Real Sociedad

Jokin Aperribay: «Olabe, Garitano y el nuevo Anoeta nos van a permitir ahondar en la filosofía y hacer una Real Sociedad más grande»

Jokin Aperribay: «Olabe, Garitano y el nuevo Anoeta nos van a permitir ahondar en la filosofía y hacer una Real Sociedad más grande»

El presidente de la Real Sociedad defiende la nueva dinámica de trabajo que se va a implantar en Zubieta con Olabe en la punta de la pirámide

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

El presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay (Deba, 1966), se expresa con pasión al explicar qué busca el club con las incorporaciones de Roberto Olabe y Asier Garitano, y las nuevas caras que conformarán la renovada estructura de Zubieta. Entre hoy y mañana, Aperribay pasa revista al momento actual del club, con incidencia en la remodelación de Anoeta y la configuración del equipo para la próxima temporada.

- ¿Por qué no hay manera de encontrar la estabilidad en el banquillo? Otra vez, en esta última temporada, un entrenador, Eusebio, ha salido del club. ¿Los resultados son solo los que deciden?

- Esa no tiene que ser siempre la solución. Cada semana tenemos una opinión del entrenador en función de los resultados y nos gustaría cambiar esa idea. La Real Sociedad ha tenido 22 entrenadores en las últimas 24 temporadas y el camino no es ese. Cuando los resultados no se dan en el campo es culpa de muchos, no sólo del entrenador. Nos gustaría que el trabajo fuera colectivo y que el empeño y la responsabilidad también, por eso el cambio de rumbo con las incorporaciones de Roberto (Olabe) y Asier (Garitano).

Las frases

«Queremos que el día a día en el primer equipo se parezca a la intensidad y ganas de trabajo del Sanse» EXIGENCIA

«Muchas veces hemos entendido que la formación de un jugador acaba en el primer equipo y no es así» CRECIMIENTO CONTINUO

«El cambio de personas en el primer equipo puede ser bueno para alterar dinámicas y hábitos» NUEVO STAFF TÉCNICO

«Las conversaciones con Olabe empiezan en febrero y con Asier en abril. Hemos hablado largo y tendido» DIRECTOR DEPORTIVO Y ENTRENADOR

«Roberto López, nacido en 2000, va a ser jugador del Sanse la próxima temporada» NUEVA PERLA EN LA CANTERA

«Se trata de que los jugadores sepan cuáles son sus puntos débiles para paliarlos con trabajo» NUEVA FILOSOFÍA EN ZUBIETA

«El jugador se va a enfrentar a la realidad: a saber que jugar en la Real es una responsabilidad» VALORES

- En esta ocasión, a diferencia de otras veces, el nuevo entrenador Garitano ha llegado después de una etapa de reflexión del club y no ha llegado deprisa y corriendo como en su día Moyes y Eusebio.

- Ambos llegaron en torno a noviembre, con la Liga en marcha, y no queríamos tropezar en la misma piedra. Teníamos claro en el momento que decidimos no seguir con Eusebio que no íbamos a escoger un entrenador que no fuese de la casa. Queríamos planificar la siguiente temporada con tiempo y no decidir de forma apresurada de una semana a otra quién podía ser el técnico de futuro.

- ¿Barajó la Real Sociedad la posibilidad de dejar a Imanol en el banquillo esta temporada?

- Sí (rotundo). Lo estuvimos pensando hasta el final, era una hipótesis en la que trabajamos, pero pensamos que para la Real Sociedad era mejor mantenerlo en el club, fuera del primer equipo. Imanol viene realizando un muy buen trabajo en el Sanse y entendemos que es importante que siga en ese cargo para que el resto de equipos de la cantera reproduzcan esa misma metodología. Y digo más: queremos que el primer equipo se asemeje un poco a ese Sanse ejemplar en cuanto a capacidad de trabajo e intensidad. El día a día en el primer equipo queremos que se parezca más a lo que está ocurriendo en el Sanse. Insisto en que el cambio lo hicimos pensando en el futuro, no es una idea de un día sino que viene desde hace tiempo.

- ¿Desde que Olabe se incorporó a la Real Sociedad y acabó presentando su dimisión en apenas unos meses?

- Efectivamente.

- ¿Y qué busca la Real Sociedad?

- Queremos ahondar en nuestra filosofía y para eso tenemos que dar un salto cualitativo, para que la Real Sociedad siga siendo lo que es y para que Zubieta siga produciendo muchos jugadores. En el fútbol actual muchos clubes aspiramos a estar en Primera División y podemos entrar en una peligrosa dinámica en la que bajar y subir sea más fácil de lo que ocurría hace años. Nosotros no queremos correr ese riesgo, queremos hacer la Real todavía más grande, más ambiciosa, y entendemos que el camino tomado es el que nos puede llevar a eso. Olabe, Garitano y el nuevo Anoeta nos va a permitir ahondar en la filosofía y hacer una Real Sociedad más grande.

- ¿El nuevo rumbo era imposible tomarlo con Lorenzo Juarros?

- No diría eso sino que este consejo de administración entiende que es momento de apostar por algo más que una dirección deportiva y pensar en global, en una dirección de fútbol. Pensamos en el futuro desde las personas, la responsabilidad, la formación de los equipos de trabajo, la asignación de las funciones, en ser capaces de escoger muy bien los procesos individuales de los jugadores...

- Y eso llevado al terreno, ¿en qué se traduce?

- Muchas veces hemos entendido que la etapa de formación de un jugador acaba cuando sube al primer equipo y eso no es así. Nos tiene que preocupar más cuál es el plan individual de cada una de esas personas. Hablamos mucho del premio, entendemos por error que entrar en Europa es una obligación y no hacerlo es un fracaso, pero en la Real Sociedad nos queremos preocupar del camino. Lo que más nos ocupa es ver cómo muchos jugadores del Sanse y de la primera plantilla terminan siendo jugadores de alto rendimiento. Ahora mismo la Real tiene quince-dieciséis jugadores de los que preocuparse de su último paso individual para que su rendimiento en el primer equipo sea notable. Ese tiene que ser nuestro principal objetivo porque si eso ocurre la Real va a tener un buen resultado en el campo y nos va a llevar a tener ser más fuertes en el apartado social y económico.

- Pienso en Guridi, Kevin o Bautista que han llegado en los últimos meses el primer equipo y que por hache o por be no tienen minutos y pierden el tren. ¿Se refiere al trabajo con esos jugadores?

- Y a Aritz Elustondo, Zubeldia, Capilla, Sangalli... El fútbol está cambiando. Hoy se puede acceder a muchos jugadores de forma más sencilla que antes y si nosotros queremos ahondar en nuestra filosofía, ascendiendo al primer equipo a los jugadores del Sanse que tienen entre 20 y 23 años, su formación no puede acabar ahí, debe continuar. Y hay que mentalizar a los jugadores.

- En los últimos años más de un jugador de la cantera de la Real que ha llegado al primer equipo ha entendido todo lo contrario: ya no se le podía toser.

- Eso es lo que queremos cambiar con la llegada de Olabe y los cambios que se están haciendo en Zubieta.

- ¿El consejo ha dado carta blanca a Olabe para hacer y deshacer en Zubieta?

- Todos los movimientos son fruto de las conversaciones que hemos mantenido, no tanto en lo referido a personas determinadas, pero sí en la dirección que la Real Sociedad tiene que tomar. Es el futuro. Para ello se ha estimado que un cambio de personas en torno al primer equipo podía ser bueno para cambiar dinámicas y hábitos, traer algún método nuevo, para buscar la exigencia del día a día.

- La llegada de personas nuevas a Zubieta está haciendo también que se prescinda de otras. ¿No es muy arriesgado tanto cambio?

- Las empresas en general están en una mejora constante y la Real Sociedad también tiene que estar preocupada en en esa mejora constante. Hay caras nuevas pero lo que nos preocupa es que los jugadores que salgan de Zubieta tengan mucho y buen resultado. Tenemos que poner los mejores técnicos y los mejores medios para que nuestros canteranos que salen de Zubieta se consoliden en el primer equipo. Eso es lo que nos tiene que preocupar enteramente: que esos jugadores se consoliden. Pero no solo esos jugadores que antes he citado sino también los de las generaciones del 1999, 2000 y 2001 que están cerca. Hay jugadores como Roberto López, del 2000, que el año que viene va a estar en el Sanse.

- ¿Olabe ha sido el que ha puesto los nombres del staff técnico del primer equipo encima de la mesa del consejo de administración?

- Olabe y Asier. Insisto en que todo es una decisión de club. Cuando cambiamos la dirección deportiva por una dirección de fútbol ya estábamos apuntando un camino. Va a tener incidencia en todo el club, no solo en el primer equipo. Vamos a intentar que se haga desde la metodología, desde el trabajo diario, porque las condiciones económicas alrededor del fútbol han cambiado y porque nosotros tenemos que ser fieles y muy leales a nuestra filosofía. Estamos convencidos.

- El técnico Garitano insistía también en que iba a ser implacable en el trabajo diario.

- Es que las conversaciones con Olabe empiezan en febrero y con Asier en abril. Hemos hablado largo y tendido al respecto.

- ¿Qué va a cambiar con la llegada de tanta gente nueva?

- Buscamos que desde el punto de vista técnico-táctico y condicional incidamos en el ámbito grupal y más en el individual con planes de mejora. Cómo mejorar tácticamente, técnicamente, físicamente y emocionalmente en los jugadores. ¿Qué es eso? Los técnicos hablan de saber cómo aprovechar mejor los espacios, la profundidad, las transiciones, los duelos, la fuerza, la resistencia... La mejora individual enfocada al grupo es en lo que vamos a incidir. Vamos a cambiar un poco la estructura y por ahí van a venir unidades de trabajo que van a actuar de manera transversal. Afecta más al edificio Gainditu (el del primer equipo en Zubieta) que al Gorabide (el de la cantera).

- ¿Significa que cada jugador va a seguir una línea de trabajo personalizada? No me puedo creer que hasta ahora no se hiciera.

- Sí se hacía, pero ahora lo haremos de forma diferente. Hasta ahora los indicadores se manejaban desde el punto de vista colectivo y no tanto desde el individual. Es intentar cambiar determinadas dinámicas para que la evolución y el resultado de los primeros años de los futbolistas en el primer equipo sean todavía mejores.

- (Hace una pausa)

- Lo que no podemos hacer es estar convencidos de que eso está ocurriendo en el fútbol moderno y mirar para atrás para decir que no salen jugadores de Zubieta o sí salen jugadores de Zubieta. ¿Rubén Pardo podía haber tenido un umbral de mejora en sus años en el primer equipo? No solo podía sino que debía haberlo tenido. ¿A Aritz Elustondo, nacido en 1994, le puede venir bien un plan de mejora táctico-físico para establecerse en el primer equipo y ser competitivo durante diez años? ¿Bautista? Hay otros jugadores como Oyarzabal y Odriozola cuya adaptación ha sido muy rápida, meteórica, pero pueden necesitar también mejorar determinados aspectos. Quizás no van a tener un plan exhaustivo pero sí un plan de mejora individual. Se trata de que los jugadores sepan fuera del campo cuáles son sus puntos débiles a mejorar.

- Pero eso está inventado hace mucho en otros deportes. Insisto, ¿me sorprende que estemos con eso a estas alturas y no antes?

- No sé qué se ha hecho en otros deportes, pero sí sé que estamos apostando por eso en 2018 porque antes el fútbol esperaba más a los jugadores. Hoy se exige rendimiento máximo en cada partido. Se ha pensado mucho en la mejora colectiva antes que la individual y ahora lo que queremos es poner las dos al mismo nivel.

- ¿El jugador se va a sentir más exigido?

- Es posible.

- Tengo la sensación que el jugador que no siga ese camino se va a quedar atrás.

- Eso buscamos, que desde el minuto uno el jugador se enfrente a la realidad, que sepa que siempre debe seguir aprendiendo y que jugar en la Real Sociedad es una responsabilidad. Desde el minuto uno el jugador va a saber que tiene un plan preparado para tener éxito. La meta no es llegar, la meta es la Real Sociedad.

- Para el jugador habituado a una dinámica de trabajo similar durante años va a resultar todo un choque. Los hay que están acostumbrados a una hora y media de campo al día y poco más.

- Eso no hacen estos jugadores porque llegan a Zubieta a las nueve de la mañana y se marchan a las tres de la tarde. Le voy a decir más, si eso fuera así no seríamos el único equipo de Primera que de Segunda ha pasado a jugar tres veces en Europa. No hay otro caso en la Liga española que estando en 2008/09 en Segunda haya estado en Champions y dos veces en Europa League. Mal no se han hecho las cosas en los últimos años. Eso no quita para que seamos conscientes de que hay que mejorar. Nosotros podemos decir que la Real Sociedad ha sacado a Oyarzabal y a Odriozola y nos podemos echar a dormir, pero no queremos eso; queremos que a esos dos jugadores se sumen otros capaces de consolidarse en Primera.

- ¿Hay algún club en el que se mire la Real para llevar adelante esta vuelta de tuerca?

- En todos y en ninguno. Es un camino que tomamos porque estamos convencidos. Nos remontamos dos años cuando tomamos la decisión de incorporar a Roberto (Olabe), pero no se quedó, hicimos después un año extraordinario y ahora hemos retomado la idea que teníamos. De Zubieta, en los últimos diez años, han salido jugadores como Griezmann, Illarramendi, Oyarzabal, Zurutuza, Agirretxe y Prieto, entre otros, pero no podemos quedarnos de brazos cruzados, tenemos que insistir.

- ¿Son suficientes las instalaciones de Zubieta para lo que buscan?

- Es como todo en la vida: nos queda mucho para ser mucho mejores, pero tenemos que insistir en ello. Zubieta tiene unas instalaciones magníficas, posiblemente se incida en los los gimnasios porque los nuevos preparadores físicos van a insistir de forma clara en la mejora de la fuerza. Al margen de la llegada de este nuevo equipo de trabajo se pretenden hacer inversiones a futuro: hay un proyecto para hacer un nuevo campo de hierba artificial, se amplirá el edificio Gorabide, cambiará algo el edificio del primer equipo... La Real tiene que trabajar mucho.

- ¿El trabajo del nuevo coach emocional va a ser esporádico o va a ser uno más en Zubieta?

- En Zubieta ya teníamos personas dedicadas al aspecto psicológico, pero eso va a cambiar. Imanol va a tener una dedicación plena porque también queremos ser los mejores en ese apartado emocional.

Más

 

Fotos

Vídeos