Hakeem 'The Dream' y el sueño de Sadiq

Eneko P. Carrasco
ENEKO P. CARRASCO

Nigeria, la cuna de Sadiq Umar, saltó a la palestra para el gran público a finales del Siglo XX. Una gloriosa generación de futbolistas liderada por Nwankwo Kanu, Finidi George y Jay Jay Okocha y, sobre todo, Hakeem Olajuwon, considerado uno de los mejores jugadores de baloncesto de la historia, colocaron a las Águilas Verdes en el mapa del deporte. Olajuwon, además de jugar como los ángeles, tiene el honor de haber contado con un apodo único y muy especial: Hakeem 'The Dream' ('El Sueño').

Le llamaron así por ser el protagonista de una gran historia de superación, la de un chaval que sale del centro de África en la década de los 80 y pocos años después llega a ser una estrella mundial.

«Esto es un sueño para mí», decía este jueves Sadiq Umar en su presentación oficial como nuevo jugador de la Real Sociedad. Como miles y miles de niños nigerianos, el nuevo punta txuri-urdin también se imaginó a sí mismo cuando era un niño metiendo goles en Europa en un futuro no muy lejano. ¿Por qué no? Ya lo hicieron antes Yekini, Amokachi, Yakubu, Finidi, Martins, Babangida, Ikpeba, los hermanos Uche o Ahmed Musa, por citar a varios de los más ilustres.

Sadiq esta noche ha soñado que 39.000 personas en Anoeta saltaban y gritaban de alegría por un gol suyo. Su viaje, de 25 años de duración, arrancó en Kaduna, a casi 5.000 kilómetros de Donostia. Ongi etorri, Sadiq. Bienvenido a tu nuevo hogar.