Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Real Sociedad

La Real Sociedad se encomienda al 'efecto Januzaj'

Adnan Januzaj lidera el grupo de blanquiazules para golpear el balón durante un entrenamiento de Zubieta./LUSA
Adnan Januzaj lidera el grupo de blanquiazules para golpear el balón durante un entrenamiento de Zubieta. / LUSA

Suma más del doble de puntos por partido cuando el belga es titular que cuando no figura en el once | En los once encuentros de Liga en los que jugó de inicio el cuadro realista promedió 1,90 puntos frente a los 0,87 de los 16 partidos en los que fue suplente o estuvo lesionado

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

Januzaj no lleva ningún gol esta temporada. Al menos en Liga, porque en Copa sí le hizo uno al Celta. Pero no los necesita para ser el hombre más influyente de la Real en ataque. Ese jugador que con su habilidad natural para el regate genera incertidumbre en el contrario y pone a sus compañeros en ventaja para que tengan más fáciles las cosas. Después de sumar únicamente un punto en las tres últimas jornadas, el cuadro txuri-urdin se encomienda a su magia para regresar el viernes a la senda del triunfo.

Y es que, en buena medida, se puede decir que la buena trayectoria que traían los blanquiazules con Imanol de nueve partidos de competición oficial sin perder se cortó en el entrenamiento del viernes 22 de febrero, cuando el belga cayó lastimado al suelo en un ejercicio de duelos individuales. Orientó el regate hacia su pierna no natural, la derecha, y al apoyarse tras el disparo sufrió una torsión en su tobillo derecho produciéndose un esguince que le ha impedido jugar ante Girona y Atlético y que obligó al técnico a dejarle en el banquillo en el Pizjuán por precaución. Ahora lo tendrá disponible para medirse al Levante en un partido que adquiere tintes de final en la pretensión de estirar el sueño europeo lo máximo posible esta temporada.

Once jornadas de baja

De las 27 jornadas que se llevan disputadas de Liga, Januzaj ha sido titular en once de ellas y no lo ha sido en dieciséis, de las cuales en once estuvo fuera de la convocatoria por lesión y en las cinco restantes empezó en el banquillo para saltar al césped en la segunda parte. De estas cinco ocasiones en las que fue suplente, tres sucedieron con Asier Garitano y otras dos con Imanol, la más reciente el domingo en el Sánchez Pizjuán.

El primer dato sorprendente al analizar sus números es que la Real Sociedad suma más del doble de puntos por partido (1,90) cuando es titular que cuando no aparece en el once (0,87). Su bagaje cuando juega de inicio es espectacular, con seis victorias, tres empates y dos derrotas, lo que supone 21 puntos sumados en once jornadas.

Los triunfos llegaron en las visitas al Ciutat de Valencia frente al Levante (1-3) y al Santiago Bernabéu (0-2), así como en Anoeta contra el Celta (2-1), Espanyol (3-2), Athletic (2-1) y Leganés (3-0). Y ojo, porque dos de los empates fueron ante rivales de empaque como el del Sevilla (0-0) en Anoeta o el de Mestalla (0-0) contra el Valencia. El tercero fue el de Vallecas (2-2) después de igualar dos goles en contra. Las derrotas, sorprendentemente, ocurrieron en casa frente al Valladolid (1-2) y el Alavés (0-1) en dos partidos en los que los realistas no estuvieron a la altura de las circunstancias.

La Real solo ha ganado tres partidos sin él, y ha sido fuera, en Villarreal, Huesca y Bilbao

Ha sido titular en los cinco triunfos en Anoeta ante Celta (2), Espanyol, Athletic y Leganés

Por contra, cuando Januzaj no figura en el once de la Real Sociedad parece que a los blanquiazules se les funden los plomos. De hecho, solo han sido capaces de ganar tres encuentros sin él, los tres con Garitano y lejos de Anoeta: en Villarreal (1-2), Huesca (0-1) y San Mamés (1-3). Y los cinco empates obtenidos sin su concurso no tuvieron el sabor dulce de los tres mencionados en el párrafo anterior. Más bien dejaron un poso agrio. Fueron los casos de las igualadas contra tres rivales a los que hay que ganar en Anoeta: Rayo Vallecano (2-2), Girona (0-0) y Huesca (0-0). Seis puntos que, sin el belga, se esfumaron. El empate en Leganés (2-2) supo a poco después de ir ganando 0-2 y el de Girona hace tres jornadas tampoco se celebró demasiado porque el conjunto catalán atravesaba una crisis de juego y resultados.

Suplencias no entendidas

Su presencia en el once no es que garantice el triunfo, pero sí acerca bastante a la Real a las victorias. Ha habido once jornadas -nueve con Garitano y dos con Imanol- en las que no jugó por lesión. Hay que recordar que volvió del Mundial de Rusia con unas molestias en la rodilla izquierda tras sufrir un choque fortuito con Lukaku durante un entrenamiento con Bélgica. Este percance le impidió jugar hasta finales de octubre. Ahí Garitano se las arregló formando con Willian José y Juanmi como dupla de ataque en el arranque liguero y tirando de Bautista y Sandro cuando fue necesario. Aunque en casa la sombra del belga se hacía más alargada que las salidas.

Sin embargo, hay cuatro ocasiones en que se quedó en el banquillo por decisión técnica en las que la Real solo sumó un punto. La primera fue el 2 de diciembre en el Benito Villamarín. Venía de ser titular en las tres jornadas anteriores y aquel día Garitano le dejó suplente para optar por jugar con Sandro junto a Willian José y Oyarzabal arriba. Disputó un cuarto de hora en el que la derrota fue inevitable (1-0). En la siguiente salida a Getafe también fue carne de banquillo y también se perdió (1-0). Sandro volvió a ocupar su sitio. En esa ocasión jugó 21 minutos.

Las dos restantes han sido con Imanol, quien le dejó fuera del once ante el Huesca en Anoeta el 27 de enero para que jugara Sandro. También costó cara la decisión. La Real careció de profundidad y en media hora no pudo cambiar la mala dinámica que llevaba de partido.

El domingo también se quedó en el banquillo en Sevilla. Si alguien entra en la convocatoria se entiende que es porque está para jugar y si no está para jugar, ya me dirán qué pinta en la convocatoria. El caso es que salió en los veinte minutos finales con todo el pescado vendido. Después de haberse ausentado once jornadas por lesión, haber prescindido en otras cuatro de él por decisión técnica se antoja un lujo que la Real no se puede permitir. La única suplencia en Liga que se puede entender es la del Wanda Metropolitano el 27 de octubre porque salía de una lesión y era su primera convocatoria.

En todas las victorias de casa

Otro dato espectacular del que puede presumir es que en las cinco victorias oficiales del curso en Anoeta -cuatro de Liga y una en Copa- ha jugado como titular y, en todas ellas, ha tenido una actuación destacada que ha acabado desnivelando la balanza del lado txuri-urdin.

La primera fue el 26 de noviembre ante el Celta (2-1) en la 13ª jornada. Oyarzabal había adelantado a la Real antes del descanso y en la reanudación se sacó de la chistera un centro con la zurda a pierna cambiada que Zurutuza hizo bueno de cabeza llegando desde atrás. La victoria ya no se escaparía a pesar del postrero tanto de Maxi Gómez.

El 5 de diciembre el Celta (2-0) volvió a ser la víctima perfecta, esta vez en Copa. Oyarzabal también había marcado primero y su golazo desde fuera del área a la escuadra contraria dejó sentenciada la eliminatoria antes del descanso.

Ya con Imanol han llegado las otras tres victorias en 2019. Contra el Espanyol (3-2) se perdió en un sinfín de regates, aunque atrajo adversarios y ejecutó con peligro las acciones a balón parado. En el derbi vasco de febrero fue uno de los destacados, ya que destrozó al Athletic por su flanco y participó en la jugada del 2-0 que culminó Willian José. Y ante el Leganés (3-2) fue determinante en los dos primeros goles, dando un centro fantástico a Oyarzabal para abrir el marcador y firmando una gran jugada por la derecha en el segundo tanto del eibarrés.