Resaca

Balada de trompeta txuri-urdin

Asier Illarramendi fue uno de los grandes protagonistas de la noche de fiesta que vivió la Real en la intimidad de su hotel de concentración en Sevilla

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

En el instante en el que Asier Illarramendi y Mikel Oyarzabal alzaron la Copa al cielo de La Cartuja se dio el pistoletazo de salida a una celebración histórica, pero condicionada completamente por la situación sanitaria. Los jugadores no tuvieron la oportunidad de llevar a cabo la clásica vuelta de honor al campo del campeón debido a la ausen

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores