RSO

Real Sociedad

Final de Copa: La crónica de un dulce domingo de resaca

La jornada de los txuri-urdin ha comenzado con el desayuno en el hotel de Sevilla y ha concluido en Zubieta al mediodía, desde donde han partido hacia sus casas para descansar

Eneko P. Carrasco
ENEKO P. CARRASCO

La noche del sábado fue larga en el hotel NH Collection de Sevilla. Los jugadores de la Real Sociedad, el cuerpo técnico, la secretaría técnica, los directivos... todos disfrutaron de una de las cenas más felices y animadas que han tenido en sus vidas tras la consecución de la tercera Copa de la entidad txuri-urdin -en la sección masculina-. A las tantas de la madrugada se marchó el último realista a la cama para intentar dormir después de una noche que pasará a la historia. Pero a la mañana, mal que les haya pesado a algunos, había que levantarse pronto para desayunar, hacer las maletas y poner rumbo al aeropuerto de Sevilla. La Copa debía llegar a su nuevo hogar.

Circunstancia que se le ha pasado por alto a un jugador del primer equipo, que se ha quedado dormido y ha provocado que el grueso de la expedición fuese con retraso hacia el aeródromo de la capital andaluza, donde finalmente han cogido un avión a las 12.50 horas para llegar a Hondarribia a las 14.15 horas. En el barrio de Amute aguardaban numerosos seguidores realistas para ver a los flamantes campeones, que aguantaban en pie como podían tras los excesos -merecidos- de una noche alegre.

Vídeo. Los jugadores de la Real Sociedad llegan al aeropuerto de San Sebastián.

Tal es el cansancio general del vestuario que Imanol ha decidido suspender el entrenamiento programado para esta tarde, dando un merecido descanso a los jugadores de la Real Sociedad. Podrán descansar y gozar este domingo de la Copa con sus familias y amistades.

Sin celebración masiva

A las 10 de la mañana el dispositivo policial se ha puesto en marcha para evitar la masiva presencia de aficionados en las inmediaciones de Zubieta y el aeropuerto de Hondarribia. El Gobierno Vasco no quería, bajo ningún concepto, que se repitieran las imágenes de las despedidas multitudinarias a Real Sociedad y Athletic Club el jueves y el viernes, y en principio lo ha conseguido. El único percance que se ha producido en la jornada de hoy ha sido cuando un grupo de agentes ha reducido a un joven aficionado realista que no estaba respetando la normativa. Lo han identificado mientras pedía disculpas por su comportamiento y se mostraba muy arrepentido.

Exhaustos, los jugadores txuri-urdin han llegado a las instalaciones del club, y después de una breve charla entre todos, se han montado en sus respectivos vehículos para dirigirse hacia sus hogares después de algo más de 48 horas en una aventura maravillosa en el sur que van a recordar por el resto de sus vidas. Por su parte, los capitanes, Illarramendi, Oyarzabal y Aritz Elustondo, se han ido a comer con sus parejas al restaurante Rekondo.

De momento, el club no tiene nada pensado sobre la celebración con la afición del título. La prudencia impera en un contexto de pandemia en el que resulta inviable reunir a corto plazo a miles de personas en Alderdi Eder para gozar con una Copa que no pisaba Gipuzkoa desde 1987.

La Real retomará los entrenamientos mañana lunes a las 16.00 horas. La revancha liguera del derbi vasco se celebrará este mismo miércoles a partir de las 21.00 horas en el Reale Arena. Dado el desgaste físico y emocional que supuso la final de La Cartuja, es probable que en el once inicial de Imanol aparezcan jugadores menos habituales como Zaldua, Aritz, Guevara, Januzaj o Guridi, entre otros.