Insuficiente alta intensidad

Bautista y el debutante Sangalli, con cara de circunstancias tras la derrota. /Morquecho
Bautista y el debutante Sangalli, con cara de circunstancias tras la derrota. / Morquecho
Axel Guerra
AXEL GUERRA
  • 1

DE LA BELLA, AGIRRETXE Y LA RAZÓN DE SER DE ZUBIETA

Después de una semana marcada por la salida de Alberto de la Bella, el fichaje que llegó a sentirse como «un canterano más», y la retirada prematura de Imanol Agirretxe, el mejor nueve que ha dado Zubieta desde Jesús Mari Satrústegui, Asier Garitano apostó por un nueva alineación, la tercera en tres jornadas. En ella había seis guipuzcoanos, uno de ellos debutante en Primera, Luca Sangalli, y luego salió Merquelanz, que sufrió la desgracia de lesionarse al minuto de ingresar en el terreno de juego. Se retiró entre la ovación de Ipurua.

  • 2

DIECISÉIS PARTIDOS SIN CERRAR LA PORTERÍA

Por el momento, la llegada del entrenador bergararra al banquillo realista no ha ayudado a sellar la portería blanquiazul. Ya son 16 partidos –las últimas cinco jornadas de la campaña pasada, los ocho amistosos de pretemporada y los tres partidos de la actual Liga– en los que el conjunto blanquiazul ha encajado al menos un gol.

  • 3

CUATRO TOQUES Y UN CONTRAGOLPE DE MANUAL

Si algo conserva la Real de temporadas anteriores es la pegada de sus delanteros. El partido era de alta intensidad, con una Real que sufría con las embestidas armeras y poco más podía hacer que achicar balones. Hasta que en el minuto 16 los blanquiazules aprovecharon una de las cualidades que ha introducido Garitano, el juego a la contra para explotar los espacios. Inició Rulli la jugada en el área realista y en cuatro toques, tras pasar el balón por Willian José y Oyarzabal, Juanmi se presentó ante Dmitrovic. Penalti, amarilla y la Real por delante.

  • 4

EL FARO SE APAGA SI NO ESTÁ WILLIAN JOSÉ

Willian José se retiró lesionado –tiene molestias en el adductor derecho y hoy le hacen pruebas– tras ejecutar la pena máxima y la Real perdió el faro al que buscar para salir a la contra, la única arma que pudo exhibir en Ipurua. A punto estuvo de aprovecharla con Juanmi y Oyarzabal. El malagueño pudo lograr el tanto de la victoria con un remate en plancha que el portero serbio salvó con una gran intervención. El eibarrés lo intento en una cabalgada en solitario. Prácticamente fueron las dos únicas ocasiones realistas durante el resto del partido, algo preocupante si tus delanteros casi son más noticia por los kilómetros que corren para presionar o robar algún balón, que por las ocasiones que tienen.

  • 5

CUATRO PUNTOS Y MUCHO TRABAJO POR DELANTE

El comienzo no era nada sencillo en una temporada tan complicada por el relevo generacional, el proyecto nuevo y la reforma del estadio. La victoria en Villarreal fue una bocanada de autoestima, el Leganés empató en los últimos minutos cuando se pudo llevar la victoria en la segunda parte y el Eibar logró la remontada al borde del minto 90. Garitano tiene trabajo por delante con un equipo que, como su estadio, está en remodelación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos