Real Sociedad

Illarramendi no se entrena junto al equipo

Illarramendi realiza un ejercioio este lunes por la mañana./Pedro Martínez
Illarramendi realiza un ejercioio este lunes por la mañana. / Pedro Martínez

Los tres ganadores del Europeo sub-21, Mikel Merino, Igor Zubeldia y Mikel Oyarzabal se han incorporado a la pretemporada de la Real Sociedad. Luca Sangalli tampoco ha entrenado con el grupo, ya que sufre un esguince del ligamento lateral interno

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Asier Illarramendi no se ha entrenado este lunes junto al resto de sus compañeros en la primera sesión de la tercera semana de la pretemporada de la Real Sociedad en Zubieta. El de Mutriku, que no jugó el amistoso del sábado en Zarautz por molestias en el aductor derecho, no ha saltado al campo José Luis Orbegozo junto a sus compañeros sino que ha tomado el camino del campo Z2 acompañado por uno de los fisioterapeutas del club para hacer trabajo personalizado junto al también convaleciente Álex Sola. El propio rostro del capitán txuri-urdin denotaba inquitud y hartazgo por una situación que se prolonga ya desde febrero (cuando sufrió la lesión en Mestalla) y que no acaba de solucionarse.

Tampoco se ha ejercitado Luca Sangalli. En un comunicado emitido este mediodía, la Real Sociedad ha informado que el jugador donostiarra sufrió el partido del sábado una torsión en su rodilla derecha y en las pruebas que se le han relizado se ha observado un esguince del ligamento lateral interno. El centrocampista ha comenzado tratamiento de fisioterapia y su retorno a la actividad «será progresivo y dependerá de la evolución» de su lesión.

Los campeones de Europa han tenido que sudar

La noticia positiva de la mañana ha sido la vuelta de los tres ganadores del Europeo sub-21. Mikel Merino, Igor Zubeldia y Mikel Oyarzabal han iniciado su pretemporada, aunque el técnico, Imanol Alguacil, les ha incluido desde el primer día en la intensidad del trabajo del resto del grupo. Tan solo han abandonado el campo unos veinte minutos antes que sus compañeros, ahorrándose algunas carreras contínuas del final del entrenamiento.

Con las tres incorporaciones, han sido 20 los jugadores de campo que han completado una exigente sesión de más de hora y media, más los cuatro porteros (Remiro, Rulli, Moyá y Zubiaurre), los únicos en saltar al campo puntuales a las 10.00 horas para iniciar la sesión ante medio centenar de aficionados. Los cuatro han centrado la atención de los espectadores durante más de media hora con ejercicios intensos a las órdenes del entrenador de porteros, Luis Llopis.

Tanto Llopis como el propio Imanol Alguacil se han mostrado intransigentes con cualquier error o falta de intensidad de los suyos corrigiendo y animando constantemente a los jugadores. Las bromas se han reducido al primer grupo de ejercicios técnicos, en los que los jugadores tenían que completar un circuito con su balón incluyendo el gol directo desde el saque de esquina, la canasta con el pie, el tiro al larguero o el pase de obstáculos sin dejar caer el balón.

Willian José, destacado por su acierto

Después han llegado los partidillos a cara de perro. Imanol se ha encargado de meter tensión cuando alguno de los equipos bajaba los brazos. Todos han tenido que dar su máximo. Y en cuanto al rendimiento, ha destacado por encima de otros el acierto de Willian José. El brasileño se ha mostrado activo a la hora de pedir la pelota y ha resuelto con éxito la mayoría de sus oportunidades ante la portería. Hasta una docena de goles ha contabilizado un Willian José que, al menos por lo visto hoy en su actitud, parece estar pidiendo la titularidad en esta Real Sociedad. Claro que el brasileño ha contado con el talento de Oyarzabal y Januzaj, dos de los jugadores más inspirados en la sesión matinal. Menos entonados se han mostrado en el otro bando tanto Portu como Isak, a quien le ha costado mucho acertar con el gol.

Imanol ha insistido a grito limpio que quería jugar al espacio, y ha detenido incluso el jugo cuando veía que uno de los bandos abusaba de pases horizontales o pases atrás. Atacar el espacio ha sido el concepto más recalcado en los partidillos. Tras ellos, el preparador físico aún tenía planeado una serie de carreras contínuas para terminara una sesión que ha vuelto a combinar el trabajo físico con el técnico.