ninguna claridad para generar peligro

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 27 de abril 2024, 08:16

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Pasó el Madrid por Donostia camino de Múnich, recogió los puntos y siguió para Alemania. Fue desmoralizador para la Real, a la que el partido se le hizo largo. No porque durase mucho, sino porque no encontró la manera de llegar al área blanca. El ...

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios