Japón. Mio Ortiz viendo el partido desde el ordenador de su casa.

Campeones de Copa

La Real desde todo el mundo

Sentimiento. Muchos realistas vieron el partido desde distintas partes del mundo y animaron a los de Imanol hasta el final, con mucho sufrimiento pero con júbilo

PAULA SOROETA

Una final vasca no deja indiferente a nadie. El de ayer fue un encuentro histórico que no olvidaremos. No solo en el País Vasco, también en el mundo entero. De no ser por el covid , ayer La Cartuja hubiese estado llena de aficionados txuri-urdin empujando al equipo. A pesar de no ser esto posible el a poyo de los blanquiazules a los suyos llegó

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores