Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Griezmann, ¿de blanco?

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Vamos a hacer fútbol ficción ahora que el Atlético de Madrid ha sido eliminado de la Liga de Campeones. Y de qué manera. Porque ha sido quedar fuera y aflorar de nuevo las críticas a Griezmann tras una noche en la que Cristiano se hizo gigante. El exrealista no estuvo a la altura de un campeón del mundo ni de su sueldo de crack. No apareció, apenas tuvo incidencia en el juego, y se ha destapado la caja de los truenos. Porque en el Atlético siguen sin perdonar a Griezmann los flirteos del último verano cuando enredó con unos y otros y acabó anunciando su futuro en un documental esperpéntico.

A Griezmann, por más que lleve el brazalete de capitán, se le acaba el tiempo en el Atlético de Madrid y es fácil pensar que cuando acabe esta temporada cambiará de aires. Y no será el único. En el Atlético pinta a que habrá desbandada. Costa acabará en el fútbol chino, Godín tiene pie y medio en el Inter, la cabeza de Filipe Luis hace tiempo que no está en el Atlético... Y Griezmann pinta que también tomará las de Villadiego porque su sueldo (en torno a 25 millones de euros al año) no hay quien lo soporte en un club que navega al límite del tope salarial y necesita hacer caja como sea. Nada nuevo bajo el sol. El Atlético lo lleva en la sangre. Es un club vendedor especialmente cuando se trata de sus delanteros: Fernando Torres, Kun Agüero, Falcao, Mandzukic... Han sido muchos los atacantes que triunfaron en el Calderón y acabaron tomando la puerta de salida.

Griezmann no ha cumplido las expectativas en una temporada en la que el Atlético había puesto todos los huevos en la final de Champions que se jugará en el Wanda. Así que el futuro del 'Principito' vuelve a estar en el aire y eso significa que todavía la Real puede rascar de un hipotético traspaso. Hoy Griezmann tiene una cláusula de 200 millones y, si termina fuera del Atlético, la Real se embolsaría el 20% de la operación, 40 millones. No me extrañaría que acabe vestido de blanco junto a su admirado Zidane. Su fichaje sería una jugada maestra de Florentino Pérez y se sumaría a colchoneros que acabaron en Chamartín como Hugo Sánchez o Solari, entre otros.