arizmendi

Agresión

En libertad los dos detenidos por los altercados en la previa del Real Sociedad-Betis

La Ertzaintza investiga si aficionados del Alavés habrían quedado con seguidores de la Real para enfrentarse a simpatizantes del Betis

I.T.

Las dos personas detenidas el viernes por su presunta participación en los altercados registrados en un bar cercano al estadio de Anoeta fueron puestas en libertad ayer tras pasar a disposición judicial. La trifulca, que empañó las horas previas del encuentro entre la Real y el Betis, acabó con cuatro simpatizantes del Betis heridos.

Los arrestados, dos hombres de 24 años de edad y que se hallan ya en libertad, son dos seguidores radicales del Alavés que habrían quedado en Donostia con aficionados blanquiazules con el ánimo de enfrentarse contra seguidores béticos desplazados hasta la capital guipuzcoana, según ha podido saber este periódico. Además, la Policía vasca trabaja en identificar al resto de agresores e investiga si la agresión fue planificada. A través de las redes sociales se ha dado constancia también de la presencia de aficionados ultras del Betis en Donostia, que incluso fueron custodiados por agentes de la Ertzaintza antes del encuentro.

El suceso tuvo lugar en la terraza del bar Edelweiss en el paseo de Zorroaga de Amara, muy cercano al Reale Arena, hacia las 15 horas. En ese momento se requirió la presencia policial ya que se estaban produciendo incidentes entre varios grupos de personas. Según el relato de una mujer que fue testigo de lo ocurrido, una treintena de personas se acercó con barras de metal, palos y bengalas a la terraza donde los aficionados béticos estaban comiendo. Las mismas fuentes señalan que hasta una decena de personas podría haber sufrido heridas y contusiones tras el ataque, que dejó también daños en el establecimiento y en un coche aparcado cerca.

Varias personas fueron identificadas y dos de ellas fueron detenidas «por su presunta implicación en los hechos», como consecuencia de estos altercados. Además, cuatro personas resultaron heridas de carácter leve y fueron trasladadas en ambulancia al Hospital Donostia.

Al parecer, según indicaron testigos presenciales de la trifulca, el conflicto se originó sin mediar ninguna riña previa: «Les empezaron a golpear y lanzaron una bengala a un coche». Vecinos que se hallaban cerca del lugar de los hechos sofocaron con la ayuda de un extintor el fuego provocado en un vehículo perteneciente a un vecino de la zona.

Denuncia de Erne

Fueron momentos de mucha tensión para los aficionados sevillanos, que aún seguían en la zona con el susto en el cuerpo esperando a que llegase la hora del partido. «Ha sido muy fuerte, se me ha quedado un cuerpo horroroso, estaba todo lleno de humo», decía una testigo por las bengalas lanzadas, que dejaron los coches de alrededor cubiertos de ceniza o polvo. Ayer aún se podía comprobar el estado del coche afectado por los incidentes y en el suelo todavía se podía apreciar el rastro de cristales rotos producto del altercado. En el mismo establecimiento en el que se produjeron los enfrentamientos el viernes también se registraron en 2017 incidentes con seguidores radicales del Leganés.

Erne, el sindicato mayoritario de la Policía Vasca, denunció ayer la falta de personal y de material adecuado para que la Ertzaintza pueda hacer frente «con seguridad tanto para los agentes como para la propia ciudadanía» a los «grupúsculos de alborotadores» que crean incidentes en eventos deportivos como el del viernes. El miembro de la Junta rectora de Erne, Sergio Gómez de Segura, alertó de que en Euskadi hay un problema «grave de seguridad pública en los eventos deportivos y una incapacidad política para solucionarlo».

Un usuario de la red social Twitter colgó estas imágenes en las que se ven parte de los altercados: