¿Te interesan los amistosos más que nunca? A mí sí

Las múltiples opciones que tiene Imanol en la zona delantera son sinónimo de diversión. Si se maneja correctamente la telaraña de jugadores polivalentes, esta Real tiene mucho que decir en Liga y Copa.

Los jugadores de la Real celebran el gol de Kevin ante el Alavés en Zubieta. /Arizmendi
Los jugadores de la Real celebran el gol de Kevin ante el Alavés en Zubieta. / Arizmendi
Antxon Blanco
ANTXON BLANCOSan Sebastián

Cumplidas tres semanas de pretemporada de la Real Sociedad. Sonrisas más que malas muecas. No sé lo que te habrá ocurrido a ti, pero personalmente nunca me había pasado que durante un verano tuviera tantas ganas de ver partidos amistosos. Los refuerzos y los canteranos me han provocado la ilusión y curiosidad de conocer cómo se está construyendo esta Real. Las múltiples opciones que tiene Imanol en la zona delantera son sinónimo de diversión. Si se maneja correctamente la telaraña de jugadores polivalentes, esta Real tiene mucho que decir en Liga y Copa.

En mediocampo y delantera, la Real Sociedad es un equipo poderoso ahora mismo, por cantidad y calidad. Ya no valen excusas. Independiente de los resultados veraniegos, la dinamita exhibida ilusiona al aficionado y se tiene que traducir en alegrías sí o sí. Y eso que ha faltado nuestra joya Oyarzabal (por cierto, más realista que nunca of course) quien multiplica los factores de sorpresa de un conjunto txuri-urdin que ha ganado enormemente con los fichajes y con la llegada de los potrillos.

Por cierto, vaya perlas están tocando a la puerta. Creo que Roberto López tiene un futuro brillante y aunque el pasado año pusimos los ojos en el tesoro Barrenetxea, Roberto va a enamorar por su desparpajo y llegada. Y atención a Nais. Alguien ha comparado su irrupción estival con la producida hace años con un Griezmann en ese momento semidesconocido y que a las semanas no había quien le echara del primer equipo. Ojalá. Nais tiene ese desborde y velocidad que no sobra en un equipo. Es cuestión de manejar los momentos con él y con los otros jóvenes pero sin perder el tiempo.

Cuando un jugador es bueno y desborda potencialidad hay que integrarlo en el equipo, como dinámica de formación. Es el caso de Ander Barrenetxea, campeón europeo sub19, que tendrá sus oportunidades pero con la tanqueta delantera que en estos momentos se visualiza hasta podemos darle respiro para que tenga una escalonada y correcta incorporación. Decir esto es una gloria sin necesidad de escribir en clave de urgencia para que esté tal o cual jugador. No olvido a veinteañeros como Aihen, Le Normand (me parece excelente), Zubeldia o Guevara... Creo que esta generación en conjunto es la mejor del siglo XXI.

Ya he lanzado las rosas. ¿Y las espinas? Lo sabes mejor que yo. La parte de atrás del equipo ha ofrecido más dudas que certezas. Cuando siempre parece que lo sencillo es armar una defensa firme, es evidente que el trabajo pasa por acertar con los mecanismos para que los jugadores elegidos dejen la portería a cero... o al menos no sea un coladero. A mí siempre me ha gustado moldear un equipo desde la defensa. Sin embargo me preocuparía más si viera que esta nueva Real careciera de gol y nos faltaran recursos en el área contraria. Ahora que tenemos diamantes creativos y definidores, pido que no estropeemos la capacidad goleadora con agujeros negros en la retaguardia. Desde fuera parece que esta labor es la más fácil. Veremos.

La operación salida ya ha comenzado con Héctor Moreno y se habla del agur de Navas. Efectivamente la Real Sociedad tiene una nómina demasiado larga en el centro de la defensa pero hay que calibrar con exactitud si las nuevas apuestas -léase Sagnan- complementan con seguridad, de forma inmediata, una zona vital del equipo en una competición como es la Liga española. Y luego llegan -ya ha llegado alguna- las lesiones y todos queremos que en el banquillo esté la solución solvente. Para que esto suceda es necesario rematar bien los deberes de agosto porque agosto es una de las bases donde el equipo logrará o no la sujeción para toda la temporada. Prefiero olvidar los agostos de otros años que nos pasaron factura meses después...

PD: Levanto la mano hoy para decir que me ha gustado la mayoría de los fichajes. No vale callarte ahora y luego criticar cuando falle tal o cual jugador. El verano pasado nadie se quejó de las llegadas de Theo y Sandro, y después, cuando se nubló su juego, aparecieron a manta quienes criticaron las decisiones de haberlos traído. Listillos sobran. Así es muy fácil. Hay que mojarse en el primer minuto y ser consecuente. Dicho queda.

(Texto publicado originalmente en la newsletter semanal Txuri Urdinak)