Real Sociedad

Imanol Agirretxe: «No me planteo colgar la botas y sí volver a marcar goles»

Real Sociedad, Imanol Agirretxe
Imanol Agirretxe posa en las instalaciones de Zubieta esta semana. El delantero está fino y ve el futuro inmediato con optimismo. / LOBO ALTUNA

Imanol Agirretxe confiesa que ahora mismo no tiene ninguna molestia física y no piensa «en otra cosa que no sea jugar muchos años en la Real Sociedad»

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

El delantero de la Real Sociedad está decidido a encontrar su momento después del punto de inflexión que ha marcado en su carrera la acción de Keylor Navas, el 30 de diciembre de 2015, que le llevó a pasar por el quirófano para ser intervenido del tobillo izquierdo. Imanol Agirretxe (Usurbil, 1987) no ha sido el mismo jugador desde entonces, no ha podido encontrar la continuidad por diferentes achaques físicos, pero no se rinde y cree que ésta puede ser la buena. «Me encuentro bien y estoy dispuesto a pelear por tener minutos, como siempre he hecho», advierte.

- ¿Cuándo va a poder jugar sus primeros minutos de partido en la pretemporada?

- No me pongo fechas, estoy entrenando bien, no quiero tener prisa porque una semana arriba o abajo no me cambia nada. Quiero estar seguro de poder entrar.

- Pero alguna idea aproximada tendrá.

- Si ahora no estoy para jugar y juego, ¿va a cambiar algo? Tenemos que entrar cuando pensemos que estoy bien físicamente. El primero que quiere entrar y jugar sin tener lesiones soy yo. Intentamos que el trabajo que hacemos minimice el riesgo de lesiones al máximo, pero luego hay cosas que no podemos controlar en el fútbol. Esto no son matemáticas.

- ¿Y cómo está ahora?

- Me encuentro bien, con las molestias físicas que puede tener cualquier compañero en una pretemporada, ni más ni menos. De hecho, podía haber empezado con todos, pero después de haber acabado la pasada temporada con una tendinitis muy molesta en el Aquiles del tobillo derecho entendíamos que no ganábamos nada empezando a tope desde el primer día y que quizás era conveniente hacer un trabajo individualizado durante las dos primeras semanas antes de unirme al grupo. Es lo que hemos hecho y lo que me ha permitido sumarme a los últimos entrenamientos como uno más.

- ¿Ha llegado a dudar de todo y de todos en este tiempo?

- No porque al final vas conociendo el cuerpo mejor que nadie y uno sabe qué molestias son agujetas y cuáles son sobrecargas con las que hay que andar con cuidado.

- ¿Ha asumido que va a tener que competir siempre con molestias físicas?

- Ahora mismo no tengo ningún dolor, así que no me planteo esa posibilidad. Las molestias que he tenido siempre han ido cambiado. Llevo año y pico sin tener ninguna molestia en el tobillo izquierdo, el que me lesioné en el Bernabéu. Ahora mismo podría ser la parte más fuerte de mi cuerpo. No hay problema si me pegan cuatro patadas en ese tobillo. Está olvidado. ¿Qué molestias tengo? Las típicas de pretemporada: cuádriceps, aductores... Recuerdo que el año pasado empecé también sin molestias y a las dos semanas tuve que parar por una pequeña rotura en el cuádriceps. Mi objetivo ahora es que no vuelva a ocurrir, que no tenga que parar por estas pequeñas cosas.

- Si como apunta solo tiene las molestias lógicas de pretemporada, ¿por qué dijo el director de fútbol, Roberto Olabe, que está preocupado con usted y que se han dado de plazo esta pretemporada para tomar una decisión?

- Por el historial que llevo, en el que me he lesionado mucho. Él se preocupa y se lo agradezco. Pero no solo él, yo también estoy preocupado y ocupado en hacer un buen trabajo para que este historial acabe aquí y no haya lesiones. El reto es estar bien durante mucho tiempo y no lesionarme.

- Detrás de esa decisión que tienen que tomar, ¿cabe la posibilidad de que usted salga cedido de la Real Sociedad?

- No lo sé. Evidentemente si empiezo a entrenarme y me rompo otra vez, viendo mi historial, supongo que mi situación preocupará más que otras. Ellos tienen que hacer una plantilla, ver qué jugadores disponen y supongo que están atentos a la evolución de mi caso para tomar una decisión.

- Por lo que asegura, asume con naturalidad que pueda salir.

- Yo no he dicho nada de eso.

- Se lo planteo yo.

- Esta pretemporada me le ha tomado a tope y solo pienso en hacer bien mi trabajo para estar disponible para el míster. Un jugador, no solo yo, nunca sabe a estas alturas de la pretemporada si va a poder tener un sitio en el equipo. Quizás el míster no cuenta conmigo. Eso siempre ha sido así. En dos o tres ocasiones he visto cerca la posibilidad de salir de la Real por no tener sitio, pero acabas marcando un gol en un amistoso, otro en el siguiente... El fútbol cambia de un día a otro.

- ¿Cuándo se ha visto fuera en el pasado?

- Con Montanier. El primer día me llamó al despacho y me dijo que no contaba conmigo. Se lo agradecí porque el año anterior, con Martín Lasarte, estuve cerca de salir, me quedé y acabé mareado sin jugar mucho. Lo único que le pedí a Montanier era que me tratara como uno más mientras me buscaba un equipo. En dos semanas lo tenía prácticamente hecho con el Valladolid y le volví a tocar la puerta para comunicárselo. Su respuesta fue contundente: 'no te vas a ir y si sigues entrenando así vas a ser titular en el primer partido de Liga'. Jugué titular en el estreno en Gijón y marqué los dos goles de la victoria. Por eso hay que naturalizar este mundo tan cambiante del fútbol. Si tuviera que salir cedido por lo que fuera, sé que es parte del fútbol. No se acaba el mundo. Con eso no quiero decir que quiera salir, nada más lejos de la realidad, voy a vaciarme en cada entrenamiento como siempre he hecho. No me rindo. He visto muchas pretemporadas en las que quien parecía que iba a jugar todo, no ha jugado nada, y viceversa. También es verdad que en estas dos últimas temporadas me he conocido mucho, he aprendido mucho, y ahora veo las cosas quizás de otra forma.

- ¿Se plantearía colgar las botas si no termina de tener continuidad física?

- No, no, no. No es mi intención. ¿Por qué? Si estuviera pensando en esa posibilidad no hubiera estado machacando en verano como he hecho. Me fui de Zubieta dos semanas más tarde que el resto y regresé dos semanas antes para hacer un trabajo individual. Las botas las colgaré algún día, como todos, pero en mi cabeza no cabe eso y sí volver a jugar y marcar goles.

- Entonces, insisto, ¿por qué dijo Olabe que tomarían una decisión a final de la pretemporada?

- Quizás la percepción vuestra no fue la correcta. Él habló de preocupación por mi situación física y la de Jon (Guridi) y me alegro de que fuera así.

- (Hace una pausa).

- He leído y escuchado muchas mentiras sobre mi estado físico y eso sí que me ha dolido. Entiendo que el aficionado se preocupe por mi estado físico, se lo agradezco de corazón. No tengo palabras para agradecerles el apoyo. Solo puedo decirles que estoy haciendo todo lo posible y más para estar disponible. Tengo la misma mentalidad con la que entré en Zubieta hace muchos años: trabajar al máximo para irme a casa con la conciencia tranquila. A partir de ahí, tengo claro que va a ir todo bien y punto. No pienso en otra cosa. Mi idea es poder jugar muchos años más en la Real.

- A Aduriz no le quedará mucho tiempo en el primer equipo del Athletic y cada cierto tiempo se escucha que podían venir a por usted.

- Eso son cosas vuestras. Solo pienso en la Real Sociedad y como no podía ser de otra forma, en el presente.

- Le hemos visto entrenarse como uno más en los últimos días y no ha perdido el olfato de gol porque ha marcado goles de todos los colores. ¿Todo marcha según lo previsto entonces?

- Es que ahora mismo me encuentro muy bien. Durante los últimos meses he podido llegar a un muy buen nivel, a picos de forma en los que yo quería estar, pero al mes o a los dos meses siempre llegaba una lesión o molestia que me hacía parar. Ahora el objetivo es estar físicamente disponible para toda la temporada porque si lo consigo me va a permitir coger el pico bueno que yo sé que puedo conseguir. La parte física es la que me preocupa porque después, el día a día es fútbol, ahí todo se iguala más.

- ¿Qué le dice Garitano?

- Se interesa por cómo evoluciono y por cómo voy asimilando las cargas, pero no solo se interesa por mí, sino por todos los jugadores. La comunicación es constante, todos nos interesamos por todos. El objetivo de técnicos y jugadores es asentar las bases ahora para ir creciendo con el paso de las semanas. Es lo único en lo que pensamos y para lo que trabajamos. A nivel individual, ahora estamos 28 jugadores y como en todas las pretemporadas hay que ganarse una plaza. Es lo mismo que he hecho en las trece pretemporadas anteriores: trabajar cada día para entrar en las convocatorias y en las alineaciones.

- Si como dice físicamente evoluciona bien, ¿qué perspectivas tiene para este temporada en la competencia con Willian José y Bautista?

- Tampoco me pongo a pensar mucho en el futuro, quiero estar en el presente cien por cien, que vayan todos los entrenamientos bien, que no tenga que parar y vaya cogiendo la forma. Después, el fútbol, evidentemente, es competencia pura, como siempre. Entiendo que todavía puedo estar por debajo de mis compañeros porque acabé lesionado y no he hecho el mismo trabajo que ellos, pero mi objetivo es llegar al mismo nivel. En eso estoy centrado.

- Percibo mucha intensidad en los entrenamientos para los pocos días de trabajo que llevan. ¿Eso corre en su contra?

- No tiene por qué. Es verdad que estamos haciendo muchísimo trabajo de gimnasio y fuera también Garitano está apretando, está enseñando lo que quiere que el equipo sea, cómo quiere que trabajemos, pero la exigencia no es solo para mí, sino para todos. Mi objetivo es ser capaz de soportar esa exigencia que nos impone ahora el míster.

- Tiene pinta de que la Real va a ser un equipo rocoso.

- Sería bueno que cogiéramos ese hábito pero todavía es pronto para saber cómo vamos a jugar. Quizás tenemos más nociones de lo que quiere el míster por lo que hemos visto en el Leganés, estamos influenciados. Él quiere que la Real sea un equipo difícil de ganar y estemos juntos. Como todos los entrenadores viene con sus formas de trabajar y todos tenemos que adaptarnos.

- ¿Cuánto le afecta la incorporación de preparadores físicos distintos a los que estaba habituado a trabajar?

- Hemos cambiado bastantes cosas y sí me afecta. Es verdad que el médico y los fisioterapeutas siguen siendo los mismos, pero ha venido un grupo de cuatro personas dedicadas al apartado físico que traen sus ideas y formas de trabajar. Tengo confianza en ellos, estamos trabajando bien, y espero que tenga resultado.

- ¿Qué le puede ofrecer a usted, que lleva tanto tiempo sin jugar con continuidad, el nuevo coach mental Ibarrondo?

- Él no entra en lo deportivo y sí ayuda a dirigir emociones, a cómo gestionarlas, y seguro que nos puede ayudar a todos, no solo a mí. A los jugadores, técnicos y trabajadores del club. Es una figura importante en el fútbol de hoy en día y en las empresas. Es un elemento más que ayuda.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos