Real Sociedad

El problema que deseaba Garitano

El ayudante de Garitano, Rubén de la Barrera, parece darle explicaciones cuando le entrega un peto a Willian José ayer en el entrenamiento en Zubieta./MICHELENA
El ayudante de Garitano, Rubén de la Barrera, parece darle explicaciones cuando le entrega un peto a Willian José ayer en el entrenamiento en Zubieta. / MICHELENA

Se enfrenta a la disyuntiva de seguir con los que ganaron en San Mamés o apostar por los goles y la profundidad de Sandro, Willian José y Juanmi Recupera jugadores para recibir al Girona y las posibilidades para hacer el once se amplían

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Garitano va a tener que decidir. Nada distinto a lo que hace cada semana y nada diferente para lo que fue contratado. Pero en esta ocasión, en esta semana que acabará con el partido ante el Girona en Anoeta el lunes a las 21 horas, va a tener más posibilidades de elegir de las que acostumbra en su incipiente etapa en la Real. Va a poder estar más cerca de poder dar forma al equipo a su gusto y no va a estar tan condicionado como ha estado hasta ahora. Porque cumplida Juanmi la sanción de tres partidos y recuperados para la causa otros como Llorente, Januzaj, Willian José o Sandro, Garitano se enfrenta a la disyuntiva de recompensar a los jugadores que siguieron al pie de la letra el guion establecido en San Mamés o virar hacia un once menos canterano y más próximo a lo que podía intuirse antes de empezar la Liga. Es fácil adivinar que el equipo que se presente ante el Girona será diferente al de San Mamés porque es lo que ha hecho en este tiempo: no ha repetido alineación en los ocho partidos. Las dudas (o certezas) que puede tener ahora Garitano en su cabeza pueden ser cuatro si atendemos a los minutos que ha dado a cada jugador y los diferentes equipos que ha alineado.

Moyá se ha ganado seguir

En la portería parece arriesgado recuperar a Rulli para un nuevo partido en Anoeta donde ahora no tiene la confianza de todos los abonados. Lo más normal es que el día que reaparezca sea a domicilio, lejos del foco, así que Moyá seguirá bajo palos porque su vuelta ha permitido recuperar la seguridad y la confianza en los dos últimos partidos de Liga, que ha jugado completos. Moyá encajó un gol en el que no pudo hacer nada en el último partido en Anoeta ante el Valencia, saldado con derrota con un tanto de Gameiro, y otro gol, en San Mamés donde su decisión y seguridad en el juego aéreo resultó clave. Moyá transmite tranquilidad, atraviesa un buen momento, y no hay motivos para cambiar.

Duda en el central por la izquierda.

En defensa, la duda está en el centro de la defensa porque tanto en la banda derecha como en la izquierda Gorosabel y Kevin tienen todos los números para seguir en el once. Gorosabel viene de estrenarse con nota en Bilbao y además Zaldua todavía no está en condiciones de jugar por la lesión de tobillo que le obligó a retirarse del partido ante el Valencia. Su regreso todavía está lejos. Una opción más remota es sacar del eje de la zaga a Aritz para situarlo en el lateral derecho, pero el buen rendimiento de este en el puesto de central desde que tuvo que dar un paso al frente para cubrir la ausencia del lesionado Llorente invita a no mover ficha. En el lateral izquierdo Kevin también seguirá en el once porque a Theo todavía le falta cumplir un partido de sanción y además el canterano viene de menos a más, parece que empieza a atreverse a hacer cada vez más cosas. En este parón de Liga, Kevin ha sido titular con la absoluta de Portugal en un amistoso que ha jugado ante Escocia en Glasgow, ha sido protagonista al dar una asistencia de gol, y está con confianza. Aritz es fijo en el puesto de central por la derecha. Ha jugado completos los seis últimos partidos y hoy es uno de los jugadores en los que más confianza tiene Garitano. A Llorente le va a costar recuperar ese puesto. Este se viene entrenando ya con cierta normalidad después de pasar por el quirófano y podría incluso llegar a entrar en la convocatoria del lunes. Otra cosa distinta es jugar de inicio. La duda es quién acompañará a Aritz en el centro de la zaga. Héctor Moreno jugó todos los minutos de los seis primeros partidos de Liga y a priori debería ser él el que jugara ante el Girona, pero Navas ha aprovechado su oportunidad y ahora tiene más boletos para jugar de inicio el lunes. Lo probable es que sea él porque ahora empieza a recuperar el tono de competición que no tuvo en el arranque de Liga y parece contraproducente volver a sentarle. Debutó como titular ante el Valencia y repitió en San Mamés, donde mostró su solvencia de siempre, tiró de buena colocación y cometió muchos menos errores en el pase de los que hizo ante el Valencia. Solo las molestias físicas que viene arrastrando en las tres últimas semanas podrían impedir que volviera a jugar de inicio. El planteamiento que tenga Garitano para frenar a Stuani podría ser otro de los condicionantes para desequilibrar la balanza. El ariete del Girona ha logrado ocho dianas en otros tantos choques, estadística que, en gran medida, ha sido determinante para que el equipo de Eusebio sume los nueve puntos que luce en la tabla.

Zubeldia, Illarramendi y otro más

Pocas dudas hay en la medular. Zubeldia es fijo, es el que más minutos suma del equipo, y lo único que podría llevarle al banquillo es una lesión o la decisión de Garitano de darle descanso después de andar de un lado para otro con la sub21 en este parón de Liga. Illarramendi tiene todo para seguir a su lado. No termina de ser el que conocemos, pero lee tan bien los partidos y sabe como nadie qué hacer en cada momento que dejarle en el banquillo es echarse piedras sobre el tejado. Merino sigue lesionado del aductor y una de las alternativas podría ser la de retrasar a Pardo o apostar por Zurutuza.

Oyarzabal, el único fijo

Oyarzabal es otro de los que tiene toda la confianza del entrenador, viene de marcarle dos goles al Athletic y la Real es otra sin él y con él. Le ha tocado hacer de todo hasta la fecha y es ahora cuando el equipo empieza a recuperar efectivos cuando va a poder acercarse más a lo que nos tiene habituados. Sandro ya se ha recuperado del esguince de rodilla que ha condicionado su adaptación al equipo y está para jugar de inicio. Con Oyarzabal y Sandro en las bandas, Garitano puede pensar en plantear los partidos de otra forma. La Real gana profundidad y ya no está tan condicionada a jugar con tantos centrocampistas. Esa posibilidad cerraría el paso a Sangalli, que viene de destaparse en San Mamés. En la mediapunta estaría Pardo, otro de los que ha dado un paso al frente pese a no jugar en su posición natural, con alguna opción para Zurutuza. En la recámara estará Januzaj, que podría ir entrando en el equipo de forma paulatina. Su último partido lo jugó en el Mundial y desde entonces ha seguido un proceso de recuperación para superar las molestias que arrastra en la rodilla izquierda. Una de las incógnitas es dónde queda Juanmi. Vuelve después de cumplir los tres partidos de sanción. Garitano tiró de él cuando le faltó profundidad. Lo alineó junto a Willian José. ¿Ahora?

Los galones de Willian José

Bautista se vació en San Mamés, fue uno de los más destacados, y marcó con la Euskal Selekzioa. Pasa por un buen momento porque ha entendido cuál puede ser su papel en la Real. Ha respondido cuando Willian José no ha estado en condiciones, como ha ocurrido en las últimas semanas, pero ante el Girona parece difícil que siga en el once de inicio. Willian José está recuperado, se entrena con el grupo, y la influencia que tiene en el juego de la Real no admite discusión. Los números le respaldan: ha jugado 35 partidos en Anoeta, en los que ha marcado 21 goles, el último de cabeza en el partido ante el Rayo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos