Real Sociedad

Héctor Moreno, con un pie en Catar

Héctor Moreno, durante la Copa de Oro./Tannen Maury
Héctor Moreno, durante la Copa de Oro. / Tannen Maury

El central mexicano ve con buenos ojos la oferta de Al-Gharafa por tres temporadas y podría cerrar su fichaje en las próximas horas

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Héctor Moreno tiene un pie en la liga catarí. La oferta que le ha puesto encima de la mesa Al-Gharafa para las próximas tres temporadas parece irrechazable y el destino del mexicano apunta claramente hacia la Qatar Stars League. Si nada se tuerce, en breve podría hacerse efectivo su fichaje, por lo que no regresaría incluso a San Sebastián. Su incorporación a los entrenamientos en Zubieta está prevista para este lunes.

El de Culiacán apura sus vacaciones estos días en Miami, donde recientemente adquirió una vivienda en una de la zonas más exclusivas de la ciudad. Aprovecha para descansar y para tomar una decisión definitiva acerca de su futuro. Tanto él como su familia se encuentran muy a gusto en San Sebastián, donde llevan año y medio, pero la propuesta catarí ha cambiado sus planes. En la Real Sociedad tiene firmado hasta 2021, pero Al-Gharafa le ofrece un suculento salario hasta 2022, con lo que se garantiza un buen contrato hasta los 34 años.

Un indicador de que su futuro no pinta de blanquiazul es que ha dado de baja el alquiler de la vivienda que ocupó la pasada temporada en San Sebastián. El club, a través de Roberto Olabe, ya le transmitió en mayo cuál era su situación y que había exceso de centrales en la plantilla después del fichaje de Sagnan y el ascenso de Le Normand al primer equipo, por lo que durante estos dos meses su representante ha estado sondeando el mercado. Al parecer con buena mano, ya que también tenía otras opciones en la MLS norteamericana.

Héctor Moreno, capitán de México y con tres Mundiales a sus espaldas, es un futbolista con muy buen cartel. Es lo que tiene haber jugado en clubes importantes europeos como el PSV Eindhoven y la Roma y participado en competiciones del nivel de la Champions. Este verano ha conquistado con su selección la Copa de Oro, lo que provocó que la Real le permitiera reincorporase al trabajo más tarde.

Año y medio en Donostia

El mexicano fue fichado en el mercado de invierno de 2018, hace año y medio, para cubrir la marcha de Iñigo Martínez al Athletic. La baja del ondarrutarra provocó un vacío en la defensa en un momento en el que el cuadro blanquiazul estaba inmerso en la Europa League y con la eliminatoria contra el Salzburgo a la vuelta de la esquina. Fue un refuerzo de urgencia para cubrir una situación de emergencia. La Real pagó seis millones a la Roma, cuyo director deportivo entonces era Monchi, y le colocó la misma cláusula de rescisión.

Aunque su aterrizaje en la 17/18 no fue fácil, porque acusó la falta de rodaje con la que llegó del conjunto romano, la pasada temporada jugó 25 partidos de Liga, 21 como titular, y ofreció unas buenas prestaciones cuando le tocó actuar. Especialmente en el tramo final de campeonato, en el que fue uno de los protagonista de la reacción txuri-urdin que le hizo pelear por Europa hasta la última jornada. No obstante, con seis centrales en la plantilla, su salida entra dentro de lo razonable atendiendo a su edad, 31 años, su sueldo y la cantidad de jugadores que hay en la posición que ocupa.

De confirmase su salida en las próximas horas, Imanol vería rebajado el número de centrales a cinco: Aritz, Llorente, Le Normand, Sagnan y Navas. Queda por saber qué sucederá con Llorente y Navas. El primero está bien colocado en la agenda de varios clubes de la Premier League, que estarían dispuestos a pujar fuerte por él. Sin embargo aún no lo han hecho y el cierre del mercado inglés se echa encima, ya que el plazo para operar en Inglaterra concluye dentro de dos semanas. El de Leganés está muy a gusto en San Sebastián y solo si le llega una propuesta que le llene deportiva y económicamente cambiará de aires. El verano que viene quiere estar en la Eurocopa 2020 y sabe que en la Real ya es un hombre importante.

Navas también tiene varias propuestas, una de ellas de Osasuna, aunque su situación es más parecida a la de Héctor Moreno que a la de Llorente. A sus 31 años la Real no le pondrá obstáculos si encuentra una oferta que le garantice su futuro más allá de 2020, hasta cuando tiene firmado aquí. Si se queda, el club le renovará por un año más, ya que las condiciones de su ampliación están pactadas desde abril.

Eso sí, parece difícil que ambos jugadores se marchen, Llorente y Navas, porque Imanol se quedaría atrás solo con Aritz y dos debutantes en Primera como Le Normand y Sagnan. El reto coincide en sincronizar las distintas operaciones para que el club tenga margen de maniobra, en uno o en otro sentido, aunque es el mercado el que marca el ritmo de ellas y no la Real.