Imanol Alguacil: «No me voy con mal sabor de boca»