Las gaviotas descansan sobre la cercha de la grada norte. / Michelena

Reforma Anoeta

Las heces de las gaviotas, un problema en la cubierta de Anoeta

La presencia de aves en el recubrimiento del estadio provoca daños imprevistos en el tejado

Ainhoa Múgica
AINHOA MÚGICA

La cercha de Anoeta es el nuevo solarium de moda entre las gaviotas donostiarras. Un emplazamiento muy concurrido por las aves sobre todo a primera y última hora del día. «Esta especie que habita en Donostia acostumbra a recolectar comida al salir el sol y antes de ponerse, tras alimentarse les gusta refrescarse en el río Urumea y después se p

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores