Real Sociedad

Garitano tira de las orejas a Juanmi y Theo

Asier Garitano, entrenador de la Real Sociedad.

«Es una falta de humildad y de respeto al fútbol y a los rivales. No entra en lo que es la Real», dice en alusión a las tarjetas rojas

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Garitano afeó ayer la conducta de Juanmi y Theo en Huesca y dejó entrever que ambos pueden recibir una sanción económica por parte del club más allá de la que establezca el Comité de Competición, que se reúne esta mañana. «No me gustó nada. Lo trabajamos en pretemporada. Es una falta de humildad y de respeto al fútbol y a los rivales, y eso no entra dentro de lo que es la Real».

Juanmi vio la segunda amarilla tan solo unos segundos después de que el colegiado le mostrara la primera tarjeta. Siguió protestando de forma airada hasta ser expulsado en el minuto 71. Y diez minutos después, Theo vio la roja directa por dar una bofetada a Musto antes de que el Huesca botara un córner. «Es un acto feo, se lo he hecho ver (a los dos) y espero y deseo que no se vuelva a repetir porque por encima de todos está la Real y sus valores».

Sin Juanmi y sin Theo, Garitano espera un Rayo «valiente y rápido» y no un equipo reservón que pudiera estar condicionado por el 1-5 que le endosó el Alavés el pasado sábado. «Conociéndole de la temporada pasada, es un equipo valiente, atrevido, con juego combinativo y rápido. Viene de perder 1-5, pero el 1-2 y la expulsión les hizo daño. Cada vez que un equipo se queda con diez lo nota. Lo notó el Barça, el Athletic y nosotros en Huesca. Creo que harán un partido serio como en el Wanda, donde jugaron con atrevimiento. Es un equipo rápido, que combina bien y será un partido exigente».

A Garitano le cuesta aventurar por dónde puede ir el encuentro de esta noche. Prefiere hacerse la idea de que «puede haber diferentes partidos» en noventa minutos. «El Rayo te puede invitar a hacer la presión alta, pero eso es peligroso porque tienen velocidad a la espalda de los defensas. También te puede dominar y entonces habrá que defender bajo. Quitan-do el Barcelona o el Madrid este año, los demás jugamos diferentes partidos y hay que saber disputar cada uno de esos partidos. En eso me centro y creo que lo vamos a hacer bien».

Reiteró ayer que no cree en las rotaciones por más que el equipo vaya a jugar tres partidos en ocho días -«juegan los que creo que tienen que jugar porque cada partido es un historia», insistió- y eso hace que Illarramendi no tenga hoy el sitio asegurado. Garitano defendió ayer la suplencia de éste en Huesca: «Era lo mejor para ese partido. Igual es rara esta situación para él, pero le puede ayudar a ser mejor. Quiero que sea bastante mejor que lo que está siendo».

Sandro, en octubre

Dio a entender que es entre semana cuando sus jugadores se ganan el puesto. Eso es lo que sitúa a Illarramendi en el banquillo y a Zubeldia, por ejemplo, como uno de los fijos. «En pretemporada jugó de central, luego de 'ocho', el día pasado delante de la línea de 'cuatro'. Va dando pasos hacia adelante, exigiéndole cosas y hasta la fecha está respondiendo. En el día a día da gran nivel de entrenamiento. Es ejemplo claro de lo que es la Real Sociedad».

Reclamó que se le eche una mano a Rulli -«vamos a ayudarle entre todos: los de fuera, la gente del banquillo... porque es uno de los nuestros»- y desveló que no cuenta con Sandro hasta el lunes 22 de octubre cuando la Real recibirá al Girona. «La rodilla la tiene bien pero cuando golpea todavía le duele. Acaba de llegar, más ganas que él no tiene nadie, y necesita sentirse muy seguro. Es difícil que llegué a San Mamés. Seguro que estará para después del parón».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos