Real Sociedad

La Real Sociedad más joven y canterana toma San Mamés

Los jugadores de la Real celebran el primer gol de Oyarzabal/Jose Mari López
Los jugadores de la Real celebran el primer gol de Oyarzabal / Jose Mari López

Los de Garitano se imponen con autoridad en el clásico vasco con Sangalli, Oyarzabal, Zubeldia, Bautista y Gorosabel como grandes héroes de la noche

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

No me creía el papel victimista de Garitano en la víspera del derbi. La Real Sociedad tiene una gran plantilla y anoche lo demostró para pintarle la cara con autoridad a su eterno rival en San Mamés. Mermado por las bajas y con ausencias importantes, los más jóvenes de la casa tomaron la responsabilidad para dar al equipo una de las mayores alegrías de los últimos meses. Cómo explicar el partidazo de Sangalli, que provocó un penalti, marcó el 1-2 clave en el arranque de la segunda parte y forzó tres amarillas. O el de Zubeldia, que quitó las pegatinas a Beñat en esa carrera del gol de Sangalli. O de la brega de Bautista arriba, que se las llevó todas, sin duda el 'nueve' del futuro del fútbol vasco. O de Gorosabel, que se merendó a Yuri en su carril y tuvo arrestos para subir la banda. De Oyarzabal qué se puede decir. A sus 21 años hizo honor al '10' que heredó de Prieto para anotar dos penaltis con maestría en uno de esos momentos de la temporada que pueden marcar un punto de inflexión. Normal que San Mamés le despidiera con esa pitada cuando fue sustituido. Saben que encarna el realismo más puro y que no podrán comprarle ni por todo el oro del mundo. Y eso escuece.

Todos estos héroes de anoche no superan los 23 años. Y Aritz y Kevin tienen 24. Zubieta volvió a demostrar quién manda aquí, con nueve canteranos en el once más Moyá y Navas. Con ello la Real se merendó al Athletic en su casa y rubricó su excelente racha en el Barria, con dos victorias y tres empates en seis visitas. Ahora, con 11 puntos en ocho jornadas, las cosas se ven desde otra perspectiva.

Gorosabel y Sangalli, en el once. El percance de Willian José en la víspera, cuando se resistió de sus problemas musculares obligó a cambiar de planes a Garitano, que durante la semana quería jugar con el brasileño y Bautista arriba. Esa circunstancia le dejó sin demasiado margen de maniobra, por lo que optó por reforzar el centro del campo dando entrada a Sangalli por la banda derecha, un jugador que siempre aporta trabajo defensivo y juega fácil el balón, metiendo buenos centros desde los pasillos exteriores.

1 Athletic

Unai Simón; De Marcos (Capa, m.68), Yeray, Iñigo Martínez, Yuri Berchiche; Dani García, Beñat (San José, m.84), Muniain; Susaeta, Raúl García (Aduriz, m.68) y Williams.

3 Real Sociedad

Moyá; Gorosabel, Aritz Elustondo, Raúl Navas, Kevin Rodríguez; Illarramendi, Zubeldia; Sangalli (Sandro, m.76), Rubén Pardo (Zurutuza, m.65), Oyarzabal (Héctor Moreno, m.85); y Bautista.

goles
0-1, m.30: Oyarzabal, de penalti. 1-1, m.32: Muniain. 1-2, m.47: Sangalli. 1-3, m.74: Oyarzabal, de penalti.
árbitro
Alejandro José Hernández Hernández (Comité de Las Palmas. Mostró tarjeta amarilla a los locales De Marcos (m.17), Susaeta (m.26), Iñigo Martínez (m.29), Williams (m.30), Dani García (m.39) y Raúl García (m.67), y a los visitantes Zubeldia (m.38), Moyá (m.56), Zurutuza (m.70), Illarramendi (m.83), Bautista (m.92).
incidencias
Partido correspondiente a la octava jornada de LaLiga Santander, disputado en San Mamés ante 46.684 espectadores, según datos oficiales. Entre ellos más de un millar de seguidores visitantes.

Así las cosas, Moyá repitió por segunda jornada consecutiva bajo los palos. En defensa Gorosabel debutó con éxito en la presente temporada como lateral derecho. El técnico optó por alinear ahí a un especialista en la posición antes que sacar del eje de la zaga a Aritz para mandarlo a la banda. Siempre es mejor no desvestir a dos santos para vestir a uno. Le salió bien. De esta manera el beasaindarra formó con Navas en el centro de la defensa con Kevin en el lateral izquierdo.

En el centro del campo Zubeldia e Illarramendi repitieron en la sala de máquinas. Oyarzabal cayó a la izquierda, para manejarse a pierna natural, con Pardo como segundo hombre más adelantado y Bautista de referente arriba. Una Real con tantas bajas y que encima tenía en el banquillo a Zurutuza, Héctor Moreno, Sandro y Willian José.

Un equipo valiente. El ambiente del derbi no impresionó a una Real tan novel, que suplió su falta de experiencia con orgullo, entrega y compromiso. Desde el principio se pudo comprobar que el cuadro txuri-urdin estaba muy bien posicionado sobre el campo y que al Athletic le costaba llegar a los dominios de Moyá a pesar de llevar la iniciativa. En la primera parte solo tuvo una falta lateral de Beñat que desvió Moyá a córner y la afortunada jugada del gol de Muniain con un 70% de balón.

Fue un clásico vasco con los papeles cambiados. El Athletic quería jugar a lo que la Real en los últimos años y la Real, aguantaba bien posicionada. Encima eran los blanquiazules los que salían bien parados cuando robaban tratando de aprovechar los espacios libres arriba.

Una jugada entre Gorosabel y Sangalli por la derecha centrada por este fue rematada en posición forzada por Bautista. Después fue Pardo el que lanzó una falta cercana al área por encima del larguero. También Oyarzabal puso un buen centro desde la izquierda que Bautista volvió a cazar dentro del área aunque sin poder dar dirección. Eran aproximaciones para que el cuadro rojiblanco no estuviese tranquilo.

Sangalli rompe al Athletic. Tanto que en el minuto 26 le llegó el susto. Una buena internada de Kevin por la izquierda la cortó Susaeta en falta y tarjeta. La infracción la botó Pardo, pegó en la barrera pero Sangalli se jugó el pescuezo en la disputa dentro del área ante Iñigo Martínez, que levantó en exceso el pie. El VAR demostró que el penalti era clarísimo. Sangalli destrozó al Athletic con su potencia en los primeros metros. Así forzó las amarillas de De Marcos, por dentro, Iñigo en esa pena máxima y Dani García y llegó para marcar después el tanto que cambió el partido.

Oyarzabal asumió la responsabilidad desde los once metros y batió a Unai Simón. Su beso al escudo nos llegó hasta el fondo del corazón. Un minuto más tarde Muniain empató en una afortunada jugada en la que se aprovechó de un mal despeje de Aritz que rebota en Illarramendi.

Zubeldia, ¿de dónde viniste? Pero estos chavales estaban lanzados. Se comían el balón en cada acción y una buena presión a Yuri provocó su fallo. Zubeldia se impuso a Beñat en potencia y su centro lo empujó Sangalli tras una maniobra genial de Pardo. La Real no iba a desperdiciar de nuevo la ventaja. Así que siguió a lo suyo, tapando los pasillos interiores al Athletic y peleando cada balón a tope. En uno de esos Bautista sacó petróleo de un error de Yeray, provocó el penalti de Simón y Oyarzabal transformó la pena máxima.

Una Real Sociedad con 31% de posesión se llevaba el partido ganando al Athletic en faltas (15/19) y en duelos (61/75). Ver para creer. El fútbol que quiere proponer Garitano se reivindicó en el mejor escenario.

 

Fotos

Vídeos