Real Sociedad

Los jugadores realistas tampoco lo ven claro

M.G. SAN SEBASTIÁN.

De esta manera, el cuadro realista ha vivido hasta ahora de sus actuaciones fuera de casa, donde ha sabido explotar mejor su condición de ser un equipo más de reacción que de acción. Además del reseñado triunfo en Villarreal, pudo ganar a otros dos equipos en problemas como el Huesca (0-1) y el Athletic (1-3), así como en Levante (1-3), en una gran remontada antes del parón de noviembre en la que mostró todo el potencial que se le presume.

Sin embargo, dos derrotas consecutivas en las últimas salidas ante Betis y Getafe, ambas por la mínima (1-0), desataron de nuevo unas dudas que se creían enterradas tras enlazar dos victorias consecutivas, al ganar después al Celta en Anoeta y eliminar al conjunto vigués de la Copa.

En estos meses, Garitano ha tratado de buscar un acercamiento a los jugadores en la propuesta para adaptarse a sus condiciones sin renunciar a la esencia de su idea. El problema es que en el fútbol esa línea es tan fina que es complicado mantener el equilibrio y si antes no sabíamos a qué jugaba esta Real, ahora mucho menos.

Varios pesos pesados del vestuario como Illarramendi y Zurutuza se reunieron con el técnico bergararra para intercambiar impresiones de lo que estaban haciendo sobre el campo, algo a lo que ambas partes no dieron mayor trascendencia. Desde esa adaptación mutua entre plantilla y entrenador pareció repuntar la Real antes de enlazar estas cuatro derrotas consecutivas.

 

Fotos

Vídeos