Real Sociedad

Asier Illarramendi: «Yo soy feliz en la Real y no quiero jugar en el Athletic»

Illarramendi, ayer en las instalaciones de Zubieta./MICHELENA
Illarramendi, ayer en las instalaciones de Zubieta. / MICHELENA

El centrocampista de la Real Sociedad sueña con dar una alegría a la afición en un derbi tan especial pero pide respeto en el regreso de Iñigo Martínez a Anoeta, «aunque pitar se le va a pitar»

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Asier Illarramendi (Mutriku, 1990) portará el estandarte blanquiazul que deja libre Xabi Prieto este verano. A sus 28 años y con 170 partidos en la Real Sociedad a sus espaldas es el elegido para pilotar un proyecto de futuro aún por explotar. En vísperas del derbi ante el Athletic, analizamos con Illarramendi la trayectoria del equipo y el ambiente creado en torno a este partido tras la marcha de su amigo Iñigo Martínez al eterno rival.

- Antes que nada, ¿cómo explica la derrota de la Real Sociedad en Málaga?

- Nos marcaron un gol muy pronto y después se metieron atrás. Nos costó hacer ocasiones claras y nos faltó determinación en las dos áreas. Era un partido importante para habernos metido en la lucha por Europa después de un año difícil, pero fallamos y ahora está claro que está muy difícil.

«Conozco bien a Iñigo Martínez y sí me daba la impresión de que no estaba muy a gusto. Vino el Athletic y se fue»

- Siempre nos pasa que después de la de cal viene la de arena. ¿Por qué?

- No lo sé. Queríamos engancharnos a esa lucha por Europa. El Málaga venía ya descendido y sabíamos que no iba a ser fácil, como así fue.

- ¿Qué lectura tiene que no hicieran ninguna falta?

- En el vestuario alguien comentó que no habíamos cometido ninguna y ahí nos dimos cuenta. Lo considero una anécdota. Lo curioso es que viéramos una amarilla y sufriéramos la expulsión del preparador físico sin hacer una falta...

- ¿Esa derrota resta algo de fuerza al derbi?

- No. Tenemos mucha confianza en ganar el partido. Sabemos que si hacemos las cosas bien los tres puntos se van a quedar en casa. Veo al equipo muy bien.

- Hombre, los puntos ya nos dan igual, lo que queremos es ganar al Athletic...

- Hay partidos bonitos de aquí al final de Liga y este es el primero. En Bilbao solo pudimos empatar y ahora queremos ganar al Athletic.

- Pero este derbi es diferente, ¿no?

- No ha sido un año fácil para ninguno de los dos y ganar al rival ayudaría a acabar la temporada algo mejor y dar una alegría a la afición.

- No voy por ahí, sino a que es el primer derbi con Iñigo Martínez en el Athletic...

- Nosotros tenemos que ir a lo nuestro. No podemos pensar en Iñigo Martínez ni en el Athletic. Si hacemos bien las cosas vamos a ganar.

- Si le dicen en el derbi de la primera vuelta en diciembre que ahora lo tendría enfrente, ¿lo hubiese creído?

- No. Fue algo inesperado. Pero es su decisión, algo que ya es pasado y no quiero darle más vueltas.

- Llevaban más de media vida juntos, desde los 13 años, por lo que no será fácil verle de rojiblanco, ¿verdad?

- Con Iñigo Martínez he compartido muchas vivencias. Es un amigo, pero en el mundo del fútbol tengo muchos amigos y no todos juegan conmigo. En el campo cada uno mirará por sus intereses.

- Pero amigos tan especiales como Iñigo Martínez tendrá pocos...

- Sí, muy pocos. Hemos estado juntos desde los 13 años. Nos conocemos desde pequeños y ahora nuestras vidas se han separado.

- ¿Se imagina recibiendo una tarascada suya o al revés? Yo no lo veo...

- Puede pasar. Los derbis entre la Real Sociedad y el Athletic son cañeros, se viven con mucha intensidad y hay muchas faltas, y no sería nada extraño. Suele haber poco fútbol.

- ¿Intuía su marcha?

- No. Me llamó Xabi Prieto para contarme la noticia y le dije que le iba a llamar a Iñigo Martínez, a ver si era verdad. Lo hice y me dijo que era una decisión que estaba tomada. Intenté convencerle pero no había vuelta atrás.

- La semana pasada comentó en unas declaraciones a la web del Athletic que en la Real Sociedad no era feliz del todo, ¿le veía así en el vestuario?

- Yo conozco bien a Iñigo Martínez y sí que me daba la impresión de que no estaba muy a gusto. Llevaba muchos años en la Real Sociedad, quería buscar una salida y la encontró en el Athletic. Es un gran jugador, siempre ha tenido equipos detrás y en el peor momento suyo vino el Athletic y decidió irse para allí.

- ¿Entiende que para la afición sea un golpe más duro que un jugador se le vaya al Athletic que a otro equipo?

- Sí, claro. Pero cada uno mira por sus intereses y no se le puede achacar nada.

- Algunos compañeros sí que se sintieron molestos, no tanto por su marcha sino por el momento que eligió para irse.

- Los momentos nunca son buenos, ni en invierno ni en verano. Si alguien se va pagando su cláusula quiere decir que es un futbolista importante para el equipo.

- En la presentación en Bilbao afirmó que en el Athletic no vale quedar en mitad de la tabla porque allí hay ambición. ¿En la Real Sociedad no la hay?

- Nosotros también somos ambiciosos. Los dos equipos compartimos el mismo objetivo: ir a Europa. Y este año ninguno lo vamos a conseguir. Nosotros aspiramos a estar siempre entre los primeros. Cuando subimos de Segunda sí es verdad que los objetivos de ambos clubes eran diferentes, pero desde que fuimos a la Champions en 2013 ambos peleamos por lo mismo, que es entrar en Europa. Espero que el año que viene volvamos a estar en esa pelea.

- ¿Que en diez meses hayan salido Yuri, Vela e Iñigo Martínez pone en duda el proyecto de la Real Sociedad?

- En el fútbol hay muchos movimientos y eso que en la Real Sociedad hay menos que en otros sitios. Aquí las cosas están claras, la cantera es la base del proyecto y todos nos identificamos con él.

- Cuando abandonó el Real Madrid hace tres años el Athletic le tentó pero eligió a la Real Sociedad. ¿Por qué?

- Sí que hubo algo por parte del Athletic, pero tenía claro que lo mejor para mí era regresar a casa. Estoy muy contento de aquella decisión.

- Ahora vuelve a salir su nombre como objetivo de Ibaigane para la próxima temporada...

- El mío y el de muchos otros jugadores vascos. Llega el verano y es la historia de siempre. Hay muchos rumores, pero la mayoría serán mentira. Está claro que el Athletic tiene mucho dinero, pero la Real Sociedad también.

- ¿Puede asegurar que nunca jugará en el Athletic?

- Estoy a gusto en la Real Sociedad y sé que no jugaré en el Athletic, pero no me gustan esos titulares periodísticos de 'nunca haré esto' o 'jamás haré lo otro'. Soy feliz en la Real Sociedad y seguiré aquí. No pienso en otra cosa.

- No sé si me ha convencido...

- Pues yo estoy muy tranquilo porque sé lo que quiero. Y yo no quiero jugar allí. No me veo con la camiseta del Athletic.

- También ha sonado el Borussia Dortmund...

- Vuelvo a decir que la mayoría de las cosas que salen son mentira.

- Su cláusula de rescisión baja en junio de 40 a 35 millones. ¿Facilita eso una posible salida?

- Qué más da 40 que 35. Ya te he dicho que no tengo intención de moverme de aquí y que en la Real Sociedad soy feliz. Sé muy bien lo que quiero.

- ¿Y qué quiere para el futuro?

- Repetir una temporada como la pasada. Jugar bien al fútbol, ir a Europa y hacer disfrutar a la afición. Nosotros somos los primeros que lo pasamos mal en un año como este.

- Volviendo al derbi, ¿cuál es su mejor recuerdo en uno de ellos?

- El que ganamos por 1-3 en el San Mamés viejo, en la despedida de ese campo. Fue una noche increíble. A pesar de que empezamos perdiendo, le dimos la vuelta al marcador y disfrutamos mucho. Fue muy bonito.

- En Anoeta les cuesta más últimamente, ¿no?

- El año pasado perdimos y hace dos empatamos. El Athletic es un equipo muy peligroso fuera de casa como se ha visto en sus salidas a Villarreal y al Bernabéu. Iñigo Martínez ya me ha dicho estos días que en casa les cuesta más pero que fuera están jugando muy bien... Yo le he dicho que nosotros en casa estamos fuertes, que le metimos cinco al Girona y tres al Atlético. A ver si me va a achantar a estas alturas -risas-. En casa estamos bien y para ellos va a ser un partido muy complicado.

- ¿Y ese derbi como aficionado que no olvida?

- El primer partido de aquella temporada en la que casi ganamos la Liga. Fue un 4-2 con los goles de Nihat, Karpin y Kovacevic. Estaba en la grada y disfruté mucho. Es un resultado que firmaba para este derbi. También recuerdo una victoria cuando jugaba con el Easo por 3-0 al Athletic en la que metí dos goles. Me salió un partidazo.

- Lleva siete goles este año, ¿ha soñado con ganar 1-0 y marcar el tanto de la victoria?

- Sería la leche. Y ya si es al final me dan tal subidón que a lo mejor me quedo ahí.

- Y luego le cambia la camiseta a Iñigo Martínez...

- Qué malo eres -risas-. Iñigo es mi amigo y ya tengo varias camisetas de jugadores del Athletic como Iturraspe, San José...

- Pero estos no jugaron antes en la Real Sociedad...

- Bueno, pues se la doy a mi hermano, que es el que las colecciona.

- ¿Ganar al Athletic es el triunfo que mejor sabe?

- Para salir después a la calle, sin duda. Porque si no, tienes que estar unos días escuchando a la gente. A los nuestros por no ganar, y los de ellos, por haberte ganado. El derbi es el partido que más desea ganar la afición. Pero a nivel deportivo valoro más ganar al Real Madrid, al Barcelona o al Atlético, como el otro día, porque son equipos acostumbrados a ganar títulos. Cuando puedes con ellos te sientes reivindicado.

- ¿Qué recibimiento le gustaría que tuviese Iñigo Martínez en Anoeta?

- Que se le va a pitar está claro. Va en el oficio. Pero me gustaría que no se perdiese el respeto y que no le cantasen ninguna barbaridad en Anoeta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos