Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Real Sociedad

Imanol traza el nuevo camino de la Real Sociedad

Imanol da instrucciones durante un entrenamiento en Zubieta./J.M. LÓPEZ
Imanol da instrucciones durante un entrenamiento en Zubieta. / J.M. LÓPEZ

El oriotarra apuesta por una idea que se ajusta más a las características de la plantilla y por recuperar a jugadores como Illarra o Willian

Axel Guerra
AXEL GUERRASAN SEBASTIÁN.

El nuevo camino de la Real está trazado. En apenas dos semanas y después de dos encuentros disputados, Imanol ha marcado las pautas que quiere seguir y los síntomas de mejoría del equipo se han dejado notar desde el inicio. La victoria contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu (0-2) y el empate contra el Betis en el Villamarín (0-0) así lo reflejan. Ahora, el objetivo es mantener esta línea contra el Espanyol el lunes en Anoeta (21.00 horas, Gol). Estos son algunos de los pilares sobre los que el oriotarra se ha apoyado hasta el momento y los retos a los que se enfrenta.

Amplitud de recursos

Durante los nueve partidos que Imanol dirigió la temporada pasada en sustitución de Eusebio, el técnico blanquiazul cimentó su éxito al frente del primer equipo confiando en el bloque de jugadores con los que contaba, dando minutos a todos los integrantes de la plantilla (23). Es un discurso que ha mantenido en los dos partidos de esta campaña. En Heliópolis presentó un once con siete novedades respecto al que cuatro días antes había alineado en el estadio blanco. De esta manera, el oriotarra ha echado mano de todos los jugadores disponibles (19), a excepción de Moyá -que se perdió el partido en Madrid por unas molestias en la rodilla derecha- y de Navas -que lleva un par de semanas entrenándose con el grupo después de superar dos meses de baja- y de los lesionados Gorosabel, Sandro y Kevin Rodrigues. Además, ha mantenido su confianza en la cantera. Hizo debutar a Aihen Muñoz en el Santiago Bernabéu y Le Normand jugó de inicio en el Villamarín, campo en el que en diciembre se estrenó con la Real.

De atrás hacia adelante

En los diecinueve partidos oficiales que la Real disputó hasta diciembre (17 de Liga y dos de Copa) el equipo solo dejó su portería a cero en tres ocasiones: en la victoria en Huesca (0-1) y los empates sin goles en Anoeta contra Girona y Sevilla. En los dos encuentros que Imanol ha dirigido al equipo han sellado su portería y no han encajado tantos. Es la primera vez en la temporada que lo consiguen de forma consecutiva, un dato significativo para un equipo que, especialmente en el último tramo de 2018, había demostrado dificultades para desbordar y generar fútbol ofensivo.

Precisamente, una de las tareas de Imanol es esa, dotar al equipo de una idea de juego más acorde a las características de su plantilla para explotar su caudal ofensivo por la presencia de jugadores como Willian José, Oyarzabal, Juanmi, Januzaj, Sandro o Bautista. La temporada pasada, en los nueve partidos con el oriotarra, la Real marcó quince tantos (1,6 de media) y en esta hasta su llegada llevaba dieciocho en diecisiete encuentros (1,05 por choque).

Recuperar a jugadores clave

La apuesta de Imanol pasa por recuperar a jugadores clave de esta plantilla y que hasta diciembre estaban a un nivel discreto: Illarramendi y Willian José. Los dos ofrecieron una versión muy mejorada en el Bernabéu. El capitán recordó al de los mejores tiempos, abarcó mucho campo, como antaño, y se multiplicó en las ayudas defensivas, ademas de realizar conducciones como la que dio pie al gol que sentenció el encuentro. El brasileño, por su parte, volvió a jugar en su zona habitual y marcó tres meses después. Ambos descansaron ante el Betis y el lunes volverán a ser cruciales para que los blanquiazules logren un resultado positivo ante el Espanyol.

La mejoría también ha llegado a otros jugadores que iniciaron la campaña como titulares y que perdieron protagonismo con el paso de los partidos. Son los casos de Pardo, Zubeldia o Rulli. El riojano marcó ante el Madrid, el azkoitiarra jugó noventa minutos en Sevilla y el argentino estuvo sobresaliente en las dos últimas citas.

Un paso adelante en Anoeta

Esta temporada la Real es un equipo de contrastes. Fuerte a domicilio, ha logrado cinco victorias en diez partidos. Una cifra que solo supera el líder, el Barcelona, con seis. Es en Anoeta donde los blanquiazules se han mostrado más débiles hasta el punto de ser el equipo de LaLiga que menos puntos ha logrado ante su afición: seis, después de ganar al Celta (2-1) y empatar con Rayo Vallecano (2-2), Girona (0-0) y Sevilla (0-0). Además, conjuntos de menor potencial que el realista como Valladolid (1-2) o Alavés (0-1) lograron vencer en Donostia. Estos son los puntos que pesan en la clasificación y que a final de temporada se echan de menos para lograr objetivos más ambiciosos. Después de ganar en un campo como el Bernabéu, los realistas están obligados a dar un paso adelante ante sus aficionados y lograr contra el Espanyol la primera victoria del año en Anoeta y la segunda consecutiva de 2019. De hacerlo, sería la segunda vez que lo lograsen esta temporada. Ya lo hicieron contra Levante (1-3) y Celta (2-1) entre las jornadas 12 y 13, lo que les permitió saltar en la tabla del decimotercer lugar al octavo.

Escalar en la clasificación

El encuentro ante el conjunto periquito pondrá punto y final a la primera vuelta del campeonato. La clasificación a estas alturas es la más ajustada de los últimos años. La Real es decimoprimera con 22 puntos, a cuatro de los puestos que dan acceso a Europa y cinco por encima del descenso que marca el Villarreal. Con una tabla tan apretada, encadenar dos resultados positivos o negativos puede marcar el futuro. Los blanquiazules tienen ante sí la oportunidad de dar un salto y auparse hasta la zona media- alta. Una victoria ante el equipo catalán, permitiría a los blanquiazules alcanzar los 25 puntos, la cuarta mejor puntuación en una vuelta desde el ascenso. La mejor corresponde a la 16/17, en la que los de Eusebio eran quintos con 35 puntos. En la 13/14, con Jagoba Arrasate en el banquillo, los blanquiazules eran sextos con 32 y una campaña antes bajo la dirección de Philippe Montanier, novenos con 26. En las tres ocasiones los realistas finalizaron el campeonato en puestos europeos.

Más

 

Fotos