Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Real Sociedad

El mejor relevo en la historia del club

Imanol Alguacil da indicaciones en Zubieta ante la presencia de Kevin, Pardo, Zurutuza y Héctor Moreno./LusaGráfico
Imanol Alguacil da indicaciones en Zubieta ante la presencia de Kevin, Pardo, Zurutuza y Héctor Moreno. / Lusa

Los números de Imanol en sus nueve primeros partidos respaldan el cambio producido en diciembre. Solo Iriarte en la 94/95 logró unos números similares en las 18 veces en las que se ha dado una sustitución en el banquillo txuri-urdin en Primera

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Imanol ha cambiado la cara a una Real Sociedad que coqueteaba con el descenso cuando la cogió a finales de diciembre y que ahora ve cómo la Champions queda a tres puntos. Hacer pronósticos en un campeonato tan igualado es un riesgo pero lo que es innegable es la trayectoria ascendente que ha dibujado el cuandro txuri-urdin con el oriotarra al mando. Firmar cuatro victorias y cinco empates en los nueve primeros compromisos oficiales no es nada sencillo. De hecho, son los mejores resultados tras producirse un cambio en el banquillo con la temporada en marcha de la historia del club, junto con los que logró Salva Iriarte en la 94/95.

En la Liga ha jugado siete partidos con un balance de cuatro victorias y tres empates. Ganó en el Bernabéu (0-2) después de quince años y fue capaz de superar en Anoeta a Espanyol (3-2), Athletic (2-1) y Leganés (3-0). Los empates llegaron en Vallecas (2-2) y Mestalla (0-0), así como en casa ante el colista Huesca (0-0), el mayor tropiezo en estas seis semanas con el nuevo técnico. En la Copa registró una doble igualada frente al Betis, aunque fue eliminada por el valor doble de los goles fuera de casa. En el capítulo realizador ha marcado catorce tantos frente a los siete encajados.

Desde que en 1962 el club tomó por primera vez la decisión de relevar a un entrenador en pleno campeonato, al sustituir Joseba Elizondo a Baltasar Albéniz, nunca la decisión de cambiar al inquilino del banquillo ha resultado tan respaldada por los resultados. De hecho, la Real ha subido ocho puestos en la clasificación en mes y medio, y eso que se las ha visto con rivales difíciles como el Real Madrid y el Valencia, ha tenido que salvar un derbi vasco y se ha encontrado con dos equipos que estaban en buena dinámica como el Rayo y el Leganés. Y en la Copa el adversario ha sido un Betis europeo que esta campaña se ha reforzado como nunca.

Iriarte, hace 24 años

En el ejercicio 94/95 la Real no carburaba con Toshack. Se encontraba con los mismos puntos del descenso en la 11ª jornada tras un triunfo del Celta por 2-3 en Anoeta con hat-trick de Gudelj. El Consejo presidido por Luis Uranga decidió poner al frente del equipo a Salva Iriarte, entrenador del Sanse.

Como ahora con Imanol, el beasaindarra encadenó cuatro victorias y cinco empates en siete partidos de Liga y dos de Copa. Quizás entonces los rivales fueron algo menos exigentes que ahora, porque se midió a tres de los cuatro últimos de la Liga –Logroñés y Sporting descendieron y el Albacete se salvó por los pelos– y el Racing y el Athletic anduvieron por la zona media. Y la eliminatoria de Copa, que sí se superó, fue ante el Mérida de Segunda División. Los conjuntos más difíciles a los que se enfrentó fueron el Real Madrid y el Betis, campeón de Liga y tercero aquel curso.

En siete jornadas el cuadro realista ganó cinco puestos, ascendiendo de la decimoséptima plaza a la duodécima. Entonces la victoria valía dos puntos, no tres como ahora. En junio la Real acabó undécima, aunque para el recuerdo quedaron aquellas goleadas en Anoeta ante el Logroñés (6-0), Athletic (5-0) y Tenerife (5-2) que hicieron de aquel equipo el quinto más realizador del campeonato.

Olabe y Andoni Elizondo

Otras dos llegadas exitosas al banquillo fueron las de Roberto Olabe en la campaña 01/02 y la de Andoni Elizondo en la 71/72. En la primera de ellas el actual director de fútbol reemplazó a Toshack en las últimas nueve jornadas de Liga, porque una derrota en casa contra el Tenerife (0-2) había colocado a la Real penúltima en el mes de marzo. El peligro estaba ahí, aunque la salvación quedaba a dos puntos.

Olabe, que entonces entrenaba al División de Honor juvenil, resucitó a un conjunto que firmó cinco victorias, dos empates y dos derrotas, suficiente bagaje para lograr la permanencia en la penúltima jornada. El triunfo más recordado fue el 3-0 infligido en Anoeta al Real Madrid que días más tarde se proclamó campeón de Europa en Glasgow con aquella volea de Zidane. Las derrotas llegaron en las visitas al Valencia (4-0) y el Betis (3-0). La Real subió seis puestos y acabó la Liga decimotercera.

Andoni Elizondo fue el técnico del ascenso de Puertollano en 1967 en su primera experiencia en el banquillo, en el que siguió durante tres temporadas más en la máxima categoría hasta 1970. Sin embargo, año y medio después volvió a hacerse cargo del equipo en la sexta jornada del curso 71/72 en sustitución de Ángel Segurola. Su regreso fue más que satisfactorio, porque en sus nueve primeros partidos –todos de Liga– ganó cinco, empató dos y perdió otros dos. En Atocha se impuso al Córdoba (2-1), Espanyol (4-1), Sporting (3-1) y Betis (6-0) y fuera lo hizo en Balaídos (0-1). Por contra, perdió en casa contra el Real Madrid (0-2) y en el Calderón (5-0), y empató en las visitas al Málaga (1-1) y Las Palmas (0-0). La Real acabaría octava, a cuatro puntos de Europa.

Tampoco hay que olvidar los números de Imanol en la temporada pasada cuando sustituyó a Eusebio, ya que en nueve jornadas también ganó cinco, aunque empató uno y perdió tres.

Nadie llegó a Europa

También funcionaron los recambios de Expósito en la 90/91 e Irureta en la 95/96, ambos con cuatro victorias. El primero, que reemplazó a Boronat, firmó cuatro triunfos –entre ellos uno histórico en el Bernabéu–, cuatro empates y una derrota en nueve partidos, mientras que el segundo, que relevó a Iriarte, presentó un balance de cuatro triunfos, tres empates y dos derrotas.

Lo que nadie ha conseguido es llevar a la Real a Europa después de llegar al banquillo con la temporada empezada. Imanol puede ser el primero en lograrlo. De hecho, ahora es séptimo, puesto que tendría premio si el ganador de la Copa es uno de los cuatro primeros en la Liga.