Aquel frío estreno

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

Mañana se cumplen 26 años del primer partido oficial de Liga en Anoeta. Fue un encuentro saldado con empate a dos contra el Zaragoza en el que los que estuvimos presentes salimos con una extraña sensación del nuevo campo. El estadio era precioso, nuevo y cómodo, pero la visión y el ambiente no tenían nada que ver con lo que tres meses antes habíamos experimentado en el 'agur' al añorado Atotxa. Sentado en el fondo norte que ahora se vuelve a inaugurar, el fútbol y, sobre todo, los jugadores se veían muy lejos. Y aunque había más público que en el viejo campo, las gradas bajas, en una ciudad en la que llueve bastante, estaban casi siempre despobladas, dando en las televisiones una imagen desangelada.

Así hemos pasado un cuarto de siglo, pagando un error de previsión, el de hacer un estadio con pistas de atletismo, que al final ha costado millones. Es fácil hablar más de dos décadas después, pero lo cierto es que los rectores de principios de los noventa, quizás condicionados entonces por determinadas circunstancias, no vieron que el fútbol era el espectáculo deportivo que realmente primaba y el que se ha convertido en el principal negocio. Una fiesta de la que una ciudad puntera en el ámbito económico, turístico y de ocio no podía quedar al margen, teniendo además a uno del exclusivo club de nueve campeones de la Liga española.

26 años después, y unos cuantos millones más, la mayoría puestos por la Real, aunque también las instituciones han dado un empujón importante, Gipuzkoa, Donostia y la Real tendrán por fin el campo de fútbol que se merecen. Una instalación similar a la que ya disfrutan otras ciudades y clubes. Lo que parecía un sueño imposible es ya una realidad. Ahora falta que el nuevo campo sirva de catapulta deportiva. Que aquel triste y frío empate contra el Zaragoza, quizás preludio de lo que iba a venir, se transforme en pasión y calor este sábado ante el líder de la Liga, el Atlético de Madrid. Si con pistas de atletismo de por medio estuvimos cerca de ganar una Liga y se entró dos veces en Champions, con el nuevo Anoeta el equipo debe experimentar un punto de inflexión.

Más